Inicio

Preparando el Inktober 2019

1 comentario

Hace casi un año participé en mi primer Inktober, ya sabéis, ese reto ideado por Jake Parker en 2009 y que consiste en crear una ilustración a tinta cada día durante el mes de Octubre. En este link ya comenté cuales fueron mi impresiones.

Se puede dibujar lo que uno quiera pero siempre se edita una lista oficial con ideas por si te quedas en blanco o sencillamente quieres retar a tu imaginación a partir de los términos que sugieren.

Aquí os dejo la lista traducida al español que he obtenido del site notodoanimacion.es

Ya os adelanto que no voy a realizar el reto completo por razones que, en parte, ya explicaba en el artículo que he enlazado al inicio del post, pero básicamente se debe a la previsión de que, muy probablemnte, no voy a tener tiempo y ánimos para completar toda la lista. De hecho mi reto sería realizar al menos cinco ilustraciones. Veremos que sale al final.

Colgaré el resultado en este mismo blog.

Feliz Inktober a todos!!

Anuncios

Psicodelia digital

Deja un comentario

Los enteógenos son un tipo de drogas que se caracterizan por su carácter alucinatorio. Sustancia como el LSD, el DMT, las psilocibina o la mescalina tienen, según cuentan, la capacidad de abrir nuevas puertas a la percepción y hacernos visualizar nuevos mundos dentro (o fuera) de éste llenos de vicos colores y danzantes figuras geométricas. Además se puede aumentar nuestra compresión del tiempo, el espacio y la naturaleza de la existencia misma. Esto es lo que se conoce como el “viaje” o “trip”

Por lo visto son sustancias que no dejan secuelas o efectos secundarios y que sin embargo ayudan a expandir el nivel de conciencia y profundizar en la espiritualidad.

Si te interesa explorar el tipo de realidad al que abren estas sustancias pero no quieres correr el riesgo de tener un mal viaje (que también los hay, antención) siempre te queda la opción de probar este software en línea Deep Dream Generator. Se trata de una serie de algoritmos creados por el progamador Alex Mordvintsev, junto a Christopher Olah y Mike Tyka que permiten crear imágenes con un aspecto totalmente psicodélico a partir de cualquier tipo de fotografía.

Muchos psiconautas veteranos aseguran que las imágenes que se consiguen con algunas de las combinaciones de los ajustes son muy similares a las que han visto en sus viajes enteogénicos. No deja de ser curioso también que tal y como se comenta en este artículo, que cuando se intentó crear una algoritmo para tratar de interpretar y reconocer imágenes de la realidad el resultado fuera algo tan parecido a las imágenes que emergen en el cerebro tras la ingestas de piscodélicos.

Os dejo aquí algunos de los primeros experimentos que he realizado con este software y la imagen de la cual partí para que vosotros mismos podáis comparar. Aunque, lógicamente, lo mejor es que probéis por vosotros mismos con vuestras propias fotos. https://deepdreamgenerator.com/

PSYOne.jpg

PSYTwo.jpg

PSYThree.jpg

The Game of Live o el juego de la vida

Deja un comentario

Hoy me gustaría compartir este vídeo que explica de forma gráfica como funciona el juego de la vida o Game of Life concebido en 1970 por John Horton Conway. Este juego consiste en algo tan simple pero a la vez tan fascinante como crear una rejilla donde cada una de sus celdas puede estar viva (en color negro) o muerta (en color blanco) dependiendo del estado de sus celdas colindantes.

