Inicio

Mi experiencia con iPad pro

Deja un comentario

ipadpro.jpg

Los que habéis seguido de forma más o menos regular el blog sabéis que una de mis obsesiones es encontrar la máquina de dibujar definitiva. Aquí algunos post donde hablo de ello.

https://uklanor.wordpress.com/2007/11/04/nueva-wacom-cintiq-12-wx/

https://uklanor.wordpress.com/2011/09/02/inkling-de-wacom-este-producto-promete/

https://uklanor.wordpress.com/2013/09/02/cintiq-companion/

https://uklanor.wordpress.com/2009/11/27/lo-mejor-de-los-dos-mundos/

https://uklanor.wordpress.com/2011/07/12/dibujando-pajaros-una-comparativa-de-diferentes-dispositivos-como-gadgets-de-dibujo/

Hasta hace poco confieso que no acababa de encontrar esta máquina porque a pesar de haber muy buenas opciones en el mercado no había ninguna que cumpliera a la vez con todos los requisitos que le pedía a ese hipotético dispositivo. Los que había o no eran suficientemente ergonómicos o tenían una resolución inadecuada o una potencia insuficiente.

Pero entonces apareció en el mercado el iPad Pro y de nuevo despertó mi curiosidad. Lo cierto es que al principio no las tenía todas conmigo porque pensaba que acaso llegaba demasiado tarde. El iPad original, como sabéis, no traía stylus o un dispositivo equivalente que permitiera la motricidad fina, indispensable para dibujar. Ahora Apple solucionaba ese problema introduciendo una combinación perfecta con el Apple pencil y el iPad Pro, pero en el mercado ya hacía un tiempo que venían vendiéndose bastante bien equipos como la Wacom Companion o la Microsoft Surface que ofrecían la posibilidad de dibujar con un lápiz desde el principio, de ahí mis dudas.

Por suerte tuve la oportunidad de probar un iPad pro y en seguida vi que no había color. No me entendáis mal, tanto la Wacom Companion como la Surface son máquinas estupendas, el programa es que el software de dibujo que manejan tiene un interface que fue concebido para trabajar en un entorno de escritorio y eso se nota a la hora de desenvolverte con el stylus en la pantalla. No es confortable y al cabo de un tiempo es hasta molesto trabajar así (sí, es cierto que aplicaciones como Illustrator tienen interfaces “touch” pero ese tema casi es mejor olvidarlo porque se trata de una versión muy reducida del set de herramientas originales que lo convierte en una app bastante peor que Adobe Draw para iPad, por ejemplo y en la práctica sencillamente no es usable). La ventaja de que las apps para iPad hayan sido diseñadas desde el origen para un entorno “touch” hace que el trabajo con el Apple Pencil sea ágil y hasta divertido. El manejo del Apple Pencil es excelente. La potencia de la CPU también permite trazar líneas sin prácticamente ninguna espera y la sensación es increiblemente buena.

La única pega que le veía al modelo inicial de 12 pulgadas es que era demasiado aparatoso para transportarlo de aquí para allá en mi mochila y poder llevarlo a cualquier parte,como un cuaderno, para dibujar. Aunque esto era un problema mío personal no una pega que lo convirtiera en peor máquina de dibujo.

En Julio adquirí un modelo de 9 pulgadas y os puedo garantizar que no puedo estar más contento. Estoy disfrutando mucho dibujando con él. Para ser una máquina de dibujar aún mejor simplemente es necesario que vaya mejorando el software que hacen para ella, pero esto es algo que tiene fácil solución y cada día puedes más y mejores opciones en al App Store.

Lo único que le haría falta para ser un dispositivo de dibujo prácticamente perfecto es que pudiera dibujarse a plena luz del sol, lo que hoy no es posible de hacer cómodamente. En el mercado han surgido algunas alternativas que apuntan tímidamente en esa dirección como  la tablet de e-paper reMarkable pero que considero que tienen un precio excesivo para el conjunto de prestaciones que ofrece.

remarkable-frontpage.jpg

30 aniversario de Illustrator

1 comentario

AI.jpg

Un 19 de marzo de 1987, hace ahora 30 años, una entonces incipiente empresa llamada Adobe lanzaba al mercado una prometedora aplicación para el relativamente nuevo Apple Macintosh.

Esta aplicación permitía editar de forma visual el código PostScript, un código inventado por los fundadores de Adobe que permitía crear trazos y dibujar bellas fuentes tipográficas para imprimirlos sobre impresoras láser utilizando ordenadores Apple Macintosh para su proceso.

Con Illustrator era posible trazar estas líneas de forma visual a través de un interfaz gráfico que luego el ordenador transformaba en código de impresión. En otras palabras, Illustrator permitía elaborar ilustraciones digitales no basándose en pixeles sino en descripciones matemáticas de rectas y curvas lo que proporcionaba una calidad gráfica muy superior a los “escalonados” dientes de sierra de una imagen basada en pixeles.

Desde entonces hasta ahora ha pasado mucho tiempo (30 años, ya digo) y la aplicación ha evolucionado muchísimo  siendo todavía a día de hoy una herramienta imprescindible para el ilustrador digital.

