Inicio

Todos los pinceles de Kyle Webster ahora disponibles para usuarios de Creative Cloud.

Deja un comentario

KBJA

 

Pues sí, finalmente hace unas semanas Kyle entró a formar de la plantilla de Adobe y eso supone una muy buena noticia para todos los creativos.

De entrada todas las colecciones de pinceles de Kyle, que estaban entre los objetos de deseo de la mayoría de artistas digitales, pasan a formar parte de Creative Cloud y están a la disposición de cualquier usuario sin coste adicional. Puedes ir a la web y descargarlos desde https://www.adobe.com/es/products/photoshop/brushes.html . Una vez descargados ya podrás añadirlos a tus colecciones de pinceles de Photoshop o Adobe Sketch.

PincelesKyle

¡Qué bien me lo he asado probando los pinceles Manga de Kyle en Adobe Sketch!

Por otra parte, la incorporación de Kyle nos garantiza que tendremos pronto nuevas y excitantes colecciones de pinceles ya que ahora dispone de todas sus horas laborables para desarrollar nuevas ideas dentro de Adobe. Bienvenido Kyle!

kyleansus.png

Con Pepa Porta y el bueno de Kyle en el OFFF de este año en Barcelona.
Anuncios

Tutorial: Creación de copa de árbol con Illustrator

Deja un comentario

 

Utilizando las herramientas adecuadas Illustrator nos permite ahorrar un montón de tiempo dibujando elementos aparentemente complejos como la copa de un árbol frondoso. En este tutorial se explica como podemos dibujar copas de árbol en apenas minutos gracia a los pinceles personalizados de motivo. En un próximo tutorial explicaremos como realizar los troncos y las ramas de un modo similar.

Mi experiencia en el mundo del Stock

Deja un comentario

Stock.png

Aunque me di de alta como contribuidor en webs como Fotolia hace años, lo cierto es que mi participación activa en el mundo del microstock comenzó en el año 2016.

Cuando digo participación activa en realidad me refiero a subir algo cada mes. Mi ocupación en Adobe no me permite dedicarle mucho tiempo a la creación de imágenes así que no puedo decir ni mucho menos que sea un stocker profesional pero si me gustaría compartir con vosotros mi experiencia en estos meses en los que voy colgando imágenes y vídeos con cierta regularidad.

Me decidí a dedicarme a la imagen de microstock después de acudir a una interesantísima charla de Víctor Torres en Madrid dentro de un evento de Foto España patrocinado por Adobe. Es casi imposible no contagiarse de la pasión de Víctor cuando habla del mundo del microstock y su dedicación a él.

Lo cierto es que en ninguna de las agencias de Microstock en las que participio tengo colecciones muy extensas. En Adobe Stock y Shutterstock que es donde más material cuelgo, tengo poco más de 400 imágenes en el momento de escribir estas líneas (en el resto aún tengo menos). Así que no esperéis consejos de un experto sino más bien las impresiones de un aficionado.

Aunque he colgado de todo, fotografías, ilustraciones, vídeos y vectores lo que más tengo a la venta son vectores que compondrán un 80% de mi portafolio de stock y que es también, por razones obvias, lo que más vendo. De hecho vídeos aún no he vendido ninguno (aunque también es de lo que menos tengo). Por eso los comentarios que siguen a continuación están centrado en este tipo de ficheros de microstock.

No voy a hablar ahora de los requerimientos técnicos y las características que deben tener los vectores de microstock porqué ya tenéis blogs como los de Jesús Sanz o  Beatriz Gascón que lo explican muy bien. Simplemente quiero compartir mi experiencia y me gustaría subrayar el hecho de que no es más que eso, mi experiencia en el mundo del microstock; ni pretendo sentar cátedra, ni pretendo que lo que aquí afirmo se pueda considerar como una consejo universal si quieres dedicarte a ganar dinero creando este tipo de dibujos. Si algo he aprendido durante este tiempo dedicándome al microstock es que no hay reglas universales y lo que a un autor le funciona a otro puede no hacerlo. El microstock no es una ciencia exacta y las agencias que aceptan o rechazan tus dibujos no parecen seguir unos criterios previsibles -fuera de las exigencias técnicas de los vectores- al menos esa ha sido mi experiencia. Así que, por favor, considerad este artículo como lo que es, la narración de una experiencia personal que en ningún momento intenta ser una guía a seguir.

