Lucid_synergy

 

Una de las conversaciones más recurrentes que desde hace tiempo he venido teniendo con diseñadores procedentes del terreno del diseño gráfico tradicional (léase diseño editorial y publicitario con soporte básicamente en publicaciones), es la dificultad que muchos de ellos han tenido, y tienen, para adaptar su lenguaje y sus métodos de composición al entorno web.

Este hecho se debe en parte a las lógicas diferencias puramente tecnológicas entre el entorno impreso y el entorno de diseño web con todos sus lenguajes asociados (HTML, CSS) pero también y principalmente a las diferencias existentes entre el software de autoría. Aunque aplicaciones como Dreamweaver han ido evolucionando a lo largo de sus versiones para hacer cada vez más visual el proceso de confección de páginas web, lo cierto es que son mayoría los diseñadores que me confiesan sentirse mucho más a gusto en un entorno como el de in Design donde pueden concentrar toda su atención en trabajar sobre la retícula compositiva y colocar los elementos gráficos y tipográficos de forma coherente sin preocuparse de etiquetas, “DIVS” u otras exigencias propias del HTML más ortodoxo.

Muse es una nueva propuesta de Adobe que trata de dar respuesta precisamente a este deseo expresado repetidamente por muchos creadores gráficos. El objetivo de Muse es crear sitios webs donde el diseño sea un valor añadido pero con un interfaz de trabajo basado totalmente en la filosofía WYSIWYG y con unas herramientas y funciones que nos recuerdan constantemente a in Design, Illustrator o Photoshop.

Y es que salvo algunos conceptos inevitables de diseño web, como la concepción del carácter flexible del tamaño de una ventana de navegador, el resto de elementos que se manejan le son totalmente familiares a un diseñador gráfico proveniente del mundo editorial; cajas de texto e imagen, páginas maestras, cabeceras y pies de página… y todo ello unido a una vista general del proyecto que nos permite identificar el árbol de conexiones entre las diferentes páginas, lo más parecido a la vista de páginas en in Design por ejemplo.

Otra buena noticia es que gracias a la biblioteca de “widgets” es posible incorporar elementos interactivos cómo barras de navegación o galerías fotográficas interactivas con unos cuantos movimientos de ratón. Muse se encargará posteriormente de crear todo el código HTML y Java Script para que nuestra web luzca estupenda y tenga un rendimiento óptimo. Al contrario que en Dreamweaver, durante el proceso de edición no accedemos a ninguna ventana de vista de código ni falta que nos hace, Muse no está pensado para eso sino precisamente para que el diseñador pueda despreocuparse totalmente de la parte de código y pueda profundizar en la parte de diseño.

Por supuesto hay que subrayar, adelantándose a muchas críticas, que Muse no está pensado para realizar cualquier tipo de proyecto web, especialmente si se trata de proyectos que precisen de actualización constante alimentada por un CMS, pero es idóneo para realizar webs con un fuerte componente de diseño en un tiempo record. Muchas variaciones requerirán de la re-publicación de las páginas, es cierto, pero es un proceso tan rápido que en la mayoría de los casos esto no supondrá mayor obstáculo.

Muse aún está en fase de experimento y aún no está muy claro como será su vía de comercialización y si formará o no parte de Creative Suite. De momento podéis ver sus características en http://muse.adobe.com y descargaros una versión preliminar en http://labs.adobe.com/technologies/muse/ para empezar a experimentar con la herramienta.