Inicio

Mi contribución a Inktober

Deja un comentario

Pues sí. Este año decidí apuntarme al reto del Inktober para ver que tal resultaba el experimento. Tengo que decir que tengo sensaciones encontradas respecto al Inktober en particular y a este tipo de retos en general.  Por un lado es innegable el interés que tiene el hecho de retarse a uno mismo a producir una ilustración diaria y luego ver los resultados pero por otro lado creo que este procedimiento no es adecuado para todo el mundo. Por una parte depende mucho del contexto en el que te muevas, no es lo mismo para alguien que está inmenso em un ámbito creativo, que trabaje cada día rodeado de herramientas de dibujo y que hacer una ilustración simplemente signifique apartarse un momento de su proyecto habitual y crear otra cosa aparte que, como en mi caso, alguien que desarrolla gran parte de su trabajo realizando actividades muy diferentes y que para ponerse a dibujar necesita encontrar un hueco en un día generalmente atareado y lleno de exigencias profesionales que por lo general poco o nada tienen que ver con el dibujo.

También está el hecho de la personalidad creativa de cada uno. Hay personas más metódicas paras las que ponerse a dibujar es parte de un proceso ya estudiado y donde la motivación se fabrica en el caso de no existir y otras personalidades, como la mía, en las que la inspiración y la destreza está íntimamente ligadas al estado de ánimo y en las que violentar la acción de dibujar cuando no te apetece puede dar a resultados irregulares como puede comprobarse en la muestras.

En cualquier caso me ha gustado el experimento. No me uní el primer día sino que lo hice una vez iniciado el mes y tampoco dibujé todos los días. El año que viene creo que me uniré de nuevo al reto pero dudo que lo haga en la modalidad regular de 1 día = q dibujo sino en alguna de las modalidades alternativas de media maratón o de “un día varios dibujos, otros días 1 dibujo, otros días ningún dibujo”.

Aquí podéis ver los resultados. Algunos los he hecho con tinta de rotulador y otros con tinta digital.

MrMushroom.jpg

2018-10-06 21.12.08-1.jpg

2018-10-07 19.30.04-1.jpg

 

 

2018-10-12 16.25.19.jpg

2018-10-07 20.47.54-1.jpg

2018-10-12 20.38.11.jpg2018-10-07 20.48.30.jpg

Bughouse.jpg

2018-10-12 20.36.04.jpg

2018-10-14 14.33.23.jpg

2018-10-15 10.17.47.jpg

2018-10-19 11.08.00.jpg

2018-10-20 11.35.36.jpg

 

2018-10-20 11.36.04.jpg

 

2018-10-27 18.45.21.jpg

2018-10-28 21.20.44.jpg

2018-10-28 21.20.54.jpg

2018-10-28 21.28.30.jpg

BlackFlower.jpg

IMG_0048.jpg

 

IMG_0049.jpg

 

Anuncios

Adobe se une a la Alianza tecnológica de Netflix

Deja un comentario

netflixlogo

A estas Alturas ya no debe quedar mucha gente que no conozca Netflix, probablemente sea la plataforma de entrenamiento más famosa.

Hace unos días la compañía anunció la creación de una alianza tecnológica cuyo principal objetivo, entre otros, es orientar a los creadores de contenido a encontrar las mejores herramientas para desarrollar su trabajo.

La idea es sencilla;. Netflix certificará con un sello específico aquellos productos, tantos de software como de hardware, que cumplan con sus niveles de exigencia y que utilicen para la confección de sus producciones audiovisuales. De este modo cualquier profesional, estudio o productora ahorrará un tiempo valioso a la hora de buscar en el mercado las mejores opciones disponibles ya que el “sello de calidad” que supondrá estar en el Netflix Post Technology Alliance supondrá una garantía para los potenciales compradores de tecnología. Al fin y al cabo si un producto audiovisual es lo suficientemente bueno para los exigentes estándares de Netflix ¿por qué no lo habría de ser para nosotros?

