Cuando se lanzó el iPad original, ya expresé mi decepción por dejar escapar esta gran oportunidad de crear la máquina portátil de dibujar definitiva. La principal causa de esta decepción era la ausencia de Stylus que ni siquiera se ofrecía como una opción por parte de Apple “¿Quién necesita un Stylus?” decía entonces Steve Jobs, pues los dibujantes, diseñadores y otros artistas y creativos que llevan años trabajando con lápices ¿quién si no? La opción de dibujar con el dedo con apps como Brushes sonaba a poco menos que broma sin gracia.

Es cierto que para un gran porcentaje de usuarios el Stylus es una herramienta innecesaria y entiendo que en su origen Apple no lo ofreciera como un accesorio obligatorio, pero siempre me pareció un fallo de cálculo que Apple no lo ofreciera como un accesorio para las personas que dibujan (o escriben a mano) y dejara que fueran otros fabricantes los que acabaran haciéndolo.

Con el iPad pro anunciado recientemente parece que este despropósito se rectifica con la introducción del Apple Pen, pero me pregunto si no será un poco tarde para ello una vez que otros fabricantes como Wacom con su Companion, Microsoft con la Surface pro o incluso Samsumg con los “Note” ya han hecho sustanciales avances en este sentido con el aplauso de muchos creativos alrededor del mundo.

A favor de Apple, a pesar de ir un poco a la zaga en este tema de la tablet como útil de dibujo, hay dos puntos que quizá le sirvan para volver a marcar las diferencias.

  • Su aura y carisma que sigue ahí más o menos intacta tras el fallecimiento de Jobs
  • La cantidad y calidad de la apps de dibujo que están plenamente adaptadas al interfaz “Touch” al contrario de lo que ocurre con la mayoría de apps para Windows (y sólo parcialmente en Android).

Adobe ha hecho un interfaz touch para Illustrator en Windows pero en dicho espacio de trabajo pierdes casi un 90% de las prestaciones de la herramienta con lo que anula totalmente este avance.

Por otro lado este nuevo producto puede ser una gran oportunidad también para Adobe que debería avanzar aún con mucha más fuerza en el terreno de las touch apps y revalidar en este entorno el liderazgo en aplicaciones gráficas de escritorio. Aunque, a pesar de lo que diga Apple, este nuevo iPad aún está lejos de igualar las prestaciones de un buen PC portátil para diseño pienso que la mejora de potencia del nuevo procesador debería aprovecharse para hacer que las aplicaciones touch se fueran pareciendo cada vez más, en prestaciones no en interfaz, a sus hermanas de escritorio.

Tengo que decir que, desde el punto de vista estricto de un dibujante, mantener la proporción 3:4 sigue siendo un acierto pues una proporción mucho más natural para un creativo por su mayor semejanza a un cuaderno, mientras que la proporción 16:9 de la mayoría de tabletas Android es más apropiada para consumir contenido audiovisual, en especial vídeo.