Si me pongo tan pesado en este punto es que al principio intenté seguir los consejos de varios blogs y foros de microstock en lo referente a los temas y los estilos de las imágenes y lo cierto es que no me funcionó casi ninguno de ellos (y los que lo hicieron intuyo que fue más por casualidad que por una razón fundada). Simplemente me da la impresión que la mayoría de “stockers” tiende a universalizar su caso particular. Por ejemplo, venden  tres imágenes de iconos de flechas en en la misma semana y piensan “jo**r, que bien se venden las imágenes de flechas” cuando a lo mejor simplemente lo que ha ocurrido es que esa semana ha dado la casualidad que alguien necesitaba imágenes de flechas y ha comprado las tres después de probar con varias (el precio de las imágenes de vectores no es muy elevado) o mejor aún han sido puro y duro azar (más abajo cuento un caso relacionado con esto)

El caso de los pájaros y el jabón

Un sesgo cognitivo muy habitual cuando te dedicas a crear vectores para stock es pensar que esa ilustración elaborada en la que has invertido mucho tiempo e ilusión -para conseguir un resultado de calidad- se va a vender como churros mientras que hay imágenes que cuelgas simplemente por probar y sin mucha confianza que luego te sorprenden.

Eso fue lo que me pasó con la siguiente ilustración.

birds.png

A esta ilustración le dediqué tiempo para que luciera lustrosa. Me parecía una imagen simpática que podía utilizarse para multitud de aplicaciones relacionadas con la música o la radio. Pensaba que la apariencia de volumen de los personajes y del aparato estaba bien conseguida y que el estilo divertido triunfaría. Pues bien, a nadie parece importarle lo más mínimo esta imagen. Sólo la he vendido una vez.

Con la siguiente ilustración sin embargo pasó lo contrario.

soap.png

Esta pastilla de jabón la realicé en apenas unos minutos. La hice principalmente para comprobar si eran ciertas varias advertencias que escribían muchos stockers acerca del uso de transparencias en stock que era algo que las agencias de microstock rechazaban sin miramientos etc. Así que puse transparencias en las burbujas y probé suerte. Resultó que lo que decían esos stockers era falso (quizá fuera verdad en el momento que ellos lo intentaron) La imagen fue aceptada sin problemas igual que muchas otras imágenes que he colgado luego llenitas de transparencias. El caso es que una vez cumplido su cometido de “sonda” no esperaba mucho más de este vector y ahí lo dejé sin muchas esperanzas puestas en él. Cual fue mi sorpresa al comprobar que se vendía estupendamente. A pesar de ser un dibujo super sencillo se ha vendido docenas de veces y está dentro de mi colección de superventas. ¿Por qué? pues aún no tengo ni idea, pero es así. La sorpresa es mayor cuando compruebas que se ha vendido en lugares del mundo totalmente dispares y sin relación aparente entre ellos.

Contar una historia

En mi experiencia personal si he podido comprobar una de las pocas reglas en las que coinciden tanto muchos artistas del microstock como las propias agencias. Una imagen es mucho más interesante cuando cuenta una historia. No obstante no basta con contar una historia, hace falta que la historia que cuenta sea interesante para el público potencial, que éste se pueda identificar con la realidad del entorno del cliente. Este fue el caso de este conjunto de imágenes que también forman parte de mis ilustraciones más vendidas.

helipig.jpg

Simplemente ilustré de forma gráfica una idea que fue muy popular entre algunos economistas durante la gran recesión; la idea de lanzar billetes desde un helicóptero sobre la población como forma de parar la deflacción de la economía y estimular el consumo.

