Inicio

Publicar imágenes para Adobe Stock desde Bridge y Lightroom

Deja un comentario

La fotografía de Stock en general y Adobe Stock en particular puede ser una buena vía para dar una salida comercial a tus mejores trabajos de fotografía o ilustración y hacer llegar tu talento a miles de personas en todo el mundo. Desde hace varios meses es posible convertirse en un contribuidor de Adobe Stock en esta URL.

No obstante Adobe te lo pone más fácil ya que algo que se suele ignorar es que también desde Adobe Bridge y desde Lightroom es posible publicar directamente nuestras imágenes en Adobe Stock para poner su licencia de uso a la venta.

En Bridge basta con seleccionar el panel publicar desde el menú ventana y arrastrar las imágenes a dicho panel.

fig1.jpg

Previamente debemos habernos dado de alta en la web de contribuidores de Adobe Stock. Una vez las imágenes estén subidas a la web el propio panel nos informará de ello.

fig2.png

Aparecerá un icono de una nube con el símbolo de “visto” y un mensaje que nos muestra que la carga se ha realizado correctamente. A continuación se abre un nuevo panel que nos permite acceder directamente a nuestro panel de control de Adobe Stock.

fig3.png

Desde ese panel de control el algoritmo de I.A Adobe Sensei nos sugiere una serie de palabras clave basándose en el contenido de nuestra imagen. Las palabras clave son muy importantes para conseguir que nuestros ficheros sean encontrados por los potenciales clientes y lo cierto que el nivel de acierto de las palabras clave automáticas es asombroso. Por supuesto siempre es posible añadir de forma manual tantas palabras clave como sea necesario. Una vez realizado este proceso seleccionamos una categoría para clasificar la imagen y ya estaremos listos para enviar la imagen a revisión. Si la imagen pasa el proceso de revisión (este tiempo puede variar desde pocas horas a un par o tres de días dependiendo del volumen global a revisar) ya estará disponible para la venta.

En Lightroom el proceso también es muy fácil. Basta con seleccionar una o varias fotografías en el gestor de imágenes, y arrastrarlas al apartado Adobe Stock panel de servicios de publicación. Una vez realizada esta operación haremos clic en el botón Publish

fig4.jpg

A partir de ahí el proceso será el mismo que el caso anterior. Accederemos a la consola de Adobe Stock donde gestionaremos las palabras claves, incluiremos la imagen an alguna de las categorías disponibles y ya estaremos listo para enviar a revisión.

Anuncios

Personajes Kawaii

Deja un comentario

A group of clouds characters in kawaii style. Vector Illustration

La palabra Kawaii en japonés significa algo asó como adorable. Sirve entre otras cosas para identificar un estilo de diseño de personajes muy popular en ese país donde lo principal es que criaturitas creadas despierten en nosotros la mas honda de las ternuras.

Los recursos más habituales para conseguirlo es crear personajes con colores básicos y muy vivos con grandes ojos brillantes, boquitas pequeñas y sonrientes, diseños minimalistas y en general todo aquellos detalles que hagan de un objeto o mascota algo realmente achuchable.

A mí me ha fascinado siempre este estilo y por eso lo pongo a prueba siempre que tengo la oportunidad. En este proyecto de Behance podéis ver mis últimos experimentos con este estilo. ¿Qué os parecen los personajes?, ¿verdad que son adorables?

Comentaros que he realizado todos estos documentos con Adobe Illustrator. Podéis adquirir las licencias de las imágenes para utilizarlas en vuestros propios proyectos a través de Adobe Stock o Shutterstock.

Estamos mirando en la dirección equivocada

3 comentarios

bluelight.jpg

En sociedades como en las que vivo lo normal es que como ciudadanos nos preocupemos por las actuaciones de nuestros políticos. Queremos que se nos tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones en los parlamentos porque se supone que las decisiones que se toman allí afectan a nuestras vidas. Ejercemos nuestro derecho al voto y a la manifestación para mostrar nuestro acuerdo o desacuerdo con las acciones que hace la clase política y nos lo tomamos muy mal cuando el gobierno de turno toma medidas impopulares sin tener en cuenta nuestras opiniones.

No obstante a nadie parece importarle lo que se cuece en las reuniones del W3C, de otros consorcios de estándares o de corporaciones como Apple, Alphabet, Facebook etc. Cuando lo que allí se decide va a impactar mucho más directamente y mucho más drásticamente sobre nuestras vidas que la  enésima ley de educación.

Damos por hecho que esas decisiones pertenecen al ámbito privado de las empresas o los comités y que evidentemente ahí no pintamos nada. No sólo aceptamos sin problemas que no tengamos derecho a dar nuestra opinión allí sino que es algo que, en general, no nos preocupa en absoluto, nos trae al pairo. Al fin y al cabo son empresas privadas ¿no?

Asumimos de forma inconsciente, que si dichas entidades tomaran decisiones que pudieran alterar demasiado nuestro modo de vida “alguien haría algo“, principalmente las instituciones públicas o que, en el peor de los casos, nosotros como consumidores tenemos la libertad de dejar de utilizar un servicio si el fabricante que lo proporciona hace algo que no es de nuestro gusto.

