Inicio

Vectornator

Deja un comentario

Vectornator.jpg

Justo ayer os hablaba de Affinity Designer para iPad y os decía que, a día de hoy, era la mejor aplicación de ilustración vectorial para iPad seguida, a cierta distancia, de Inkpad que hasta el descubrimiento de Affinity era, en mi opinión, la que ocupaba el número 1.

Pues bien, han querido las casualidades del destino que justo pocas horas después de escribir ese post llegara hasta mis manos una nueva app de dibujo vectorial para iPad que, si bien no puede compararse con Affinity Designer, se disputa firmemente la medalla de plata con Inkpad.

Se trata de Vectornator y me está sorprendiendo muy gratamente por su facilidad de uso, la sencillez de su interface, totalmente adaptada al medio touch, y la calidad de los resultados que ofrece. Normalmente nunca escribo una reseña de una app hasta que he tenido al menos unos días para poder probarla y he podido analizar a fondo sus funciones principales. Pero es que con Vectornator todo fue una sucesión de buenas sensaciones y gratas sorpresas. Lo descargué anoche con la intención de echarle un primer vistazo unos cuantos minutos y mirarlo más a fondo otro día, pero me enganchó de tal manera que cuando me di cuenta ya llevaba varias horas trabajando con él sin haberme apenas dado cuenta de ello. Es por eso que creo que no es necesario esperar más para poder afirmar con rotundidad que estamos ante una gran app.

Aparte de las bondades que comparte con las otras dos apps mencionadas, como la fluidez con la que se integra con el Apple Pencil, la suavidad de manejo, el interfaz claro, la precisión de edición de nodos etc. se añaden unas características que le hacen destacar con luz propia. La primera es que estamos hablando de una aplicación totalmente gratuita (¡!) y, hasta donde he podido comprobar por ahora no hay “in app purchases” ni nada parecido. Me sorprende porque hasta ahora las aplicaciones con este nivel de calidad siempre habían sido de pago aunque fuera a un precio más que razonable. A continuación tenemos la posibilidad de exportar en múltiples formatos, incluyendo formato Illustrator, publicar en nuestro espacio de Creative Cloud y hasta… Abrir directamente la ilustración en nuestro Adobe Illustrator de escritorio!! Algo que hasta ahora sólo habíamos visto en Adobe Draw!! (Bueno… en realidad también an algún clónico de Inkpad pero el funcionamiento no era muy bueno). Además la conexión es excelente, apenas pasan unos segundos desde que envías la ilustración a Illustrator hasta que la ves en la pantalla de tu ordenador. Reconozco que esta última prestación fue lo que terminó de convencerme de que estamos ante una gran app.

El rendimiento también es extraordinario, pero en este punto tengo que aclarar que ahora mismo trabajo con un iPad pro por lo que no puedo asegurar que el resultado sea el mismo con modelos inferiores o más antiguos. No obstante también está la versión para iPhone (ya la he probado, claro está) el rendimiento sigue siendo muy bueno (sobre un iPhone 8) y la adaptación que han hecho del interfaz para poder trabajar sobre la pantalla del teléfono es la mejor que he visto hasta la fecha.

Si os apasiona el dibujo vectorial pero vuestra economía no os permite invertir el dinero que cuestan Inkpad o Affinity Designer, esta es vuestra app sin duda.

Anuncios

Affinity Designer para iPad

Deja un comentario

Affinitty.jpg

Hace unos años escribí un post con mi opinión acerca del software Affinity Designer, un software al que muchos proponían como una alternativa a Adobe Illustrator. Como ya dejé escrito en aquel post, la impresión que entonces me dio Affinity Designer fue muy buena. Si bien sus prestaciones no podían compararse con las de Illustrator tenía todas las funciones necesarias para crear grandes ilustraciones vectoriales. Reconozco que si no he utilizado mucho Affinity Designer desde que compré la licencia no fue porque no me gustara sino porque ya trabajaba  con Illustrator en mi ordenador y, sinceramente, teniendo Illustrator y conociéndolo bien no veía la necesidad de utilizar Affinity.