En base a un conjunto muy sencillo de reglas que definen el estado de la celda en la siguiente iteración del sistema se pueden llegar a crear estructuras ciertamente complejas a partir de reglas muy simples. Resulta increíble como algo aparentemente tan austero puede llegar a crear estructuras realmente complejas partiendo de un tablero con apena unas cuantas celdas activadas. Dependiendo de que celdas pintemos al inicio (es decir, de cuales dejemos vivas) se puede crear una sucesión de cálculos que “extiguen” todas las celdas al cabo de pocas iteraciones, u otras que alcanzan estructuras estables al cabo de unas cuantas iteraciones y que ya no varían independientemente de lo que prolonguemos los cálculos. No obstante ciertas figuras crean interesantes estructuras llamadas “Critters” que llegan a exhibir comportamientos realmente complejos y que eran difícilmente predecibles desde un inicio. Entre estos critters están los osciladores que son estructuras que varían entre varios estados de forma cíclica, los gliders que son estructuras que se desplazan por la rejilla siguiendo una dirección definida o los smokers que son estructuras que se desplazan dejando un rastro de “humo” como si de excrementos se tratara. Y todo esto partiendo de una mismas reglas iniciales simples.

La invención de este juego vino a demostrar como la complejidad puede emerger a partir de reglas muy simples como de hecho ha pasado en nuestro universo surgido también de unas reglas iniciales relativamente simples a nivel cuántico pero que ha desembocado en un universo de gigantesca complejidad.

Pero como os digo, es mejor que le echéis un vistazo al vídeo y podréis entederlo mejor.

Mis artistas Low Brow favoritos

Deja un comentario

Hace algunos años descubrí el término Low Brow Art que fue acuñado en EE-UU y también es conocido como Surrealismo Pop. Se trata de una tendencia artística que tienen sus principales intervenciones en pintura e ilustración y que se basa principalmente en la representación de mundos y personajes oníricos, imaginarios e imposibles que describen las fantasías mentales de sus creadores pero desde una perspectiva y pretensiones menos metafísica que sus antecesores de principios del siglo XX y apoyándose en numerosas ocasiones de elementos de la cultura Pop.

Hay múltiples autores alrededor del mundo que se dedican a crear este tipo de imágenes de una forma más o menos declarada. Aquí os pongo una lista de los que serían algunos de mis favoritos.

Mark Ryden

Problablemente el representante más destacado de esta tendencia por méritos propios. En sus ilustraciones suele plasmar sus obsesiones a través de elementos que se repiten como la carne, los símbolos esotéricos y herméticos de diferentes culturas y las figuras de Abraham Lincoln o el propio Jesucristo, todo ello rodeando a figuras de niñas aparentemente angelicales y criaturas extrañas con un estilo de clara intención hiperrealista en entornos también declaradamente Vintage. La combinación de todos estos elementos consigue crear atmósferas realmente inquietantes en sus ilustraciones.

Ryden.jpg

 

Nicoletta Ceccoli

Esta artista italiana tiene muchos elementos comunes con Mark Ryden sobretodo en lo que se refiere en la representación de niñas y jovencitas dentro de entornos que recuerdan ambientes de finales del siglo XIX y principios del XX. Pero el universo de Nicoletta tiene entidad propia, sus atmosferas son, de alguna manera, más suaves pero  igualmente inquietantes ya que se nutre de una estética de cuento infantil para mostrarnos escenas que en muchas ocasiones nos dejan esa sensación tan extraña, y a la vez tan atrayente, que mezcla la admiración con el desasosiego, pues combina elementos inocentes y azucarados con situaciones que pueden llegar a parecer siniestras.

En muchas de sus ilustraciones puede verse la influencia de universos como el de Alicia en el País de las maravillas o el mundo de los juguetes tradicionales.

Ceccoli.jpg

 

Gary Baseman

El mundo del artista norteamericano Gary Baseman se caracteriza principalmente  por sus extraños personajes que se repiten a lo largo de sus ilustraciones con un estilo gráfico muy personal.

Aparte del omnipresente “Toby”, ese perrito con gorro moruno y logotipo de una calavera y un ojo que podríamos considerar como el Alter Ego del propio Gary, son también famosas sus mascotas que expelen leche de sus ombligos o sus ninfas que acostumbran a ser jovencitas que exhiben comportamientos grotescos en muchas ocasiones.

