RIPFlash.jpg

.

Finalmente se ha cumplido lo que ya estábamos esperando hace tiempo. Adobe anuncia que dejará de desarrollar y soportar Flash en 2020 como desenlace de un proceso en el que los diferentes navegadores irán dejando de soportar el plug in.

Reconozco que tras la crisis que se desató cuando Apple decidió no soportar Flash Player en el iPad ni en ninguno de sus dispositivos con iOS y que, en la práctica, supuso el principio de fin de Flash, era bastante escéptico respecto a los negros pronósticos de los agoreros que no le daban a Flash ni un año de vida tras esos sucesos.

Pues diez años habrán sido en lugar de uno, pero finalmente Flash desaparece…

Sigo pensando gran parte de lo que pensaba cuándo escribí este post en el que decía que Flash no podía ni compararse desde el punto de vista tecnológico con HTML5 que se supone debía ser su sustituto natural según Apple y otros muchos. Aún hoy Flash es una plataforma mucho más robusta, ágil y flexible para desarrollo de aplicaciones que muchos de los frameworks que se utilizan para sustituir muchos de los usos en los que se utilizaba Flash. Es cierto que muchas funciones han llegado a conseguirse con tecnologías alternativas, basadas o no en HTML5, pero en todos los casos a través de una curva de aprendizaje que no tiene nada que ver con Flash. Uno de los grandes méritos de Flash y que hasta ahora ninguna otra tecnología ha sido capaz de emular es la capacidad que tuvo de conseguir que muchos diseñadores y personas no adscritas tradicionalmente el entorno del desarrollo, yo incluido, crearan aplicaciones, juegos o utilidades de una complejidad que jamás habrían soñado antes de la aparición de esta plataforma.

Aunque como ya he comentado, la causa que disparó la crisis de esta tecnología fue el movimiento de Apple, lo cierto es que Adobe ha sido la siguiente compañía que ha tenido más peso en los acontecimientos que han dado con este desenlace.

Resumiendo, la cosa fue como sigue: Tras el anuncio de Apple de no soportar Flash Player Adobe se encontraba ante la siguiente disyuntiva; seguir apostando por la tecnología Flash para dispositivos móviles a toda costa invirtiendo el dinero y los recursos que fueran necesarios y teniendo a la poderosa Apple y simpatizantes en contra y sin demasiadas garantías de éxito en dicha guerra o, rendirse a la evidencia, reconocer el golpe mortal que Apple había dado a Flash, admitir aquello era el principio del fin de la tecnología y dedicar los esfuerzos y el dinero a apostar por el desarrollo de aplicaciones que se subieran al carro de los estándares en lugar de inmolarse y poner en riesgo a la empresa por una causa perdida. Finalmente se optó por esta segunda opción con el anuncio del abandono de Flash Player para dispositivos móviles, una opción que en su día fue muy polémica entre la comunidad de desarrolladores sobretodo por la brusquedad con la que se hizo y convirtiendo en irrelevante de la noche a la mañana el trabajo de mucha gente que, por aquel entonces, vivía prácticamente de forma exclusiva del desarrollo con Flash.

De pronto dentro de Adobe hablar de Flash se convirtió en algo incomodo entre los empleados. Los ingenieros, evangelistas y product managers relacionados con Flash, otrora los auténticos Rock Stars de la compañía cambiaban rápidamente de rol o abandonaban la empresa.

A partir de ahí todo fue una lenta y paulatina cuesta abajo; fin del Open Screen  Project, fin de desarrollo de Flash Builder que se cede a la organización Apache, intento fallido de centrar Flash Player para reproducción de vídeo HD premium y gaming, abandono de facto del desarrollo de AIR para móviles, final del desarrollo de Adobe Media Server (antiguo Flash Media Server) y finalmente anuncio del final de la plataforma Flash como tal.

De toda esa historia que empezó en 1996 nos queda Animate CC  (Antiguo Flash CC que cambió estratégicamente el nombre y que no hacía presagiar nada bueno). Animate CC se consolida como aplicación de animación, volviendo a sus orígenes y desvinculada de Flash Player. Deseo y espero que esta aplicación, libre ya del lastre de la plataforma a la que dio vida, evolucione dentro de la disciplina de los gráficos animados y podamos gozar durante muchos años todavía de esta estupenda herramienta. Aunque hoy, más que nunca, aventurar o garantizar la pervivencia de una aplicación es una causa perdida incluso trabajando en Adobe 😉 .

Sea como sea, quiero dar las gracias a Jonathan Gay por haber desarrollado este estupendo software. Nunca olvidaré todos los buenos momentos que viví y las magnificas personas que conocí en torno a esta plataforma. Flash ya será para muchos/as parte inolvidables de nuestras vidas. Hasta siempre Flash! (y a seguir trabajando con Animate CC ;-))

Anuncios