Ahora bien, eso cambió cuando me enteré que había aparecido una versión de Affinity Designer para iPad. Lo cierto es que en iPad ya había probado muchas herramientas de dibujo vectorial y la única que me convencía era Inkpad, así que no dudé un momento en instalar en mi iPad Pro Affinity Designer tan pronto supe que estaba disponible.

Reconozco que mi sorpresa fue mayúscula al descubrir que la versión de este software para iPad era prácticamente idéntica a la versión de escritorio. Eso era algo nuevo para mí pues hasta la fecha siempre había visto versiones “light” de las aplicaciones originales de escritorio corriendo sobre tablet, como el caso de Auto Desk Sketchbook pro o Art Rage. Supongo que la mejora del hardware en el iPad pro ha facilitado que pueda realizarse esta traslación del software del ordenador a los dispositivos manteniendo prácticamente el 100% de prestaciones. Y es que las únicas diferencias apreciables son leves modificaciones en el interfaz para adaptarlo mejor al medio touch. Espero que la portabilidad de Photoshop a iPad que se ha prometido para este año se haga con la misma excelencia, los previos que hemos podido ver hasta ahora así parecen mostrarlo.

Como dije antes, en el ordenador mi utilización de Affinity Designer ha sido escasa al tener Illustrator instalado pero en iPad está ocurriendo todo lo contrario. Al no existir Illustrator para iOS esta herramienta es lo más parecido a tener illustrator en tu tablet. Sus prestaciones no son las mismas que las de la aplicación de Adobe pero son muchas más que la de Inkpad que, como dije antes, era lo más parecido a Illustrator que había hasta ahora.

El caso es que ahora estoy dedicando mucho más tiempo a trabajar con esta app en mi iPad y os puedo asegurar que, a día de hoy, es la mejor opción del mercado para trabajar en dibujo vectorial sobre un dispositivo móvil. La inversión que supone (alrededor de 22€) está, en mi opinión, plenamente justificada (al menos hasta que aparezca Illustrator para iPad :-D). Os lo recomiendo.

En la imagen que abre este post podéis ver una de mis últimas ilustraciones con esta estupenda app.

Adobe adquiere Allegorithimic

Deja un comentario

allego

Adobe ha anunciado hoy que adquiere la empresa Allegorithmic.

Como parte de la estrategia de darle cada vez más importancia al 3D dentro de Creative Cloud, algo que empezó en el propio Photoshop o After Effects y que se ha ampliado con aplicaciones como Dimension o proyectos como Aero, Adobe adquiere ahora esta compañía basada en Francia que desarrolla productos de software especializados en la creación de texturas y materiales para utilizar en todo tipo de entornos de diseño 3D como desarrollo de vídeo juegos, cine, arquitectura, publicidad o simulación.

Balls.png

Los productos de Allegorithmic se han utilizado en productos de la industria de los juegos tan importantes como Call of duty, Assasins Creed, o Forza y en películas como Blade Runner 2049, Pacific Rim uprising o Tomb Raider.

Entre los clientes de Allegorithmic están empresas de la talla de Electronic Arts, Ubisoft, BMW, Ikea, Louis Vuitton y muchos más…

Personalmente ya hace algún tiempo que venía siguiendo los productos de esta empresa que me descubrió mi actual manager. Ni el ni yo sospechábamos para nada entonces que acabaría formando parte de Adobe. Me llamó especialmente la atención el producto Substance Painter por la enorme versatilidad que mostraba para colorear objetos 3D además de tener un interfaz que recordaba mucho a las aplicaciones de CC y de tener una buena integración con Photoshop. No obstante en el portfolio de productos también existen integraciones con Unreal, Unity, Maya, 3Ds Max, Cinema 4D o Modo

Substance_Painter_Power.jpg

Así que, pensando un poco y a “toro pasado” tampoco parece tan ilógico que se haya producido esta adquisición. A mí me alegra especialmente porque, como digo, estaba muy gratamente sorprendido con sus soluciones y no puedo esperar a ver como se integran en la familia de software creativo de Adobe ;-).