Sirva este post como pequeño homenaje de aniversario a una aplicación que he venido utilizando ininterrumpidamente desde la primera versión (sí,como lo oís, desde hace 30 años, …bueno, en realidad en mi caso desde hace 29). Para celebrarlo os pondré un listado con curiosidades del programa que quizá no todos conozcáis.

  • Las primeras versiones de Illustrator únicamente permitían trabajar en modo alámbrico. Para ver las ilustraciones con atributos de contorno y relleno era preciso pasar a modo pre-visualización donde la imagen no era editable.
  • Las primeras versiones de Illustrator fueron únicamente para Macintosh. La versión 4.0 fue la primera para Windows pero únicamente apareció para esta plataforma. La primera versión que apareció para ambas plataformas fue la versión 5.0
  • La figura que se utilizó originalmente para representar a Illustrator fue la Venus de Botticelli. Probablemente esto era debido a que John Warnock, unos de los fundadores de Adobe y el principal padre de la criatura es un gran admirador de la cultura del Renacimiento italiano.
  • Illustrator fue la herramienta de dibujo vectorial que se impuso en la mayor parte del mundo con la excepción de países como Italia, España o Portugal donde la presencia del fabricante Aldus y su software de dibujo vectorial FreeHand fue anterior a la llegada de Adobe. Posteriormente Adobe adquirió Aldus y sus empleados pasaron a ser empleados de Adobe. Altsys, la compañía que originalmente diseñó Freehand, pasó entonces a ser parte de Macromedia, compañía que en 2005 sería fusionada también con Adobe suponiendo esta vez el fin definitivo de FreeHand y el liderazgo de Illustrator.
  • Muchas de las nuevas funciones de Illustrator a partir de la versión CS3 eran funcionalidades que previamente había tenido Freehand
  • Casi un 75% de ilustradores reconocen no saber utilizar más que un set de herramientas básico de Illustrator
  • Las primeras demostraciones de Illustrator eran hechas por el propio John Warnock, uno de los fundadores de Adobe.
  • La versión actual de Illustrator CC puede abrir todavía documentos de la versión 1.0 y con la actual versión podemos crear documentos que pueden ser abiertos en la versión 3

Aquí tenéis un vídeo mítico de una de las primeras demostraciones de Adobe Illustrator 1.0 por John Warnock. Uno de los fundadores de Adobe. En aquellos años los tutoriales como éste de distribuían a través de cintas de vídeo VHS.

Creación de texturas a través de fusiones en Illustrator CC

Deja un comentario

 

.

En este minitutorial podemos ver como utilizar una divertida y sencilla técnica inspirada en los tutoriales de la reconocida diseñadora danesa María Grønlund para crear texturas a partir de la función de fusiones en Illustrator.
Si estías interesados en conocer la obra de Maria Grønlund, aquí os dejo su Portfolio en Behance https://www.behance.net/mariagroenlund

Creación de mallas de degradado en Illustrator CC

Deja un comentario

.

La creación de malas de degradado en Illustrator sigue siendo una de las grandes desconocidas a pesar de que esta herramienta ya lleva muchos años en la aplicación. La razón es que es una herramienta que suele causar respeto porqué asociamos las imágenes complejas y fotorrealistas que se acostumbran a crear con ella con un proceso de aprendizaje complejo. Nada más lejos de la realidad.

Este tutorial pretende introducir esta función de una manera muy simple para que aquellos que aún no se hayan atrevido a dar el paso puedan comprobar que se pueden obtener buenos resultados de forma rápida y sencilla.

Adobe Illustrator: Easy to play, hard to master

Deja un comentario

screen-shot-2016-10-28-at-15-41-40

.

El otro día, durante un taller de Illustrator que estuve impartiendo a un grupo de ilustradores una alumna me preguntó acerca de la dificultad del manejo de Adobe Illustrator para crear ilustraciones. Me vino entonces a la mente el enunciado de la ley  Bushnell: Easy to play, hard to master (fácil de jugar difícil de dominar)

Aunque esta sentencia fue pensada para los vídeo juegos creo que también podría ser perfectamente aplicable a Illustrator. Lo que quiero decir es que con una mínima guía o instrucción podemos empezar a dibujar con Illustrator y conseguir resultados bastante buenos, ahora bien, para conseguir ilustraciones realmente espectaculares (similares a las que podéis ver aquí) es cierto que hay que dedicar muchas “horas de vuelo” y estar dispuesto/a a errar incontables veces. La buena noticia es que esta aplicación es muy agradecida y como, conociendo las técnicas y trucos adecuados, te permite realizar buenas ilustraciones, es muy sencillo mantener la motivación e ir avanzando poco a poco un modo muy satisfactorio de forma que el “virtuosismo” llegue a conseguirse de forma natural, eso sí, si realmente te apasiona el dibujo y no te importa dedicarle muchas horas. Si te conformas con obtener unos resultados simples pero decentes, entonces bastará con unas cuantas horas de entrenamiento. Con la guía adecuada la curva de aprendizaje es muy rápida.