Pues bien, como ya debéis haber adivinado, uno de los fabricantes que ha sido seleccionado por Netflix es Adobe, concretamente sus productos Adobe Premiere y Adobe After Effects tendrán este sello que supone una garantía de calidad, servicio y soporte. Y es que lo cierto es que estas dos aplicaciones se vienen utilizando desde hace tiempo para la confección de las que seguro serán algunas de tus series favoritas como Stranger things 2, Mindhunter o Wild, wild country.

En los siguientes enlaces puedes ver las fichas que hacen referencia directa a Premiere y After Effects

Más información en https://blogs.adobe.com/creative/adobe-joins-netflixs-new-post-technology-alliance/

Adiós oficina de Torre Mapfre

Deja un comentario

Aunque me uní oficialmente a Adobe como empleado en 2007, empecé a colaborar con ellos en 2005 en calidad de Freelance. Eso quiere decir que estoy acudiendo a las oficinas que Adobe ha tenido en la planta 20 de torre Mapfre, en la villa olímpica de Barcelona, desde esa fecha.

Anteriormente la sede oficial de Adobe Ibérica había estado en la planta 22 de esa misma torre, antes de eso en un centro de negocios de Vía Augusta y aún antes la sede social de Adobe había llegado a ser el domicilio particular de Alfons Sort, el primer director general de Adobe Ibérica que anteriormente lo había sido de Aldus poco antes de que Adobe adquiriera esta compañía.

En dicha oficina llegamos a ser más de 30 personas aunque en los últimos tiempos apenas quedábamos 9 (somos más gente en el equipo de Adobe Ibérica pero el resto trabajan en Madrid o en otras localidades). Hace apenas unos meses se anunciaba que Adobe adquiría Magento, pues bien resulta que Magento tiene unas oficinas en Barcelona donde trabajan más de 60 personas, así que la conclusión está clara: abandonamos las oficinas de torre Mapfre -que en los últimos años estaban francamente infra-utilizadas – para trasladarnos a las oficinas de de Magento e integrar nuestro pequeño equipo barcelonés de 9 personas con el grupo mucho más numeroso de Magento.

Es por eso que he decidido dedicarle este post a las oficinas en las que me uní al equipo de Adobe y donde he estado trabajando desde hace muchos años. Cómo os podréis imaginar son sentimientos encontrados los que uno tiene ante este cambio en tu día a día laboral. Por un lado te ilusiona el hecho de conocer a nuevos colegas y de cambiar de entorno de trabajo (las nuevas oficinas son también fantásticas, quizá les dedique otro post en el futuro) de alguna forma es casi como empezar de nuevo sin dejar la empresa pero por otra parte es muy difícil no sentir nostalgia el abandonar un lugar que ha sido tu hogar laboral durante tantos años (más de 12), donde has pasado tan buenos momentos, has vivido tantas experiencias y has conocido a tantas personas. Un lugar así deja una marca indeleble tanto en tu vida profesional como personal y reconozco que el día que precinté la caja con mis cosas y me despedí de esa oficina para siempre sentí un fuerte nudo en la garganta sabiendo que esas imágenes que tenía en la retina sería la última vez que las vería (la oficina será desmantelada así que definitivamente dejará de existir tal y como la conocíamos).

Sirva pues este pequeño reportaje fotográfico de lo que fueron las oficinas de Adobe Ibérica de 2005 a 2018 como homenaje final a un lugar que siempre tendrá un espacio en mi memoria y en mi corazón. Soy consciente de que no todo el mundo puede decir que recuerda el lugar donde ha estado trabajando con cariño así que también en ese sentido me considero un privilegiado. Quizás cuando veáis las fotografías lo entendáis un poco mejor. (Os pido disculpas por la falta de calidad general de las fotos. Fueron tomadas deprisa y corriendo y apenas si he tenido tiempo de editarlas mínimamente. No obstante funcionan más a modo documental que ilustrativo).

Para los que no lo sepáis la torre Mapfre en un rascacielos que hay en Barcelona justo frente al mar. En la planta 20 estaban las oficinas de Adobe Ibérica.

TM2

Reception.jpg

La recepción de la que, hasta hace pocos días, era la oficina central de Adobe Systems Ibérica.