Una vez más, a pesar de un estilo de dibujo claramente inspirado en el cartoon norteamericano, en el mundo de Gary Baseman no faltan elementos no aptos para niños como hemorragias, mutilaciones o comportamientos claramente sexuales de sus personajes. La fascinación de sus ilustraciones vuelve a conseguirse por el contraste entre la estética pop y la representación de situaciones inquietantes. En ellas también se pueden ver la influencia de elementos culturales como el Día de Muertos mexicano o la Semana Santa andaluza.

Baseman2.jpg

 

Matt Dangler

Se trata también de un artista norteamericano. En este caso, este ilustrador se ha especializado en la representación de animales y criaturas místicas que destacan y fascinan no solamente por la elaboración de sus acabados sino también por la extrañeza que ciertamente crean la mayoría de sus engendros fantásticos y mutantes.

Dangler

 

Naoto Hattori

Al igual que el artista anterior, este artista japonés se distingue por la representación de extrañas criaturas y animales que parecen sacadas directamente de un loco viaje con sustancias psicodélicas.

Una de las cosas que más llaman la atención de este autor es el pequeño formato en el que plasma muchas de sus obras en las que, a pesar de ello, consigue un extraordinario nivel de detalle gracias a la utilización de pinceles excepcionalmente finos.

La observación de sus dibujos durante un rato, tratando de captar todos los detalles, es un auténtico disfrute y a veces tienes la sensación de haber tomado una buena ración de psicotrópicos 😀

Hattori.jpg

 

A pesar de que estos cinco autores sean mis favoritos hay muchos otros artistas de este movimiento que también me gustan mucho y a los que quizá dedique un próximo post.

Adobe y Terminator Dark fate

Deja un comentario

 

 

Una vez más, las herramientas de Adobe volverán a participar en una gran producción de Hollywood del cine de acción como en el pasado lo hiciera en películas como Avatar, Deadpool o Spiderman into the Spiderverse.

En esta ocasión la nueva y última entrega de la saga Terminator, “Terminator Dark Fate” será la que se aprovechará de la versatilidad de las herramientas de Creative Cloud, concretamente de Photoshop, Premiere e Illustrator.

El director Tim Miller, que ya trabajó con las herramientas de Adobe en Deadpool, ha declarado:

“Quiero agradecer especialmente a Adobe Premiere Pro, After Effects y Photoshop por proporcionarnos una edición fluida y una experiencia de post-visionado en Terminator Dark Fate“.

 

Procrastinación sí, cronofagia no

Deja un comentario

cronofagia.jpg

En los últimos tiempos se ha hablado mucho de la procrastinación. Si es un concepto que aún no conocéis, os animo a que lo busquéis por Internet, pero en forma resumida podemos decir que es la acción de postergar tareas que debemos realizar y emplear ese tiempo en actividades menos productivas pero que nos son más placenteras o nos exigen menos esfuerzo mental.

Hoy me gustaría introducir un nuevo concepto que es la cronofagia que consiste en dejar que una actividad absolutamente inservible o incluso contraproducente para nuestra estabilidad mental fagotice literalmente nuestro tiempo sin ningún tipo de contraprestación. Una actividad que simplemente nos roba un tiempo que ya no volverá jamás.

Aunque dicho así pueda parecer que el concepto de la procrastrinación y el de la cronofagia sean lo mismo hay importantes diferencias. La procrastrinación en un mecanismo que desarrolla nuestra mente para intentar liberar el estrés que nos causan ciertos tipos de actividad o niveles de auto-exigencia y bien llevada puede contribuir a elevar nuestra creatividad o a eliminar cierta tensión que nos puede dejar en mejor situación para realizar nuestras tareas. En ocasiones hasta podemos descubrir algún tipo de información o interés valioso mientras procrastinamos. En otras palabras, la procrastrinación puede tener efectos negativos en nuestra productividad o no, de hecho hasta puede tener efectos positivos.

