Inicio

Vida Bola Extra (off topic)

Deja un comentario

Pinball_kakisky_fx

Image: Creative Commons Morguefiles- Kakisky

Seguro que alguna vez te ha pasado por la cabeza la idea de la “vida bola extra”, es decir, que después de vivir nuestra vida se nos dijera que ha sido un ensayo y se nos devolviera a la casilla de salida, al primer día de nuestra vida, para repetirla pero con toda la experiencia anterior acumulada.

Cuando planteo este experimento mental en alguna tertulia la tendencia general de los contertulios es a considerar el hecho como una gran opotunidad para enmendar los errores pasados, no dejar pasar las oportunidades y, -esta vez sí-, realizar la vida de nuestros sueños. En conclusión se considera como algo muy positivo.

Sin embargo yo creo que sería más bien todo lo contrario. Incluso dejando al lado el hecho de la disonancia cognitiva que se produciría los primeros años al tener la mente de un adulto en el cuerpo de un bebé y de un niño, el contar con la experiencia previa no nos garantizaría evitar volver a cometer errores o incluso cometer otros mucho peores.

Para empezar, debido a nuestra condición de “re-visitantes”, sería inevitable realizar pequeños actos diferentes a los de la biografía original. Aunque quisieramos imitar al dedillo los mismos hechos de nuestra primera vida eso sería sencillamente imposible, primero porque no nos acordariamos de la mayoría de detalles, especialmente en los primeros años, y segundo nuestra mente con experiencia nos convertiría -literalmente- en personas distintas a esa que fuimos en la “vida de ensayo”. Los nuevos actos dispararían una nueva línea temporal donde los eventos divergerían con el tiempo hasta situarnos en una realidad totalmente diferente incluso al cabo de pocos días. Los grandes referentes lógicamente serían los mismos, tendríamos los mismos padres y hermanos mayores y es muy probable que nos inscribieran a la misma escuela. Los grandes hechos históricos habrían sido los mismos hasta ese momento pero ahí acabarían las similtudes.

Conforme la nueva línea temporal fuera evolucionando, atendiendo a las teorías de los atractores extraños y la teoría del caos, nuestra biografía original se iría distorsionando hasta situarnos en una nueva realidad, que si bien tendría elementos familiares, sería desconocida para nosotros. Es muy probable además que muchas cosas nos parecieran diferentes a como las recordábamos pues nuestro cerebro almacena los recuerdos “recreándolos” y no haciendo un registro idéntico de la realidad. Nos costaría adaptarnos a esa realidad pues si, como yo, tenéis más de 20 años, volveríamos a un mundo sin wifi, sin Internet, sin móvil ni redes sociales con los que matar los tiempos muertos. Aún en el supuesto de que seas un rara avis que has conseguido mantenerte el margen de la tecnología, el hecho de tener que charlar con personas que ya no conocerías de la misma manera y hablar de temas fuera del registro de tu última realidad recordada haría que, en el mejor de los casos, te sintieras en un mundo extraño. En conclusión, tu yo del pasado estaba adaptado a esa realidad tu nuevo “re-yo” no.

Debido a la concatenación de injerencias de la nueva línea temporal es prácticamente seguro que tus hermanos pequeños no nacieran nunca, nacerían otros distintos en su lugar o podría darse el caso de que no tuvieras más hermanos o que incluso, siendo hijo único en tu primera vida, ahora tuvieras tuvieran más de uno.

De poco serviría pensar “no volvería a salir con aquel/lla capullo/a en el instituto“ o “no me apuntaría a aquella auto-escuela” porque en el nuevo contexto quizá esas afirmaciones ya no tendrían sentido, esa persona no se cruzaría nunca en tu vida o esa auto-escuela fuera totalmente distinta.

Si que es cierto que podrías tomar decisiones de carácter más general como “esta vez no me casaré” o “elegiré otro oficio” pero quizá esa elección serviría para descubrir que con la nueva opción eres aún más desgraciado/a porque cuando una elección nos sale mal siempre tendemos a idealizar la opción contraria sin que ello signifique que la contraria es mejor.

Con el paso de los años y el aumento de la divergencias temporales es muy probable que incluso la propia realidad histórica sufriera alteraciones. Resulta difícil creer que alguien sin importancia como nosotros pueda influir en la historia universal, pero recuerda que la realidad es un fluido totalmente interconectado donde todos los nodos influyen en el resto y al igual que en una nube de humo o en un montón de espuma, cualquier pequeña variación acaba creando una configuración totalmente nueva. Así que ese truco de comprar acciones de Apple Computer al inicio de la historia la empresa o adquirir el número del gordo de lotería que recordamos que tocó tal año no serviría de nada ya que es posible que en esa nueva realidad Apple nisiquiera existiera (Steve Jobs podría ser el líder de una comuna budista o profesor en Stanford por ejemplo) y la probabilidad de que el número de la lotería fuera el mismo estaría muy cerca del 0%. (Tal vez con un poco de suerte para el primer sorteo de la lotería después de tu re-nacimiento la divergencia temporal aún no fuera tan grande para cambiar el número premiado pero aunque hubieras tenido la precaución de memorizarlo ¿cómo te las apañarías con menos de un año para convencer a tus padres de que fueran a comprar ese número?)