SalaGaudi.jpg

La Sala Gaudí (Todas las salas tenían el nombre de artistas catalanes famosos de nacimiento o de adopción). Esta era la sala de reunión principal y estaba totalmente equipada con medios audiovisuales. Las bolitas que véis colcar del techo eran micrófonos de forma que en las vídeoconferencias te pudieran escuchar bien independientemente de donde estuvieras sentados. En esta sala celebramos multitud de reuniones internas tanto nosotros como equipos de todo el mundo, también fue el lugar de celebración de múltiples eventos con clientes y partners.

Gaudi2.jpg

Otra vista de la sala Gaudí con sus increibles vistas de la ciudad de Barcelona

Pano2

Y para terminar este bloque dedicado a la sala Gaudí, una vista panorámica de lo que podía verse a través de sus ventanales. Era muy relajante poder trabajar con estas vistas. Sin duda es lo que más echaré de menos.

Trophys

Algunos de los muchos trofeos que fueron otorgados a Adobe Ibérica a lo largo de los años.

PostdeTreball.jpg

El que fue mi puesto de trabajo durante más de 10 años.

cubicles.jpg

Vista general de los cubículos

 

cubicles2.jpg

Durante una época llegamos a ser tantos que tuvimos que ampliar el número de puestos. Por desgracia el catacrack del 2008 acabó con aquel sueño. La empresa hizo reestructuración y el equipo adelgazó notablemente. En los últimos años ha vuelto a crecer de nuevo pero la casi totalidad de nuevos puestos han sido remotos o se han ido a la oficina de Madrid. Reconozco que era un poco triste llegar por la mañana y ver la mayoría de la oficina vacía y silenciosa sobretodo cuando la recuerdas llena de gente y algarabía. Ese sentimiento desangelado será una de las cosas que no echaré de menos.

cuina1

Uno de los offices donde hacíamos el café matutino. Este es el pequeño con vistas a la ciudad de Barcelona. Aparte del café la pequeña nevera estaba llena de aguas y refrescos.

cuina2A.jpg

Este es el segundo office. Más amplio y con vistas al mar Mediterráneo. Aquí es donde comíamos muchos días parte del equipo.

Cuina2C.jpg

Vista opuesta del mismo office. Cómo véis, aparte de la cafetera teníamos lavaplatos, microondas, tostadora, fuente de agua y nevera aparte de unos estupendos posters de Creative Cloud.

Noblesite.jpg

En este lugar también viví momentos de intensa reflexión. Siempre me ha parecido injusto que se excluya a estas estancias tan importantes de los reportajes por su pretendido carácter innoble cuando son la cuna de tantas y tan buenas ideas.

Desp1.jpg

Uno de los despachos privados con vistas al mar. Al fondo se puede divisar el famoso “Hotel Vela” e la Barceloneta.

Desp2.jpg

Otro de los despachos privados. En los últimos tiempos nadie ocupaba estos despachos de forma habitual sino que más bien se utilizaban de salas de reunión adicionales.

salaPetita.jpg

Otra pequeña sala de reunión. En este caso se trata de la sala Miró. Desde esta pequeña sala realicé la mayoría de mis webminars y grabé la mayoría de los video tutoriales de mi canal de You tube,

Box.jpg

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. La cajita con mis cosas lista para ser embalada y despedirme de esta oficina para siempre. Fue un gran placer trabajar aquí durante tantos años. No te olvidaré. Hasta siempre.

El libro que nos lee a nosotros

1 comentario

jppi

Hace unos años escribí un post donde comparaba las ventajas/inconvenientes del libro electrónico frente al libro de papel. Claro que entonces el libro electrónico era algo sensiblemente a lo que es hoy día.

La lectura de un artículo de prensa que hablaba de las reflexiones del pensador Byung Chul-Han (que recomiendo encarecidamente) me acabó de hacer evidente lo que ya hace tiempo que rumiaba. Las actuales tecnologías de analítica y personalización ha conseguido que actualmente más que leer un eBook lo que ocurre es que el eBook nos lee a nosotros tal y como expresa el pensador coreano en sus conclusiones.