La cronofagia sin embargo siempre es negativa y está íntimamente ligada a las redes sociales. Son esos segundos y hasta minutos (en los casos más graves incluso horas) que nos pasamos haciendo scroll en la timeline de Facebook, Twitter o Instagram por citar las más famosas. ¡Atención! no me estoy refiriendo a la exploración de estas redes con la sana intención de informarnos, inspirarnos o hasta chismorrear, sino a ese desplazar el dedo como un zombie sobre la pantalla con la atención dispersa. La información llega a nuestra cabeza de forma semi-consciente, de vez en cuando nos paramos en algún click-bait leemos algún titular o miramos alguna imagen o vídeo que en condiciones normales jamás habría llamado nuestra atención y despertamos de nuevo a la realidad sin apenas recordar lo que hemos visto (si en ese momento nos preguntaran que citáramos la lista de artículos, fotos o vídeos que hemos visualizado seguramente no sabríamos responder con un mínimo de acierto). Simplemente hemos estado en una especie de trance hipnótico que se ha llevado nuestro tiempo para siempre y que no nos ha servido para nada y que incluso en algunos casos nos habrá dejado una incómoda sensación de desasosiego.

Si esa cronofagia se produce durante lo que podríamos llamar “tiempos muertos” mientras esperamos el autobús o a algún amigo que llega tarde a la cita pues el mal no pasa de emplear esos minutos a estar en una fase narcótica (y aún así se me ocurren muchas formas de aprovechar mejor ese tiempo), pero cuando esos minutos los perdemos al levantarnos por la mañana,antes de acostarnos por la noche o, en general, ocupando tiempo destinado a alguna actividad que nos es beneficiosa entonces simplemente estamos regalando tiempo de nuestra vida al vacío más absurdo, nos estamos “comiendo” nuestro tiempo de forma inútil.

Es cierto que cada vez es más habitual emplear el valioso tiempo de la procrastinación en la cronofagia y cuando eso ocurre la noble actividad de la procrastinación pierde lo poco beneficioso que por lo general tiene.

La mente, instrucciones de uso

Deja un comentario

InternalDialog.jpg

La mente es ese invento de la selección natural cuya principal función es “pilotar” al resto del organismo donde reside. Podríamos definirla (de forma un tanto chusca eso sí), como el “software” que genera el cerebro para gestionar el resto del cuerpo de cara a maximizar nuestras opciones de supervivencia.

El software mental de un individuo tipo consta de varios, llamémosle, programas.

Uno podría ser el programa Realidad que básicamente se encarga de leer parte de los innumerables datos que rodean al organismo a través de los sentidos. Con la información captada y con la ya almacenada en tu cerebro, la mente hace una amalgama y “pinta” para ti ese cuadro que llamamos realidad y que, erróneamente, pensamos que es única y la misma para todos.

Otro programa podría ser el Ego. Son toda ese conjunto de instrucciones que te hacen re-conocer como una entidad autónoma y diferenciada del resto de individuos que componen la realidad. Es la que te pinta el espejismo del personaje biográfico que mantiene una coherencia personal a lo largo del tiempo. El ego te hace llegar a creer que tú eres ese personaje y, lo que es todavía peor, que ese “tú” que representa el Ego es el que lleva las riendas de tu organismo, de tu persona y de tu vida. (Una pista; lo más parecido es el niño pequeño subido a un caballo de un carrusel que cree firmemente que es él quien está pilotando el cochecito o el caballo de madera)

Luego está el programa de la consciencia. Está relacionado con el programa anterior. Es lo que te hace re-conocer todo lo que nos rodea. Es el que certifica que sabemos algo, el que levanta acta. La consciencia nos informa incluso de que tenemos un Ego o que estamos pensando o haciendo en un momento determinado . También nos informa de lo que nos pasó en el pasado (los recuerdos) y planifica nuestro futuro (los planes y proyectos). En definitiva es el narrador de nuestra vida y puede llegar a fusionarse en mayor o menor medida con nuestro Ego.

Aparte de estos programas que podríamos calificar de “conscientes” en tu mente existen una infinidad de programas inconscientes. De hecho, la mayoría de neurólogos coinciden en que estos programas son mayoritarios, que la parte consciente es apenas la punta del iceberg de nuestra mente. Obviamente no tienes información de estos programas porque, por su propia definición;  -“inconscientes”- quedan fuera de tu capacidad cognoscible, la consciencia no levanta acta de su presencia ni de su trabajo. Y es una pena, porque son los que definen la mayor parte de nuestra vida y los que afectan de una forma más decisiva a nuestro bienestar y, me atrevería a decir, que a nuestra felicidad.

