El mundo de los dispositivos está en plena efervescencia a pesar de la crisis económica global. En los últimos meses estamos acudiendo al lanzamiento de múltiples “gadgets” donde la frontera entre teléfono, agenda, ordenador, video consola y ordenador personal es cada vez más difusa y  ,por extensión, a los responsables de producto cada vez les cuesta más encontrar un sustantivo para bautizar a estas máquinas que en ocasiones no se sabe muy bien dentro de que definición pueden encajar. Puede constatar este hecho en el reciente FICOD 2009, un interesantísimo evento acerca de la industria de los contenidos digitales organizado por red.es donde tuve el honor de participar impartiendo un taller de flujo de trabajo con Creative Suite 4.

Pues bien en el seno de dicho evento se celebraba también el primer congreso europeo dedicado exclusivamente al libro electrónico o e-book. Aparte de las conferencias, muchas de ellas de gran interés, también podían verse en directo muchos modelos distintos de lectores de libros electrónicos basados en tinta electrónica o en tecnología TFT (aunque Pixel Qi, se anuncia como una alternativa seria).

Lo cierto es que uno de los debates abiertos en torno a este tema era si valía la pena gastarse unos 300 euros de media para adquirir uno de estos dispositivos basados en tinta electrónica y que básicamente se emplean para leer libros y documentos o, por un poco más, adquirir un notebook que además de permitir leer PDFs y ePubs con software gratuito como Adobe Reader o Adobe Digital Editions, permite además navegar por la web, recibir y enviar correos electrónicos, reproducir vídeos etc. Es cierto que la lectura en una pantalla de tinta electrónica es mucho más cómoda que una pantalla que emite luz, pero el “plus” de funcionalidades puede compensar esa pequeña molestia.

El debate sigue abierto, pero entre tanto algunos los fabricantes como enTourage han decidido buscar una solución salomónica a dicho elemento y están a punto de lanzar al mercado (en teoría febrero de 2010) un dispositivo que aprovecha lo mejor de los dos mundos. Su nombre es enTourage Edge y nos encontramos con un aparato que se abre como un libro y que posee dos pantallas. La pantalla de la izquierda está basada en tecnología de tinta electrónica y es ideal para leer, escribir o incluso dibujar mientras que la de la derecha es una pantalla táctil y en color que permite la mayoría de las funcionalidades de un netbook al uso, como la navegación web, la reproducción de vídeos, el manejo de correo electrónico y hasta la ejecución de contenido Flash a través de Flash Lite 3.0. El netbook incorpora el sistema Android de Google por lo que cualquier aplicación diseñada para este sistema se podrá utilizar también en el dispositivo. Además es posible intercambiar información entre ambas pantallas, por ejemplo es posible leer un libro en la pantalla de tinta electrónica mientras gestionamos nuestra biblioteca en la pantalla en color.

En mi opinión este prototipo es un ejemplo que marca el inicio del fenómeno que está a punto de producirse y que comentaba al principio del post. Cada vez van a ser más frecuentes los lanzamientos de dispositivos innovadores dirigidos a todo tipo de públicos que van a aunar múltiples funciones y que van hacer cada vez más difícil la tarea de definirlos o simplemente de denominarlos. Podríamos decir que el único nexo en común será que todos van a operar en el contexto de la comunicación, el entretenimiento y la gestión del conocimiento, claro que bajo esta noción tan ambigua caben todos los dispositivos existentes.

Enfín, pienso que el año que viene, al menos en este sector, va a estar movidito. Y si aún tenéis dudas de las tendencias del mercado tecnológico echad un vistazo a estas tecnologías que están llamando a la puerta.

Pixel Qi

Liquavista

Por lo pronto ya es posible hacer una pre-reserva del nuevo dispositivo que sale a la venta en febrero a través de su web.