Uno de los términos que me llamó más la atención en la pasada Sales Conference (aunque ya lo había oido alguna vez con anterioridad) fue el de devigner, palabra maletín que surge de unir developer y designer y que describe a aquella persona de perfil gráfico-creativo pero que no le hace ascos al desarrollo y a la programación. Dentro de esta categoría podrían incluirse el diseñador gráfico que realiza sus propias rutinas de Java Script para automatizar procesos en In Design, Illustrator o Bridge, el diseñador gráfico-web que se atreve a hacer sus pinos en Java Script o PHP para añadir funcionalidad a sus proyectos, el especialista en Motion Graphics que disfruta programando expresiones en After Effects para crear nuevos y sorprendentes resultados o el ilustrador-animador al que no le tiembla el pulso cuando se trata de añadir su propio código Action Script para crear un juego o una aplicación interactiva. La verdad es que conozco a varias personas, incluido yo mismo, que se identificarían con este término. Por eso me he tomado la libertad de traducir dicho término a mis otras lenguas comunes utilizando el mismo método verbívoro de la palabra maletín. El resultado sería tal que así.

Castellano: Desañador (desarrollador+diseñador)

Catalán: Dessenyador (desenvolupador+dissenyador)

Portugués: Desengner (desenvolvidor+designer, ya que em portugués no se suele traducir la palabra para referirse a los diseñadores, desenhador seria más equivalente a la castellana dibujante o la catalana dibuixant).

Quien lo iba decir, a estas alturas descubro que soy un desañador :-D. No está mal, sobretodo en esos momentos angustiosos y tensos como cuando te haces el carnet del Fnac o del RACC y te preguntan “¿profesión?”, realmente nunca estoy seguro de que responder… ¿hasta ahora?.

ACTUALIZACIÓN

Lee la segunda parte de este artículo.

Anuncios