Y es que, como muchos lectores de ebooks habrán experimentado, el lector de libros electrónicos (sea un lector como tal o sea un dispositivo móvil como tablet o smartphone) mientras estamos conectados a Internet va enviando constantemente a la red información acerca de nuestros hábitos de lectura que posteriormente serán procesados por un algoritmo que podrá utilizar esa información como considere.

Una de los ejemplos más evidentes son los subrayados compartidos; cuando leo un libro veo un fragmento subrayado pero no por mí, sino por uno o varios lectores que han leído el libro antes que yo. Hasta ahí ningún problema, al fin y al cabo a veces también agradecíamos encontrarnos con el subrayado previo de un libro en la biblioteca, otras veces nos molestaba pero sabíamos que eran riesgos asociados a los libros usados. El problema es que con el libro de papel si quería gozar de un libro sin subrayar y entregarme al descubrimiento bastaba con comprarme ese libro nuevo. Por otro lado puede no interesarme que otros vean o sepan lo que yo he subrayado. En eBook estas decisiones ya están tomadas de antemano, aunque lo compres nuevo, quizá exista la opción de desactivar estas opciones (sinceramente no me he parado a averiguarlo) pero por defecto está activado el subrayado compartido que además te informa de cuantas personas lo subrayaron antes contribuyendo así a la uniformidad de pensamiento.

Claro que este es el menor de los males, una queja quizá algo tiquismiquis pero por supuesto la cosa no acaba ahí.

En base a toda la información recogida el propio lector me sugerirá otras lecturas al finalizar el libro, se supone que relacionadas con mis gustos A priori esto no parece un inconveniente sino más bien una ventaja, pero ¿cuánto tiempo creéis que pasará antes de que el cachivache me interrumpa no al final de la lectura sino en cualquier punto (en el que el determine que estoy especialmente “tierno” para comprar) y me ofrezca no otra lectura sino cualquier otro producto que el algoritmo piense que encaja en mis hábitos de consumo ( y en el tamaño de mi billetera)? ¿Cuándo el hábito de la lectura solitaria, por definición algo intimo, se convertirá en una puerta abierta a la caja registradora de vendedores cibernéticos de todo pelaje?

Quizá sea un paranoico y todo esto no sean más que falsos temores influido, como estoy, por un ambiente rodeado de datos, métricas y algoritmos de marketing digital, pero la idea de tener entre mis manos un robot que analiza todo lo que hago (vaticino que llegará un día que incluso el movimiento ocular será rastreado para adivinar en que palabra nos posamos) mientras leo hace que vuelva a re-plantearme mi cariño por el viejo libro de papel.

Imagen: jppi – Morgue files

La obra de Samuel Salcedo

Deja un comentario

SamuelSalcedo.png

El otro día descubrí a través del programa de TV3 Blanc sobre Blanc a un formidable artista. Se trata de Samuel Salcedo. Aunque empezó su carrera artística como pintor, finalmente ha sido en la escultura donde ha desarrollado su lenguaje y la parte más impactante de su obra. Su trabajo como ayudante de Jaume Plensa seguramente le facilitó este tránsito pues toda la técnica aprendida ha dado sus frutos en las obras de este autor.

Y es que aunque este artista barcelonés utiliza una metodología y una figuración que podríamos calificar de académica y hasta clásica, su actitud gamberra, irreverente e irrespetuosa en la elección de los temas lo convierte en un creador único y rematadamente interesante.

sunii.jpg

Yo ya había visto alguna de sus obra sueltas, que en seguida llamaron mi atención, pero hasta ahora no las relacionaba con una firma. Samuel trata principalmente el tema del rostro y la figura humana. Sus obras a veces son grotescas y hasta inquietantes y otras definitivamente cómicas. En ocasiones juega con elementos de la cultura pop y en otras con la distorsión de los gestos o la yustaposición de elementos  del cuerpo humano con diferentes escalas.

sereshumanos1i2.jpg

Aunque sus esculturas son definitivamente llamativas y cuesta mucho que nos dejen indiferentes, también vale la pena, al visitar su web, repasar sus trabajos en pintura o incluso aquellas obras híbridas donde juega con imágenes pictóricas sobre soportes escultóricos o con relieve.

la Inteligencia Artificial y la Creatividad

Deja un comentario

Hace poco os hablaba de Adobe Sensei, el conjunto de algoritmos de inteligencia artificial y Machine Learning que está desarrollando Adobe.

