bbennett

.

Recientemente he descubierto a un artista que confieso que me fascina. Y no es que sea nuevo en este mundillo pues ya lleva años ejerciendo su actividad artística, simplemente no había oído hablar de él hasta que un día me topé por casualidad con su canal de Youtube.

Se trata de Benjamin Bennett. Un artista afincado en Columbus (Ohio). Podríamos considerarlo un artista conceptual o un artista de la performance y aunque son numerosas las intervenciones que ha venido realizando desde el inicio de su carrera, el proyecto que le está haciendo más famoso o al menos por el que la mayoría del público le conoce es precisamente su canal de Youtube. Ahora entenderéis porqué.

Su canal recibe le nombre de Sitting and smiling (Sentado y sonriendo) y es que su canal se compone precisamente de eso, de vídeos donde se registra a él mismo sentado y sonriendo a la cámara durante una media de 4 horas. Eso es todo, no hace absolutamente nada más a excepción de sentarse y sonreir. Lo más increible del caso es que lleva colgados en el momento de redacción de este post 247 vídeos de este tipo y no parece tener la intención de abandonar por el momento desde que empezó en Julio de 2014.

Todos los vídeos son exactamente iguales, tan sólo cambia su ropa el resto sigue el mismo guión, prepara la cámara se sienta y sonríe durante 4 horas seguidas. Hay que subrayar el hecho de que os vídeos son grabaciones de retransmisiones en directo realizadas con Google hangout, así que no hay truco, puedes arrastrar el cabezal de reproducción a cualquier momento de cualquiera de sus vídeos y allí estará el bueno de Ben impertérrito con sus sonrisa.

Como ya os estaréis imaginando son legión las personas que fascinadas por su proyecto artístico (algunos de sus vídeos superan las 100.000 visitas y la mayoría tienen más de 10.000) han buceado y sondeado cada uno de sus vídeos en busca de algún acontecimiento extraordinario aparte de sentarse y sonreir. En el momento  de escribir este artículo solamente se han detectado tres ocasiones los suficientemente diferenciados para ser dignos de mención.

  • Un ladrón entra en su casa: En el vídeo nº 5 puede oírse como alguien entra en la casa, sube por las escaleras e intenta entrar en la habitación donde Ben realiza su performance. El ladrón entreabre la puerta dice “Hello?” mientras Benjamin no mueve ni un músculo y permanece inalterable en su posición y sonriendo delante de la cámara. Presumiblemente impresionado por la visión de la escena y la falta de reacción del artista el presunto ladrón cierra la puerta y abandona la casa.
  • Se orina encima: Se conoce que en una de sus sesiones a Ben se le olvidó ir al baño antes de empezar la grabación. En el vídeo 52 puede verse como un charco de orina va apareciendo a su derecha sobre la mitad del clip y ahí se queda hasta el final
  • Se le caen los mocos: En otro de los vídeos (ahora no recuerdo el número) por lo visto nuestro héroe debe estar resfriado o algo por el estilo. En su esfuerzo por permanece imperturbable evita estornudar y el tremendo esfuerzo que eso le debe suponer hace que empiece a llorar involuntariamente. Su gesto se tuerce y por unos segundos pierde su sonrisa pero enseguida vuelve a recuperarla. Al cabo de unos minutos vemos como un viscoso hilo de mucosidad empieza a colgarle de la nariz hasta llegar al suelo y allí permanece hasta el final de la grabación.

La pregunta que todo el mundo se hace es ¿por qué?, ¿por qué hace eso?, ¿por qué invierte tantas horas de su vida en no hacer prácticamente nada (aparte de estar sentado y sonreir)? El propio Benjamin declara en una de las pocas entrevistas que se le ha realizado hasta ahora (para  la revista digital Vice) que ese tipo de preguntas no son aplicables a ese tipo de actividad, realmente no hay, no existe una razón concreta para hacer lo que hace. Simplemente argumenta en que en internet no había nada como eso y que alguien tenía que hacerlo.

Lo cierto es que la performance de Bennett se podrían incluir dentro de la categoría de lo que se conoce como Durational Art o Endurance Art una disciplina del arte contemporáneo que lleva a los límites la duración de una performance y donde han destacado figuras como Tehching Hsieh, Chris Burden o Marina Abramovic , alguna de cuyas acciones harían parecer el proyecto de Bennett un juego de niños.

No obstante sería injusto juzgar a este artista únicamente por esta obra. En su web podéis encontrar enlaces a otros muchos proyectos entre los que destacan sus conciertos de percusión. Como podréis comprobar su trayectoria artística es bastante sólida.

Confieso que este artista me ha fascinado y declaro sentir una gran admiración por su trabajo. Le seguiremos de cerca para ver como evoluciona el desarrollo de su obra.