Image001

 

 

Se supone que tendría que hablar de Machinarium porqué está desarrollado con tecnología Flash y aprovecha al máximo sus posibilidades. Pero lo cierto es que los méritos de Machinarium van mucho más allá de la tecnología con la que ha sido desarrollado. Hacía tiempo que no jugaba a un juego que te sumergiera de forma tan intensa en la atmósfera de su propio universo. A ello contribuye sin duda su particularísimo estilo gráfico pero también lo atractivo de sus personajes y la complejidad de su guión. No es un juego facilón pero la dificultad de sus puzles es la justa para convertirlo en  una pieza muy, muy adictiva.

Podríamos decir que en Machinarium se unen en una armonía casi perfecta todos los ingredientes que son necesarios para crear un vídeo juego de alta calidad: Gráficos muy bien hechos y originales, guión trabajado, Música atractiva, jugabilidad cuidada, dificultad equilibrada y simplicidad de manejo. Pero sobretodo Machinarium saca muy buena nota en el apartado que comentábamos al principio; su atmósfera, que consigue atraparte desde el primer segundo.

Comencé jugando en el ordenador pero adquirí la app para iPad tan pronto me enteré que estaba disponible. La experiencia de juego es prácticamente idéntica a la del escritorio y ha sido posible traspasarla al iPad gracias a la tecnología AIR.

Me llamó la atención saber que en el estudio de creación Amanita Design, los creadores no solamente dibujaban los bocetos del juego sino que fabricaban. Físicamente, las maquetas de muchos de los edificios y decorados que parecen durante la aventura gráfica.

Tres años y siete desarrolladores han hecho falta para lanzar esta maravilla gráfica con un presupuesto ridículo, apenas 1000 dolares.

 

Según parece está preparando una versión para PS3, aunque de momento también es posible echarle un primer vistazo a su nueva creación Botanícula.

 

Si no la habéis probado os recomiendo que le echéis un vistazo. Lo disfrutareis.