Durante este año es muy probable que vuelva a hablar de este tema de forma reiterada y también es muy probable que el tema de la inteligencia artificial vaya adquiriendo cada día más importancia en este blog y en la realidad tecnológica habitual. Esto se debe a que la Inteligencia artificial (AI abreviado) es un tema en el que Adobe está poniendo un foco enorme consciente como es de la importancia creciente que dicho fenómeno va a tener en la sociedad en general y las soluciones tecnológicas que desarrolla Adobe en particular.

No en vano esta tecnología se está aplicando a la casi totalidad de areas en las que Adobe está trabajando, tanto en la parte de herramientas creativas como en la parte de gestión de documentos y en las soluciones de experiencia digital.

Que duda cabe que el mundo de la inteligencia artificial es super fascinante por todos los interrogantes que abre, son muchos los analistas que lo consideran la próxima gran revolución tecnológica con la salvedad de que esta va a tener un impacto muchísimo mayor que las anteriores. Como os podréis imaginar éste es un asunto que me apasiona y estoy super atento a todo lo que sale sobre el tema para leer ávidamente sobre él.

No os puedo negar, no obstante que también se trata de un tema que me apasiona y me inquieta por igual (sobretodo si coincide con la lectura de La singularidad está cerca de Ray Kurzweil). La razón de esta inquietud es reflexionar hasta que punto la AI cambiará radicalmente y para siempre el concepto de creatividad. En una reciente demostración que se realizó en la última edición de Adobe MAX, el ingeniero de Adobe que llevaba a cabo la presentación creó un impresionante cartel que mezclaba un montón de elementos gráficos, tipográficos y fotográficos en apenas unos minutos y sin tocar casi el ratón, tan sólo dándole una serie de instrucciones a un prototipo de Photoshop que enviaba peticiones a Adobe Sensei. Y es que en el pasado mes de Diciembre también oí a otro ingeniero de Adobe que afirmaba que en muy pocos años bastará decirle a Photoshop “quiero una imagen con una chica leyendo un libro en una playa al lado de su mascota” para que la aplicación te construya una composición con esos elementos y con una calidad profesional excelente. Además podrás pasarte horas insistiéndole en “cámbiame esto de esta manera”, “muéveme esto un poco más a la izquierda”, “hazlo más luminoso”, “sustituye este elemento por este otro” sin tener que escuchar los bufidos ni las quejas del diseñador.

La pregunta que surge es evidente. Cuándo estas maravillas de la AI se extiendan realizando en minutos o segundos lo que a un artista puede llevarle días… ¿dónde quedará el papel de los profesionales creativos?

Os pongo un ejemplo. La siguiente imagen está compuesta por una fotografía de mi rostro, las dos siguientes son interpretaciones de mi “yo futuro” y mi “yo pasado” creados por una app para iOS que utiliza algoritmos de inteligencia artificial para calcular el aspecto que tuve y el aspecto que tendré.

AIPortraitsVertical.jpg

Probablemente un experto en el manejo de Photoshop podría haber llegado a conseguir resultados similares o incluso ligeramente mejores pero ¿cuánto tiempo hubiera necesitado para hacerlo con su Wacom y toda su experiencia de trabajo con Photoshop? Resulta evidente que incluso el más hábil Photoshop Rockstar hubiera necesitado bastante más que los escaso segundos que ha necesitado el algoritmo de AI apoyado por los servidores que realizan el Cloud Computing.

Es sólo un ejemplo pero en estos ejemplos que también mostré de MAX se puede ver como la AI podrá podrá realizar ilustraciones y probablemente también podrá componer canciones y crear poemas que no tendrán nada que envidiar a las creadas por un ser humano.

