logos

Transformers fue una de las series animadas que más me influyeron en mi adolescencia y aún hoy soy capaz de ver un montón de paralelismos entre la serie y la vida cotidiana que me ayudan a comprender el porqué de muchas cosas que ocurren. El último de estos hallazgos tiene que ver en la forma en que la tecnología está influyendo de forma creciente en nuestras vidas.

A estas alturas supongo que todo el mundo sabe que son los Transformers, esos robots extraterrestres que se convierten en vehículos y que popularizó la marca de juguetes Hasbro. No obstante, para aquellos que simplemente conozcáis el nombre y poco más dejadme que os resuma el argumento principal para contextualizar el resto del artículo. Hace muchos años los Transformers llegaron a la tierra procedentes del planeta Cybertron. Por razones obvias, todos transformers aman la tecnología pero están divididos en dos facciones, los Autobots y los Decepticons. Los Autobots están programados para cuidar de si mismos pero también para proteger sus compañeros y a las criaturas y seres de los planetas que visitan. Su prioridad es respetar en la medida de lo posible el ecosistema en el que se encuentren e intervenir lo mínimo en la vida de los seres con los que interactúan salvo para ayudarles en su desarrollo y bienestar. Los Decepticons, sin embargo están programados para protegerse a si mismos y mantener su autonomía y funcionamiento óptimo aún a expensas de otros transformers o de cualquier criatura con la que se crucen. Son individualistas y no dudarán un segundo en liquidar y deshacerse de cualquier obstáculo que se interponga entre ellos y sus intereses. Incluso las relaciones con otros Decepticons se sustenta en una estructura jerárquica basada en el propio interés; un Decepticon será mi aliado mientras sirva a mis propósitos, más allá de eso es tan prescindible como el resto de las criaturas.

A raíz de estas programaciones tan dispares los Autobots y los Decepticons están condenados a vivir enfrentados y andar siempre a la greña los unos contra los otros. Los Decepticons suelen ser más ágiles tomando decisiones y ejecutando estrategias pero suelen dejar a su paso un rastro de miseria y desolación. Los Autobots son más lentos ejecutando sus planes pues evalúan constántemente cuales van a ser las repercusiones de sus actos sobre el resto de criaturas, sin embargo suelen mejorar de la calidad de vida de aquellas especies con las que conviven.

Pues bien, creo que algo similar está ocurriendo con la presencia de la tecnología actual en nuestras vidas. Los avances tecnológicos que han ido surgiendo a lo largo de los últimos siglos pasado se las prometían muy felices en lo referente a librar al ser humano de las tareas más fatigosas y peligrosas que pasarían a ser ejecutadas por máquinas y que en consecuencia nos dejarían a todos los habitantes del planeta con más tiempo libre para dedicarnos a cosechar actividades más nobles y más puramente humanas. Varios autores como Raymond Kurzweil o Luís Racionero han insistido en este punto bajo diferentes enfoques. En los últimos tiempos el avance tecnológico está pasando por un efecto de aceleración innegable que ha influido en nuestros hábitos de vida hasta puntos apenas imaginables tan sólo hace unos años. Aparentemente muchos de los cambios que propicia la tecnolgía nos aportan mayor libertad y amplían nuestras capacidades tal y como pronosticaban autores como los antes citados, pero no es menos cierto que también son cada día más evidentes las consecuencias oscuras de esta misma tecnología.

Y es que, bajo mi punto de vista, los pensadores que han teorizado acerca de las bendiciones de los avances tecnológicos pensaban básicamente en los aspectos “Autobot” de dichos avances y quizá no tuvieron en cuenta los suficiente los efectos “Decepticon” que escondían. Algunos ejemplos

La tecnología y el trabajo

¿Cómo es posible que a día de hoy con muchos más avances tecnológicos y muchos más robots, drones. ordenadores, chips y máquinas de todo pelaje haciendo el trabajo de las personas el problema del desempleo no sólo no haya desaparecido sino que siga siendo una de las cuestiones más preocupantes?

