fw

Antes de empezar quiero dejar muy claro que todo lo vertido en este artículo son opiniones totalmente personales y totalmente ajenas a mi condición actual de empleado en Adobe. Esto es todo lo que pienso hablar o discutir acerca de la polémica surgida en torno a Fireworks. Si no te interesa lo que tengo que decir al respecto sencillamente no leas el artículo. Tras este post, pasaré página y guardaré silencio respecto a este asunto.

Hace ya muchos años, cuando todavía era un jovenzuelo empezando en esto del mundillo digital me prometí a mi mismo que cuando empezara a entrar en años renunciaría a contar las típicas “batallitas del abuelo” que siempre me han parecido una muestra insoportable y aburridísima de soberbia. Pero lo cierto es que desde entonces hasta ahora ya he roto esa promesa varias veces así que ahora voy a volver a hacerlo sin ningún remordimiento de conciencia. (Si te quieres ahorrar las historieta, sáltate los siguientes 3 párrafos).

El primer programa que probé de Macromind (lo que más tarde sería Macromedia) fue VídeoWorks que más tarde se convirtió en Macromind Director. En la versión 2.0 de Macromind Director apareció un señor dibujado en la caja con un megáfono de rodaje en la mano, vestido con camisa y corbata, al que la comunidad le llamó cariñosamente “Otto”. Durante muchos años Otto fué poco menos que una mascota para los usuarios de Director. Era entrañable ver la figura esbelta de Otto en la caja y a cada nueva versión del software se nos ponían el vello de punta al ver el nuevo rediseño de nuestro héroe en el packaging. Pero un día de golpe, sin previo aviso, en la versión 6 los señores de Macromedia, sin pedirnos permiso, van y se cargan de un plumazo a Otto de la caja y lo sustituyen por unos absurdos círculos que eran una mala imitación de la obra  La novia desnudada por su solteros, incluso de Duchamp.

director5

No os quiero ni contar la decepción, ¿con qué derecho se creían para eliminar a Otto de la caja?, ¿no eran conscientes de que para nosotros era mucho más que un simple símbolo?. El disgusto me duró bastante tiempo e incluso llegué a escribir un e-mail a Macromedia expresando mi enojo y explicando detalladamente el porqué consideraba su decisión del todo desacertada. El patetismo de aquel mensaje tendía a infinito por supuesto, pero lo que mi tierna e inocente alma juvenil no sabía todavía es que lo peor aún estaba por llegar. Al fín y al cabo, aquello era sólo un desafortunado cambio de imagen, pero la aplicación con todas sus funciones aún continuaba. A partir de ahí mi purgatorio por el mundo digital Adobe/Macromedia  ya nunca cesó.

Para empezar Extreme 3D, un estupendo software de modelado, evolución de Macromodel y de Swivel 3D, se discontinuó ¿cómo podía ser posible? Más tarde le siguieron Golive, Adobe Dimensions (que aún no tiene un sustituto a la altura) o incluso Streamline. Oh Dios mio!, el Sol podía dejar de girar pero ¿Cómo era posible vivir sin Streamline?, ¿Con qué ibamos a trazar entonces?, ¿con Corel Trace?….¿bromeas no?. Ni os cuento lo doloroso que fué despedirse de Authorware , Page Maker, Live Motion o… del caso paradigmático…sí, efectivamente… Freehand. Muchos de ellos se dejaban de desarrollar alegremente sin dejar ninguna alternativa real equivalente. En otras ocasiones nos empujaban a aplicaciones que nos eran antipáticas….¿Se puede trabajar en medio de estas políticas de decisiones unilaterales de los fabricantes?…La respuesta es: Sí.

Todo este rollo venía a cuento por la polémica que ha surgido a raíz del anuncio de que Fireworks va a ser discontinuado dentro del marco de Adobe MAX, dónde por cierto se han anunciado también otras importantes novedades que también comentaré más adelante en este blog.

No obstante la decisión del cese del desarrollo de nuevas versiones de Fireworks ha pesado bastante en muchos usuarios, llegando a eclipsar incluso muchas otras noticias. No voy a negar que ya me esperaba una reacción semejante ante este anuncio pero aún así no deja de sorprenderme la actitud de muchos de los fieles de esta herramienta.

Utilizo Fireworks desde su primera versión. Probablemente acumulo yo solo más horas de trabajo con esa aplicación que la suma de las de muchos de los que ahora se lamentan de su discontinuidad  (si incluir aquí a Isabel Aracama por supuesto. Es imposible tener más horas que ella a tenor lo visto en sus trabajos). Desde el inicio lo consideré una herramienta fantástica y la mostré en público con entusiasmo desde la versión 2.0 hasta  la CS6 a través de diferentes empresas incluyendo la propia Adobe. Me hubiera gustado que hubiera habido un Fireworks CC, me entristece que no se continúe con su desarrollo, pero una vez hecho el anuncio…pues, como decía el librillo ese del queso, …a por otra cosa.

