Hace poco más de un año os estuve hablando acerca del artista Samuel Salcedo que se mantiene como uno de mis creadores preferidos desde que descubrí su obra a través del programa de televisión Blanc sobre blanc.

Pues el destino ha querido, a través de una de sus caprichosas carambolas que ahora omitiré por no venir al caso, que el profesor de la asignatura de escultura de mi hija, que este curso empezó los estudios de Bellas Artes, sea precisamente… ¡Samuel Salcedo! Así que, como os podéis imaginar, no tardé nada en decirle a mi hija que le solicitara permiso a su profesor para que me permitiera acompañarla a su estudio en una de sus visitas académicas.

Y así lo hice. No pude estar mucho tiempo conversando con él por temas de horarios y agendas pero aún así confieso que fue una experiencia increíble ver de cerca el espacio de creación donde un maestro de su categoría da vida a unas piezas tan singulares. En la fotografía que ilustra este post, aparezco junto a él y una de sus últimas creaciones.