Bajo un enfoque “Autobot” de la cuestión, la plusvalía generada por las máquinas se habría distribuido de forma más o menos equitativa entre la totalidad de la población lo que habría permitido elevar moderadamente la calidad de vida de la mayoría permitiendo disponer de más tiempo y de más recursos a la vez. No obstante existe otro enfoque del asunto, bajo una perspectiva “Decepticon” Aprovechando la eficiencia que otorgan las máquinas muchos individuos poderosos vieron la oportunidad de maximizar sus beneficios. Haciendo trabajar a las máquinas pero haciendo trabajar a la vez en aquellas tareas donde las máquinas aún no son eficaces podremos obtener mayores ganancias. El trabajo combinado de máquinas y humanos (trabajadores) dio lugar al surgimiento de bienes de consumo que hacían cada vez más necesario seguir aumentando la productividad para poder mantener esos mismos bienes de consumo y crear necesidades que hasta el momento nunca habían existido.

No hay que negar que esta estrategia “Decepticon” ha permitido avanzar mucho más deprisa y ha permitido vivir mucho mejor a unos pocos frente a la mayoría de lo que lo habría hecho una estrategia “Autobot” mucho más reflexiva en lo que se refiere a analizar el impacto de los avances, y por lo tanto más lenta en sus avances, pero también más equitativa en el reparto de los beneficios. A cambio la estrategia “Decepticon” ha sido depredadora con los recursos y con las personas (como es su marca de identidad) así que nos encontramos que cada vez más funciones que antes hacían las personas pasan a hacerlas máquinas pero sin haber liberado a los humanos previamente de la necesidad de trabajar para ganarse sus sustento. Resultado: bolsas de desempleo cada vez mayores que  condenan a la marginalidad a factores cada día mayores de la población.

La tecnología Autobot habría repartido las ventajas y la riqueza entre muchos sin embargo la tecnología Decepticon ha terminado por acumular toda esa riqueza en muy pocas manos y apenas a elevado un poco el nivel del resto.

La tecnología y la comunicación

Que duda cabe que la tecnología ha facilitado mucho la comunicación entre las personas. Desde un punto de vista “Autobot” la tecnología nos permiten conectar más fácilmente con nuestros seres queridos, encontrar a amigos olvidados y tener casi siempre a alguien dispuesto siquiera a intercambiar unas palabras de ánimo con nosotros. La tecnología autobot es la que nos permite acceder a cantidades inimaginables de información, conocimiento, música, vídeo y entretenimiento sin movernos de la silla. No obstante también está la cara “Decepticon” de esto. La mayor capacidad de manipulación de la opinión pública por parte de los grupos interesados, la pérdida de la privacidad y el aumento de control sobre la población.

¿Cómo diferenciar la tecnología Autobot de la tecnología Decepticon?

Ahí está la cuestión, prácticamente TODAS las tecnologías pueden utilizarse como Autobots o como Decepticons. Dependerá del uso que le demos. Solamente por poner unos ejemplos.  (de hecho en la serie había varios ejemplos de re-programación de los robots de uno a otro bando)

Twitter puede ser Autobot cuando sirve para organizar a un grupo de personas y  realizar una labor de coordinación en favor de la comunidad, cuando sirve para expresar una opinión mayoritaria de forma rápida, para crear conversaciones enriquecedoras con personas a las que no podríamos acceder de otro modo o para estar al día de lo último que está pasando en un evento al que no has podido asistir, sin embargo Twitter es Decepticon cuando se usa para acosar y amenazar a personas y colectivos, cuando se difunde información con clara intención manipuladora o cuando se lincha o ridiculiza públicamente al alguien.

La cámara de vídeo de un Smartphone es Autobot cuando se utiliza para tener siempre una cámara a mano y poder inmortalizar cualquier detalle de nuestras vidas que queramos recordar. Es Decepticon cuando se utiliza para grabar escenas de peleas os similares que luego utilizaremos para humillar a alguien colgándolas en una web de vídeos.

Un coche sin conductor, cuando esta tecnología se extienda, será una tecnología Autobot si ofrecemos a los taxistas una alternativa a vivir de su vehículo y será Decepticon si los condenamos al paro o a exiliarse de su profesión sin un mínimo de opciones.

Si tu Whatssapp te ha dado más libertad para comunicarte es tecnología Autobot, si cuando se cuelga el servidor de Whatssapp desearías estar muerto porque has hecho depender tu vida social de él entonces es tecnología Decepticon.

En otras palabras, si la tecnología te hace servicio, trabaja para ti es Autobot, si tú estás al servicio de esa tecnología es Decepticon.

Imagen via:http://www.taringa.net/comunidades/transformers/500050/TransFormers-Fans.html