Hice la versión con las principales divisas. Esta colección de ilustraciones fue un éxito desde el primer día y aún hoy se siguen vendiendo con cierta frecuencia. La versión del yen fue la más popular pero seguida muy de cerca por las otras tres. El cerdito hucha también está a la venta como pieza suelta, pero se pierde en el océano de miles de dibujos de cerditos hucha que hay en stock y creo recordar que tan sólo lo he vendido una vez o ni siquiera eso. El cerdito es el mismo pero lógicamente la historia que hay detrás es lo que cuenta a la hora de convertirla en una imagen más comercial.

La poca fortuna de las predicciones.

Cuando envié las imágenes anteriores intuí que iban a tener éxito y lo cierto es que tuvieron incluso mucho más éxito del que me imaginaba, pero esto es la excepción. Por lo general soy horrible haciendo predicciones acerca de la acogida de una imagen.  Dibujos que pienso que van a arrasar apenas tienen impacto y otros en los que no deposito ninguna esperanza acaban convirtiéndose en superventas, como en el caso de los pájaros y el jabón. En mi caso he comprobado que la complejidad de una ilustración no tiene una relación directa con sus ventas. Hay ilustraciones complejas que se venden mucho y otras nada del mismo modo hay imágenes simples y minimalistas que tienen mucho éxito y otras a las que nadie presta su atención . De hecho no sabría deciros un patrón típico de un superventas. Las agencias de stock suelen publicar cada cierto tiempo sus tendencias basándose en sus cifras de venta y recomendando el tipo de imágenes que pueden tener más éxito, pero la experiencia me dice que ocurre como en el mundo financiero donde “rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras” en mi caso particular siempre que he intentado seguir una moda de stock particular, las imágenes resultantes siempre se han quedado entre las menos vendidas de mi portafolio. Otros “stockers” sin embargo aseguran que este procedimiento les funciona.

Respecto a lo de la predictibilidad os pongo el siguiente ejemplo.

quixotes.jpg

Colgué una imagen de Don Quijote, –la que veis a la izquierda–, y tuvo un éxito discreto así que (listo de mí) pensé “si hago una versión un poco más elaborada del ingenioso Hidalgo, lo petará” y fue así como cree la imagen de la derecha. Pues bien, de esta segunda versión no se ha vendido ni una sola copia mientras que la popularidad de la original de la izquierda ha ido aumentando con el tiempo. Un vez más no tengo explicaciones para ello.

El azar, siempre el azar.

En otras ocasiones simplemente no sabes que rayos ocurre para que, de repente, una imagen se vuelva popular y empiece a venderse después de tiempo en el olvido sin saber muy bien porqué. Es el caso de la siguiente imagen.

FlyingPig.png

Un día dibujé sobre una hoja de papel perdida un cerdo volador. Cuando acabé el boceto me pareció que podía ser divertido pasarlo a vector, así que me copié la imagen en Adobe Draw y de ahí la pasé a Adobe Illustrator.

Ya que la tenía hecha pues aproveché para ofrecerla en las diferentes agencias de stock en las que contribuyo pero sin ninguna expectativa de ventas ya que no es la típica imagen de stock. Me refiero, un director creativo no se despierta por la mañana pensando “tengo que buscar la imagen de un cerdo volador” así que no contaba demasiado con el éxito de esta imagen. Y efectivamente así fue, la imagen permaneció  días, semanas y meses sin generar ni una sola venta tal y como preveía pero de repente una semana se vendió 4 veces durante 2 días seguidos desde diferentes agencias de Stock donde la tengo a la venta. Lo primero que pensé es que había algún cliente que la había comprado más de una vez por error o quizá alguien la compró y algún estudio vecino de la competencia lo hizo también al “espiar” algún proyecto. Lo más sorprendente fue comprobar que había sido vendida en países distantes de continentes y culturas muy diferentes y sin relación aparente entre ellos ¿? También pensé que podía haber sido porque la imagen apareciera en alguna sección de “best sellers” del día, pero este argumento no me cuadraba con el hecho de que las cuatro ventas se habían realizado en distintas agencias de Stock. Durante las siguientes semanas se volvió a repetir alguna venta esporádica y luego volvió a caer en el olvido del que surgió y en el que permanece hasta el día de hoy. Esto que os he contado me ha pasado ya con varias imágenes. Imágenes que pasan mucho tiempo sin venderse y de golpe se venden varias veces en el espacio de muy poco días. Sinceramente es un tema que me intriga pues aún no le encuentro ninguna explicación aparte del puro azar.