Adobe Stock para colaboradores

Deja un comentario

contributor

Aunque Adobe Stock como servicios de imágenes y vídeos de stock ya está disponible desde hace bastantes meses con un fondo de más de 45 millones de activos, hasta ahora no había forma de colaborar enviando ficheros directamente a la plataforma.

Si querías vender las licencias de utilización de tus fotografías, vídeos o ilustraciones debías hacerlo a través de la web de Fotolia que, como mucho sabréis, fue la empresa que adquirió Adobe para crear Adobe Stock.

Pues bien, desde hace unos días ya es posible enviar contenido a Adobe stock a través de la URL https://contributor.stock.adobe.com . Si eras antiguo colaborador de Fotolia durante el proceso de alta como colaborador será posible fusionar ambas cuentas en uno, pero ¡ojo! debes prestar atención en este punto pues si te equivocas y no realizas bien el proceso habrá dos cuentas de colaborador (una para Fotolia y otra para Adobe Stock) y no será posible dar marcha atrás.

La cuenta de colaborador de Fotolia, para aquellos que ya estuvieran enviando material, seguirá activa y se podrán subir contenidos indistintamente desde ambas plataformas aunque el portafolio de artista será el mismo.

No obstante, el interfaz de colaboración de Adobe Stock ofrece un interfaz renovado respecto al clásico de Fotolia. Entre otras destaca la característica del “auto tagging” que añade tags de forma automática a la imagen o el vídeo que estés subiendo en base al análisis que un algoritmo de IA realiza del documento. Posteriormente el autor podrá confirmar, modificar o eliminar dichas etiquetas, pero sin duda representa un tremendo ahorro de tiempo y trabajo aparte de ayudarnos a sugerir etiquetas que de otro modo nos pasarían desapercibidas. Por lo demás el interfaz es bastante intuitivo y aunque aunque aún se echan algunas opciones en falta, no hemos de olvidar que se trata de una versión beta y que nuevas mejoras están por llegar a buen seguro.

En resumen una característica que muchos echábamos de menos en Adobe Stock para ser una plataforma no únicamente para buscar y adquirir contenido sino también colaborar con nuestra humilde aportación y a cambio tener unos ingresos, que siempre va bien.

Por cierto, aquí podéis ver mi portafolio. https://stock.adobe.com/es/contributor/204773821/uklanor

Menos es más en dibujo vectorial

Deja un comentario

La ilustración es una disciplina apasionante por muchas razones. La capacidad de transmitir emociones a través del dibujo es algo para lo que algunos/as tienen especial habilidad pero que puede estar al alcance de todos con la suficiente práctica y dedicación.

La ilustración digital no es ninguna excepción, y dentro de esta variante, la ilustración vectorial que podemos realizar con aplicaciones como Adobe Illustrator tiene unas características propias que permiten conseguir resultados sorprendentes con una relativa economía de medios.

Y es que, en mi opinión, lo difícil no es conseguir un resultado satisfactorio con la aplicación de múltiples efectos y detalles, lo realmente complicado es conseguir transmitir una emoción con un número de elementos muy reducido.

Este tipo de ilustración minimalista es realmente difícil de manejar, o por lo menos lo es para mí, pues cuando se trata de expresar algo con unas pocas formas geométricas no basta con la técnica, hay que tener ese tipo de sensibilidad que te permite conectar con una parte de ti mismo capaz de reflejar una sensación no traducible a palabras.

Esta ilustración que realicé hace pocos días podría ser un ejemplo de lo dicho.

screen-shot-2016-09-27-at-11-01-14

 

Fijaos que la cantidad de vectores utilizada es mínima. La estructura es realmente simple. Pero una vez se le aplican los atributos de color queda algo así.

screen-shot-2016-09-27-at-11-01-30

Como podéis comprobar el uso del color se reduce a tres tonos, blanco, negro y gris, pero son más que suficientes para lograr transmitir el sentimiento de soledad y melancolía que estaba implícito en la idea original de la ilustración.

Cuando elaboro un proyecto como éste aunque siempre parto de una idea inicial, se trata de una pensamiento vago y en un estado que podríamos considerar difuso. Es conforme voy trazando vectores sobre el lienzo conforme empiezo a ver las formas que deben ir en cada posición específica del encuadre. Es un proceso curioso y casi mágico, pues me atrevería a decir que interviene casi en igual medida los dos hemisferios cerebrales, el izquierdo encargado del lenguaje y del razonamiento intelectual y el derecho responsable de las emociones y los sentimientos que no pueden expresarse verbalmente.

Es por eso que estas ilustraciones con un número de elementos mínimo no puede crearse de cualquier manera si se quiere transmitir algo con ella y que sea algo más que un conjunto inconexo de curvas. Al menos en mi caso necesito estar en un estado de animo determinado que me permita modular los mínimos elementos y colocarlos en la cantidad y la situación exacta hasta saber cuando el resultado es el correcto. Y esto es algo que se conoce de un modo bastante intuitivo, casi inconsciente.

¿Y a vosotros, os transmite algo este tipo de ilustración?

Older Entries