Una vez más acudí a Loop Barcelona. Junto al salón del cómic, esta es una cita obligada para mi.

Las habitaciones del hotel Barcelona Rambla volvieron a convertirse en salas de exposición donde numerosos artistas y galerías mostraban sus trabajos. Como siempre, las sensaciones fueron increibles. Un montón de piezas a ver. Calidades, tratamientos y dicursos para todos los gustos pero la saturación conceptual es algo inevitable. Cuando sales del Loop es casi imposible no salir con los sentidos y el cerebro embotado por la cantidad ingente de percepciones, sensaciones, mensajes, conceptos y narraciones recibidas.

Se agradece por ello que una de las múltiples actividades paralelas sea una muestra resumen de piezas exhibidas en anteriores ediciones.

Todo parece indicar que cada año que pasa el Loop se va afianzando como un festival de referencia. Espero que esta tendencia siga en los próximos años.

Aquí os dejo un enlace a un interesante vídeo realizado por la gente de Tendencias TV.