El apego en general es mal consejero, pero cuando el apego es a cosas en lugar de a personas es peor y si encima esas cosas ni siquiera son materiales sino un montón de líneas de código pues entonces ya me faltan calificativos.

Fireworks desaparecerá, ok, es una pena ¿y qué?. ¿Sábeis una cosa?, Flash también desaparecerá y Dreamweaver e Illustrator e incluso Photoshop desaparecerá, es sólo una cuestión de tiempo (lo del orden es puramente casual, lo juro). Nosotros también desapareceremos, junto con la Tierra, el Sol y el resto de cuerpos celestes. El universo entero desaparecerá algún día. Todo lo que nos rodea es efímero, esa es la realidad que nos rodea.

Ok… no me entendais mal. Comprendo que estéis tristes, yo también lo estoy. Es normal pasar una etapa de duelo por una herramienta que utilizabas todos los días y que apreciabas. El problema es que ya me veo venir algo similar a lo ocurrido con Freehand. Cuando Freehand se discontinuó (ya se había discontinuado en Macromedia, aunque muchos siguen pensando que fue Adobe quien lo “eliminó” ), mis compañeros de Adobe y yo tuvimos que sufrir el lloriqueo de muchos usuarios durante años. De hecho todavía quedan algunos que insisten en darte la brasa acerca de este asunto cuando te ven en algún evento. La verdad, la perspectiva de tener que aguantar el quejicoseo de una nueva ronda de usuarios despechados por una decisión en la que no has tenido nada que ver no me atrae demasiado. Probablemente mi propio trabajo en Adobe será “discontinuado” antes de que dichos ecos se apaguen.

Adobe es una empresa privada y tiene libertad para tomar las decisiones que considere oportunas de la misma manera que , como usuario, tienes la libertad de adquirir y utilizar o no sus productos. En este caso, además, la decisión tiene su lógica, -lógica muy discutible-, de acuerdo, pero no se puede tachar de decisión totalmente caprichosa.

¿Ya no está Fireworks?, pues lo inteligente es ponerse a buscar YA alternativas y a seguir trabajando como ha hecho el equipo de Cristalab. ¿Qué las alternativas no están en Windows?, ¿qué no suplen a Fireworks al 100%? pues hay que aceptarlo y seguir viviendo con ello. Precisamente hoy hay más alternativas que nunca en el mundo del software para hacer cosas, incluso en el del software libre. Y piensa siempre que lo que ha ocurrido con Fireworks puede ocurrir y ocurrirá con muchas de las aplicaciones con las que estás trabajando en estos momentos.

En el mundo en general y en el ámbito digital en particular el cambio -incluso el cambio drástico-  es la norma, es lo único que no cambia. Si comprometemos tanto nuestro flujo de trabajo como para hacerlo hiperdependiente de las herramientas de un fabricante  entonces, si ese software es discontinuado, en el mejor de los casos la responsabilidad es compartida.

Si me gustara dar consejos, estos son los que daría en torno a situaciones como la que estamos tratando.

  • Piensa en grande. No comprometas tu flujo de trabajo o tu valor como profesional a un área muy especializada.

  • Mantén los ojos bien abiertos a todas las tecnologías nuevas que vayan surgiendo, abrázalas con alegría cuando lleguen a tí y luego olvídalas con la misma alegría el día que dejen de estar disponibles y/o dejen de ser válidas.

  • No te impliques emocionalmente con tus herramientas de trabajo, especialmente si son algo tan etéreo como programas de software.

  • La espada no hace al samurai. Isabel Aracama seguirá siendo una peazo artista con o sin Fireworks. Así que buscad vuestra nueva o nuevas herramientas (dentro o fuera de Adobe) y utilizad el tiempo del lamento en trabajar.

  • Si te quitan el martillo y no hay sustituto, clava los clavos con la llave inglesa, pero haz tu trabajo.

  • Despréndete del apego. Si no sabes de lo que hablo te recomiendo el blog de Kid Buda

  • Ten siempre un plan B, por si deja de estar disponible tu software favorito, si Internet deja de existir o incluso si colapsa la civilización. No olvides que todo eso puede pasar.

Pues eso. Fireworks fué una gran herramienta. Brindemos por ella, agradezcamos los buenos momentos que nos hizo pasar, soñemos con que quizá algún día vuelva, mintamos (o no) diciendo que nunca la olvidaremos y arremangémonos para seguir trabajando… que las webs, mockups apps, ilustraciones etc, no se van a hacer solas.


D: Por cierto, Director aún se sigue desarrollando😉