Más información en https://news.adobe.com/press-release/creative-cloud/adobe-acquires-allegorithmic-leader-3d-editing-and-authoring-gaming

Los límites del yo

Deja un comentario

El otro día mi hija y mi esposa analizaban un montaje fotográfico que habían realizado para unirse a uno de esos “challenges” absurdos que se han vuelto tan populares últimamente en las redes sociales. En este caso se trataba del #tenyearchallenge que consiste en crear un montaje con una fotografía nuestra actual en la parte derecha y otra de hace diez años en la parte izquierda. (que sigo sospechando que quizá no sea más que una iniciativa de las compañías para mejorar los algoritmos de reconocimiento de rostros)

Mi mujer y mi hija decidieron hacer este reto juntas y en la fotografía aparecían ambas en 2009 y 2019 respectivamente. Tan pronto tuvieron el montaje listo mi mujer dudó en publicarlo, no le gustaba el resultado. En el caso de mi hija era evidente el paso de niña a jovencita lozana pero en el de mi esposa los años habían “redondeado” los rasgos de su cara dándole un aspecto que no le convencía.

Yo miré la fotografía y exclamé “estáis muy guapas las cuatro”. Enseguida me sorprendí de mi propio pensamiento y empecé a reflexionar sobre él. ¿Por qué había dicho “las cuatro”? Estaba claro que me refería a mi hija y mi mujer en el presente y sus equivalentes en el pasado, es decir de alguna manera no tenía sentido referirse a las “cuatro” cuando claramente eran sólo dos personas, pero a la vez sí tenía sentido porque lo que yo quería expresar es que las cuatro personas que aparecían en el montaje eras bellas cada una por sus propias características aunque en realidad pertenecieran a dos “yos” que eran los mismos individuos.

Esto me hizo reflexionar acerca de los límites del “Yo”. Hace ya mucho tiempo que tengo claro el carácter ilusorio y mítico del “Yo” antes incluso de leer a Rodolfo Llinars que me despejó la pocas dudas que me quedaban acerca de este tema. Sin embargo los límites del yo es algo que me sigue fascinando.

Está claro que yo soy, desde un punto de vista biográfico o jurídico, la misma persona que el yo de hace 5, 10 o 20 años sin embargo desde un punto de vista de características psicológicas estamos hablando de individuos diferentes, con muchos rasgos comunes obviamente, pero diferentes en muchos aspectos. No eres ni siquiera exactamente igual al mismo/a que eras hace venticuatro horas. No obstante si una persona se encontrara con el yo que eras ayer y tu yo de hoy en la misma sala probablemente no notaría ninguna diferencia. Ahora bien, si se encontrara con tu yo de hace 10 años y con tu yo actual en la misma sala las diferencias serían más que evidentes y no solamente desde el punto de vista físico sino que tras una breve conversación podría detectar matices distintos. Ya no hablemos si comparáramos a tu yo niño, tu yo adolescente y tu yo anciano.

Por lo tanto desde el punto de vista temporal podríamos considerar que durante la duración de una vida son varios los “yoes” que ocupan nuestra identidad. Los “yoes” más viejos incluyen a los más jóvenes a modo de matrioskas rusas. Dependiendo de cada individuo las transiciones de un “yo” a otro serán más degradadas o más abruptas. Todas las personas evolucionan, pero algunas protagonizan hechos clave en su vida que por su importancia o por su carácter traumático marcan un antes o un después en la vida de esa persona y por lo tanto en la propia definición psicológica de esa persona. Dicho de otra forma, en algunos individuos podemos marcar de modo más nítido el cambio de un “yo” a otro mientras que en otros esas transiciones serán más suaves.

Hasta aquí estamos considerando el tiempo como elemento para establecer los límites del yo pero a la que se indaga un poco descubrimos que no es ni mucho menos el único criterio para poder marcarlos. Expongo aquí solamente unos cuantos.