La buena noticia es que la barrera entre la parte consciente e inconsciente de la mente no es nítida ni infranqueable. Más bien podríamos decir que hay un “degradado” desde la parte puramente consciente a la inconsciente. Lo podemos ver de manera clara en la transición entre la vigilia y el sueño. Con un poco de entreno y observación lo puedes comprobar también si intentas dejar tu mente en blanco. Salvo que seas una de esas personas con muchas horas de entrenamiento en meditación, lo habitual es que empiecen a entrar pensamientos de forma automática y sin pedirte autorización. ¿Quien manda todas esas voces que hablan en tu cabeza incluso cuando no quieres oirlas? ¿Nunca te ha pasado que cuando quieres olvidar algún asunto, recuerdo o persona especialmente desagradable esa vocecilla impertinente te tortura trayéndote ese mensaje una y otra vez a tu cabeza? Pues bien, esas voces son mensajes que llegan de algunos de los programas que residen en tu parte inconsciente y que regulan probablemente más del 90% de tu comportamiento. Muchos estudiosos del tema llaman a ese programa la “mente del mono” en el sentido de que los pensamientos que generan se comportan como un mono que salta sin parar de una rama a otra sin sentido aparente.

Por todo eso pienso que la famosa sentencia “Conócete a ti mismo” que coronaba el pronaos del templo de Apolo en Delfos en realidad lo que estaba tratando de decirnos era que aprendiéramos el funcionamiento de nuestra mente, que nos hicieramos con sus “instrucciones de uso”.

Y es que si nos familiarizáramos con el funcionamiento de estos programas de la mente podríamos llegar conseguir que una mayor región de dichos programas pasaran a la zona consciente. Pretender que toda nuestra mente actúe de forma consciente no solamente no tiene sentido sino que tampoco es deseable. Está muy bien que muchos procesos de nuestra mente se automaticen en el inconsciente (¿Te imaginas lo incómodo que sería que cada vez que condujéramos un automóvil, que leyéramos un texto o nos llevaramos una cuchara a la boca fuera como cuando estábamos aprendiendo a hacerlo?) pero estaría igualmente bien que pudiéramos observar desde cierta distancia muchas de nuestras reacciones, emociones y sentimientos y, sabiendo que programas inconscientes los provocan y moldean, pudiéramos intervenir en dichos programas para que actuaran en pro de nuestros intereses y nuestro bienestar.

Pienso que a esta alturas ya son pocos los que dudan que una parte nada despreciable de nuestro sufrimiento es causada de forma endógena por los pensamientos nocivos que causa nuestra propia mente (la gran parte de veces de forma inconsciente). Es por eso que pienso que vale la pena invertir tiempo en tratar de descifrar cómo trabaja ese “software” mental y aprender a “hackearlo” en cierta medida para que contribuya a nuestra felicidad o, al menos a nuestro sosiego o al cumplimiento de nuestros objetivos. En realidad se trata, como ya he insinuado antes, de aprender de la manera más clara posible cuáles son esas instrucciones de uso para re-programar nuestra mente de forma que cada vez sea más un aliado que un enemigo.

El cómo hacerlo, desafortunadamente, no es algo que se pueda resumir en pocas líneas de texto, ni siquiera en varios tomos. Gran parte del trabajo a realizar opera únicamente en tu ámbito personal y es solamente a ti a quien te toca adivinar donde están las llaves que dan acceso a los secretos de tu mente. Mientrastanto lo que sí puedes hacer es investigar en los numerosos recursos que hay a nuestra disposición en forma de libros, vídeos, experiencias y conversaciones con otras personas y – lo que es más importante – contigo mismo/a. Pero , insisto es una tarea que no se puede delegar y te toca únicamente a ti llevarla a cabo.

Older Entries