Las empresas y consorcios que se encargan de tejer la realidad tecnológica del mañana (que cada vez más tiende a ser la “realidad” a secas) conocen perfectamente nuestro desinterés general por sus investigaciones y lo celebran. Están encantados que les dejemos trabajar sin prestarles casi ninguna atención. La política además les proporciona una estupenda cortina de humo para mantener a la gente distraída y refunfuñando desde las mismas redes sociales que parte de estas empresas proporcionan y facilitan para mantener nuestra miopía.

Y mientras, ellos avanzan definiendo protocolos de comunicación, algoritmos de inteligencia artificial, sistemas de encriptación, estrategias de marketing digital, patrones de comportamiento y toda una serie de mecanismos que permitirán que cada día sea más fácil manejarnos como a meras hormigas de laboratorio.

Nosotros, a lo nuestro, preocupándonos de si se saca tal o cual autobús propagandísitico a la calle, de si tal o cual figura política ha publicado tal o cual disparate, de si se ha producido tal o cual caso de corrupción. No digo que esos asuntos no tengan importancia pero sigo pensando que tienen menos importancia que otras decisiones que toman dichos agentes privados y que van a determinar que vas a hacer dentro de unos años desde que te levantes hasta que te acuestes, que van a dictaminar de que vas a trabajar, -si es que vas a trabajar-, que es lo que vas a ver, escuchar y que vas a poder o no poder decir o publicar. La tecnología sigilosamente se va introduciendo en los ámbitos políticos, económicos y sociales. Nosotros seguimos viviendo en la alucinación de que cuando queramos podemos dejar de utilizar las redes sociales, el correo electrónico, las tarjetas de crédito o incluso la propia internet mientras seguimos facilitando alegremente más y más información acerca de nuestra vida y nuestras personas a cambio de una nueva colección de emoticonos. Esta información sirve para refinar cada vez más los algoritmos que crean modelos que permiten predecir y adivinar nuestro comportamiento. Ante este hecho no puedo dejar de recordar a los indigenas americanos que entregaban grandes extensiones de terreno a los colonizadores a cambio de baratijas y cuentas de vidrio de colores.

En el background de todo esto hay un grupo de personas muy inteligentes que sueñan con llevar a cabo sus utopias y están convencidas de poder diseñar el destino de la humanidad  a su gusto sin, por supuesto, tener que pasar por el engorroso e inútil proceso de consultar nuestra opinión al respecto.

Foto: Alviman

OFFF 2017

Deja un comentario

Un año más se celebró OFFF en Barcelona, el evento por excelencia dedicado al diseño y la creatividad, y una vez más Adobe tuvo una presencia destacada organizando talleres, presentaciones, revisiones de portfolios, una Creative Jam y entrevistas en streaming con figuras del mundo de la creación.

Mi nuevo rol en Adobe me permitió desvincularme de la parte más intensa de colaboración en los talleres y por primera vez en muchos años tuve la oportunidad de  asistir a todas las conferencias que me interesaron al no tener que estar pendiente del público.

No obstante tengo que reconocer que fue una experiencia agriduclce. Si bien tuve la libertad para disfrutar del evento, me sentí solo y separado del resto de mis compañeros y no llegué a sentir esa fraternidad que se crea en el equipo tras tres días de intenso trabajo. Así que quizá el año que viene me vuelva a unir a toda la crew aunque mi puesto en la empresa no me obligue a ello.

El stand de Adobe fue diseñado por la creativa española Noelia Lozano y se organizó un taller de creación de paper toys junto con otro de creación de etiquetas de cerveza.

De las conferencias a las que asistí me gustaron especialmente las de Wasted Rita, Mr Kat, Materia y Gary Baseman.

Os dejo algunas fotos del evento.

Plató

Plató para fotografiar los paper toys. Al igual que el resto del stand, fue diseñado por Noelia Lozano.

 

Diseño de etiquetas de cerveza

Algunos de los diseños de etiquetas de cerveza creados por los asistentes al OFFF

Escultura logo Adobe

Escultura del logo de Adobe realizada por Lauro San Blas

Sala de conferencias

Vista de la sala Roots del OFFF donde se impartieron gran parte de las conferencias.

 

Taller paper toys

Una vista del taller de creación de paper toys

 

Streaming

El Evangelist de Adobe Michael Chaize en una de las entrevistas retransmitidas en directo por streaming

 

Paper toy

Una de las creaciones de los asistentes.

 

taller

Otra instantánea del taller de creación de paper toys

 

Diseño de etiqueta de cerveza

La cerveza que diseñé en el taller de creación de etiquetas.

 

Creative Jam

Mi compañera Ana Mesas con los participantes de la Creative Jam

 

Adobe Crew

El equipo (casi) completo de Adobe que participó en el evento. Como podéis ver , yo no estoy :-(. Lo que a priori era un chollo me acabó produciendo tristeza.