Rol: Hay personas que mantienen un “yo” estable a través de todos los roles que desempeñan a lo largo del día pero no suele ser lo más habitual. Muchas personas cambian completamente su forma de hablar, de actuar y hasta de pensar cuando están en un ambiente profesional, familiar, festivo, académico etc ( eso sin contar a los jugadores profesionales de rol). ¿Hasta qué punto estamos hablando de la misma persona o de una múltiple personalidad no patológica?

Entorno digital: El entorno digital esta entrando con fuerza en las vida de muchas personas, jóvenes y no tan jóvenes. Las RR.SS ocupan parte creciente del tiempo nuestros días.  ¿Hasta qué punto hemos delegado a nuestros dispositivos parte de nuestro ser? Ponemos nuestras fotografías en la nube, contamos intimidades en las redes y en los blogs que hace unos años ni siquiera nos habríamos atrevido a escribir en un diario personal. ¿Esa parte de nosotros que ya no está en nuestros cuerpos sino almacenada en servidores también es parte de nuestro “yo”? A juzgar por el interés que las empresas tienen en acceder a esa información (para conocernos mejor y vendernos cosas) parece ser que sí.  Ya he oído demasiadas veces y de distintas personas  la expresión “cuando me olvido el smartphone en casa parece que me falta parte de mi mismo”. ¿Y tú? ¿Qué tal te sientes cuando te desprendes de todos tus cachivaches y redes digitales? ¿Si mañanas cerraras para siempre todas tus cuentas de redes sociales seguirías notarías alguna diferencia?

Interior/exterior: En muchas ocasiones (en la mayoría de ocasiones diría yo)  la persona con la que hablamos interiormente tiene muy poco que ver con la persona que interactúa con los demás. Tendemos a mostrar un personaje cuando nos mostramos en sociedad que es distinto al personaje con el que mantenemos nuestro diálogos interiores. ¿Cuál de ellos es el auténtico? Mi opinión es que aunque ambos tienen algo de nosotros ninguno de ellos es nuestro auténtico yo.

De hecho pienso que no existe algo así como “el auténtico yo”, una “esencia” pura que se concibe en muchas corrientes espirituales. Más bien pienso que el “yo” es el resultado emergente de la mezcla e influencia de todos esos “yoes” parciales que  hemos citado más la importantísima adición del subconsciente que también determina de forma decisiva como somos y que, por su propia definición, no es accesible al nuestra parte consciente. Obviamente existe una coherencia entre todos estos “yoes” pero ninguno de ellos es el verdadero, de forma parecida a como nuestros órganos vitales funcionando en consonancia forman nuestro cuerpo pero ninguno de ellos representa a nuestro cuerpo en solitario.

En todo caso que mediante la introspección, la observación y otras herramientas de autoconocimiento quizá sea posible poder tener un mapa cada vez mejor definido del paisaje de nuestro yo  incluyendo sus fronteras. Pero es necesario ser humilde, honesto y generoso para aceptar todas las aristas que puede mostrarnos, que no siempre serán agradables. Solamente así podremos llegar a ser conscientes de los límites de todos los “yoes” que componen nuestro ser.

  

Render de personajes en Adobe Dimension

1 comentario

Hoy os traigo los tres últimos trabajos que he realizado con Adobe Dimensions. Se trata de la inserción de personajes 3D que he diseñado en paisajes urbanos por los que he ido pasando.

El diseño de los personajes es original. Los he creado utilizando dos de mis softwares favoritos Strata Design y Zbrush. Las fotografías también las he tomado yo mismo, El cálculo de sombras, iluminación y orientación en perspectiva son calculados automáticamente por Adobe Dimensions basándose en la imagen de fondo. Esta es probablemente una de las funciones que más me fascinan de esta aplicación. Como resultado, la integración de los elementos sintéticos en entornos reales está ciertamente muy conseguida. Aquí os dejos los resultados para que juzguéis por vosotros/as mismos/as.

 

Hug1.png

GumMonster2b.jpg

Render2c.jpg