La conclusión es que, por mi parte, no me atrevo a daros más consejos que el del trabajo duro ya que aquí si que no hay discusión. Para vender vectores tienes que crear vectores y para vender muchos vectores hay que crear muchos vectores. Este paso quizá no sea suficiente pero sí imprescindible, a partir de ahí puede ser (o no) una cuestión de tener un estilo que enganche, de tener un portafolio extenso, de saber adivinar que tipo de imágenes necesita la gente o de pura suerte. Lo cierto es que no lo se, simplemente tengo que deciros que a mi me encanta crear dibujos de Stock porque me encanta dibujar. Si fuera sólo por el dinero no lo haría pues en mi caso los ingresos son muy pequeños pero si que es muy agradable el chute de adrenalina que recibes cuanto te llega un mensaje o una notificación diciéndote “una imagen tuya ha sido vendida” 😉

La importancia de trabajo manual

Deja un comentario

Tip.jpg

Aunque nunca he dejado por completo el dibujo a mano en los últimos años mi trabajo artístico ha sido principalmente digital. La parte manual se ha limitado a bosquejar y garabatear sobre papel, una actividad que considero imprescindible en mi caso y que sirve de base para muchos proyectos que acaban tomando forma en la pantalla del ordenador.

Sin embargo el otro día surgió la oportunidad de colaborar en los preparativos de una carroza de Carnaval. Concretamente la colaboración consistía en dibujar y pintar una ilustración sobre unos tableros que irán en los laterales de la carroza. Así que después de 20 años volví a coger unos pinceles para pintar algo en gran formato. La sensación fue muy reconfortante por un lado y muy frustrante por otro. Reconfortante por tener de nuevo la sensación del pincel obedeciendo los gestos de tu mano, ver como la pintura resbala por la superficie, tomar decisiones sin la seguridad del control+Z y en definitiva ver como está trabajando con materia real y no con bits en una pantalla. Pero frustrante por comprobar como los años sin jugar seriamente con los pinceles han hecho mella en mi habilidad para manejarlos y he dado bastantes pasos hacia atrás en ese sentido.

Ambas cosas me hicieron reflexionar. Me di cuenta de lo extraordinariamente agradable que es trabajar con los materiales y con los grandes formatos y lo importante que es mantener un trabajo manual, un contacto directo con la realidad tangible en el ámbito creativo y no a través del interfaz del software.

No me entendáis mal, soy y seguiré siendo un gran entusiasta de las herramientas digitales y mi interés por ellas sigue aumentando cada día, es sólo que como dicen los chicos de Vasava en una de las tarjetas con me obsequiaron esta Navidad (Gracias Vasava!) “Deja la pantalla de tu ordenador y ensúciate las manos” Y que razón tienen!!. Ensuciarte las manos te da una perspectiva global del proyecto creativo y ensancha tu visión y tu libertad a la hora de tomar decisiones incluso en trabajos que serán creados bajo el medio informático.

En ese sentido mi hija me da una gran lección. A diferencia de mí, ella ha crecido con ambos mundos, el analógico y el digital, compitiendo en igualdad de condiciones por su atención hasta el punto de que ella no acaba de ver una frontera clara de separación entre uno y otro y mezcla y gestiona ambos como un solo continuo.