Está claro que el debate está abierto. Podemos decir que los creativos pueden dejar de realizar las tareas más “artesanales “y tediosas y dejárselas a los algoritmos mientras ellos se dedican a usar su ingenio para diseñar sus “historias” o expresar sus ideas geniales y que los ordenadores los traduzcan a imágenes, vídeos o gráficos impactantes. Pero entonces surge la pregunta ¿Y quien te garantiza que la AI no será capaz de inventar historias o crear ideas mucho mejor y más rápidamente que tú?

Se habla de que todos estos avances harán aflorar nuevos talentos artísticos que ahora no podemos ni sospechar y que al igual que la cámara de fotos o la cámara de vídeo no acabó con los artistas sino que creó nuevas vías de expresión, tampoco la inteligencia artificial lo hará sino que creará nuevas y fabulosas vías de expresión. No lo negaré pero estaréis de acuerdo conmigo que la situación plantea intrigantes desafíos y presenta escenarios desconcertantes a los que valdrá la pena prestar atención de cerca durante los próximos años.

 

La importancia de trabajo manual

Deja un comentario

Tip.jpg

Aunque nunca he dejado por completo el dibujo a mano en los últimos años mi trabajo artístico ha sido principalmente digital. La parte manual se ha limitado a bosquejar y garabatear sobre papel, una actividad que considero imprescindible en mi caso y que sirve de base para muchos proyectos que acaban tomando forma en la pantalla del ordenador.

Sin embargo el otro día surgió la oportunidad de colaborar en los preparativos de una carroza de Carnaval. Concretamente la colaboración consistía en dibujar y pintar una ilustración sobre unos tableros que irán en los laterales de la carroza. Así que después de 20 años volví a coger unos pinceles para pintar algo en gran formato. La sensación fue muy reconfortante por un lado y muy frustrante por otro. Reconfortante por tener de nuevo la sensación del pincel obedeciendo los gestos de tu mano, ver como la pintura resbala por la superficie, tomar decisiones sin la seguridad del control+Z y en definitiva ver como está trabajando con materia real y no con bits en una pantalla. Pero frustrante por comprobar como los años sin jugar seriamente con los pinceles han hecho mella en mi habilidad para manejarlos y he dado bastantes pasos hacia atrás en ese sentido.

Ambas cosas me hicieron reflexionar. Me di cuenta de lo extraordinariamente agradable que es trabajar con los materiales y con los grandes formatos y lo importante que es mantener un trabajo manual, un contacto directo con la realidad tangible en el ámbito creativo y no a través del interfaz del software.

No me entendáis mal, soy y seguiré siendo un gran entusiasta de las herramientas digitales y mi interés por ellas sigue aumentando cada día, es sólo que como dicen los chicos de Vasava en una de las tarjetas con me obsequiaron esta Navidad (Gracias Vasava!) “Deja la pantalla de tu ordenador y ensúciate las manos” Y que razón tienen!!. Ensuciarte las manos te da una perspectiva global del proyecto creativo y ensancha tu visión y tu libertad a la hora de tomar decisiones incluso en trabajos que serán creados bajo el medio informático.

En ese sentido mi hija me da una gran lección. A diferencia de mí, ella ha crecido con ambos mundos, el analógico y el digital, compitiendo en igualdad de condiciones por su atención hasta el punto de que ella no acaba de ver una frontera clara de separación entre uno y otro y mezcla y gestiona ambos como un solo continuo.

Aunque el dibujo a lápiz y bolígrafo en pequeño formato, que nunca abandoné, también te permite mantenerte en contacto con el medio manual, la intensidad que te proporciona es distinta a la que surge de enfrentarte a un formato mayor con pintura y tela, cartón o madera como soporte. La pintura es mucho más física mucho más visceral, tiene una relación más vigorosa con el medio y con tu propio cuerpo.

Me temo que mis actuales ocupaciones no me van a permitir dedicarme de nuevo a la pintura con la intensidad que me gustaría, al menos por el momento pero sí que la lección aprendida me va a servir para tener más en cuenta el elemento manual en mis flujos de trabajo y sobretodo en mis vías de investigación creativa.

 

Older Entries