Aunque el dibujo a lápiz y bolígrafo en pequeño formato, que nunca abandoné, también te permite mantenerte en contacto con el medio manual, la intensidad que te proporciona es distinta a la que surge de enfrentarte a un formato mayor con pintura y tela, cartón o madera como soporte. La pintura es mucho más física mucho más visceral, tiene una relación más vigorosa con el medio y con tu propio cuerpo.

Me temo que mis actuales ocupaciones no me van a permitir dedicarme de nuevo a la pintura con la intensidad que me gustaría, al menos por el momento pero sí que la lección aprendida me va a servir para tener más en cuenta el elemento manual en mis flujos de trabajo y sobretodo en mis vías de investigación creativa.

 

Nuevos pinceles para Photoshop desde la propia aplicación

Deja un comentario

La semana pasada mi compañera Ana Mesas impartió un webminar muy interesante acerca de las principales novedades en la última revisión de Creative Cloud.

El contenido fue muy interesante, pero una de las cosas que llamó más mi atención fue la posibilidad que existe ahora, para todos los miembros de Creative Cloud, de descargarse muchas de las colecciones de pinceles del famoso Kyle Webster.

Todos estos pinceles están disponibles sin coste adicional a la suscripción. Para conseguirlos tan sólo debemos acceder al menú lateral de la paleta de pinceles y seleccionar el comando “Obtener más pinceles…”

Slect.png

Al ejecutar esta opción se abrirá el navegador con una página específica donde podremos escoger la colección de pinceles deseada y descargarla en nuestro ordenador.

Brushes.png

Una vez descargado el fichero .abr podremos añadir las nuevas herramientas a través del comando de menú “Edición–>Ajustes preestablecidos–> gestor de ajustes preestablecidos…”

Realizar ilustraciones con Emojis

1 comentario

EmojiLandscapeLT

Seguro que más de una vez habéis pensado “¡Qué bonitos son los emojis de Apple!, que bueno sería poder realizar ilustraciones con ellos“, yo al menos sí me lo he preguntado. Lo cierto es que, si tienes un Mac y Photoshop, es posible.

Basta con crear un nuevo documento de Photoshop seleccionar el pane de Pictogramas, Menú Ventana>Pictogramas, y escoger la fuente Apple Color Emoji.

emojis

A partir de ahí basta con seleccionar la herramienta de texto, colocar el puntero en el lugar de la escena deseado y hacer doble clic en el emoji que queramos utilizar dentro del panel. Mediante el tamaño de texto regularemos el tamaño del emoji, lo cierto es que hasta el tamaño 72 se representan bastante bien.

Por cada objeto que queramos colocar deberemos insertar una caja de texto salvo que queramos colocar una hilera de objetos. En la ilustración de ejemplo que he creado, la fila de autos, los árboles y la ciudad de fondo son una única caja de texto dónde juego con el tracking (espaciado entre caracteres) para controlar el espaciado entre los objetos.

Por supuesto podemos seguir utilizando todas las herramientas de Photoshop para transformar los objetos, ordenar capas etc. En este ejemplo yo he eliminado las gotitas de las nubes del emoji original. Para ello es necesario que previamente muestremos o “rastericemos” la capa de texto con el emoji correspondiente con el comando de menú Capa>Rasterizar>Texto.

Las posibilidades son inmensas. ¡Espero que también os animéis a hacer vuestras propias composiciones con Emojis!

Nota: Si trabajáis en Windows también podéis utilizar este método pero con otras fuentes emojis que, para mi gusto, no son tan bonitas como las de Apple, pero, como digo sólo en una cuestión de gustos.

Creación de multitudes en Photoshop

Deja un comentario

 

Una de las tareas más tediosas para un ilustrador es tener que dibujar grupos de personajes en una misma ilustración ya que requiere de mucho tiempo y concentración. Mediante el procedimiento que explicamos en este tutorial descubrirás como es posible crear una multitud heterogénea de personajes con mínimo esfuerzo gracias a las características que incluye Photoshop como los objetos inteligentes, las composiciones de capas, la herramienta de deformación libre o el filtro de licuar.

Older Entries