Así que nos plantaríamos al poco tiempo teniendo que actuar frente un devenir que en gran medida nos sería tan desconocido e incierto como el de la primera vez pero lo haríamos con una mente ya pre-cargada con prejuicios, asunciones e ideas preconcebidas de un mundo que ya no existiría ni llegaría a existir nunca. En un escenario así es cierto que quizá la experiencia anterior nos ayudaría a tomar mejores decisiones en algunas ocasiones pero la probabilidad de repetir errores e incluso de comerterlos mucho mayores tampoco sería nada despreciable. En pocas palabras; la garantía de que nuestra nueva vida sería mejor que la anterior sencillamente no existiría. De hecho mi opinión es que enfrentarnos al nuevo ensayo con la arrogancia de lo ya aprendido nos pre- dispondría a meter la mata de forma mucho más escandalosa. Quizá si nos dejaran repetir el experimento de forma indefinida al décimo o undécimo intento podríamos llegar a conseguir algo que se pareciera a nuestra vida soñada (aunque tampoco lo creo). En todo caso siempre sería interesante comprobar de que manera nuestras interacciones alterarían la historia universal.

Anuncios

Último post de 2015

Deja un comentario

biblio

 

Y 2015 llegó a su fin. Un año más para este blog y ya son unos cuantos. Teniendo en cuenta que fue creado simplemente como excusa para realizar una demostración de una prestación que, en aquellos entonces, tenía Dreamweaver, no está mal.

Me gustaría acabar el año con una pequeña reflexión. Según un estudio de la revista Science la humanidad creó desde sus orígenes hasta el año 2003 5 Exabytes de información. Pues bien, en 2014 esa misma cantidad de información (5 exabytes) se creó en 6 meses y según los últimos cálculos, en 2015 esa misma cantidad de información se genera cada 48 horas. ¿Alguien dijo singularidad? Para 2016 es imposible prever cuanto tiempo utilizaremos para replicar esos 5 Exabytes pero todo parece indicar que será aún menor.

Para que os hagáis una idea aproximada de la cantidad de información que suponen esas medidas os dejo aquí la tabla de las medidas que ha sido consideradas hasta ahora.

1 Bit
8 Bits = 1 Byte
1024 Bytes = 1 Kilobyte
1024 Kilobytes = 1 Megabyte
1024 Megabytes = 1 Gigabyte
1024 Gigabytes = 1 Terabyte
1024 Terabytes = 1 Petabyte
1024 Petabytes = 1 Exabyte (hasta 2003 la humanidad solamente había creado 5 de estos incluyendo toda la filmografía y toda la literatura universal)
1024 Exabytes = 1 Zettabyte (Hasta ahora la humanidad apenas hasta ahora la humanidad apenas ha creado un par de estos)
1024 Zettabytes = 1 YottaByte
1024 YottaBytes = 1 Brontobyte
1024 Brontobytes = 1 GeopByte
1024 GeopBytes = 1 Saganbyte
1024 Saganbytes = 1 Jotabyte
1024 Jotabytes= ? (Es un número tan aberrante que a día de hoy no tiene sentido siquiera concebirlo)

brontobyte

Lo cierto es que pensar más allá de Zettabytes hoy día es pura ciencia ficción. Algunos fabricantes como HP fantasean con la idea de llegar al Brontobyte de información antes de final de siglo (suponiendo que se pueda fabricar un sistema de almacenamiento capaz de albergar tal cantidad de información), pero lo cierto es que hoy es absolutamente imposible saberlo.

¿Os imagináis llegar a un comercio y pedir una tarjeta de memoria de “32 brontobytes” podríamos guardar en ella no sólo nuestra vida entera sino la de toda la humanidad durante toda la historia e incluso la de varias humanidades alternativas.

Y con este desvarío os dejo por este año. ¡Qué tengáis un feliz 2016!

 

Tecnología Autobot y tecnología Decepticon.

Deja un comentario

logos

Transformers fue una de las series animadas que más me influyeron en mi adolescencia y aún hoy soy capaz de ver un montón de paralelismos entre la serie y la vida cotidiana que me ayudan a comprender el porqué de muchas cosas que ocurren. El último de estos hallazgos tiene que ver en la forma en que la tecnología está influyendo de forma creciente en nuestras vidas.

A estas alturas supongo que todo el mundo sabe que son los Transformers, esos robots extraterrestres que se convierten en vehículos y que popularizó la marca de juguetes Hasbro. No obstante, para aquellos que simplemente conozcáis el nombre y poco más dejadme que os resuma el argumento principal para contextualizar el resto del artículo. Hace muchos años los Transformers llegaron a la tierra procedentes del planeta Cybertron. Por razones obvias, todos transformers aman la tecnología pero están divididos en dos facciones, los Autobots y los Decepticons. Los Autobots están programados para cuidar de si mismos pero también para proteger sus compañeros y a las criaturas y seres de los planetas que visitan. Su prioridad es respetar en la medida de lo posible el ecosistema en el que se encuentren e intervenir lo mínimo en la vida de los seres con los que interactúan salvo para ayudarles en su desarrollo y bienestar. Los Decepticons, sin embargo están programados para protegerse a si mismos y mantener su autonomía y funcionamiento óptimo aún a expensas de otros transformers o de cualquier criatura con la que se crucen. Son individualistas y no dudarán un segundo en liquidar y deshacerse de cualquier obstáculo que se interponga entre ellos y sus intereses. Incluso las relaciones con otros Decepticons se sustenta en una estructura jerárquica basada en el propio interés; un Decepticon será mi aliado mientras sirva a mis propósitos, más allá de eso es tan prescindible como el resto de las criaturas.

A raíz de estas programaciones tan dispares los Autobots y los Decepticons están condenados a vivir enfrentados y andar siempre a la greña los unos contra los otros. Los Decepticons suelen ser más ágiles tomando decisiones y ejecutando estrategias pero suelen dejar a su paso un rastro de miseria y desolación. Los Autobots son más lentos ejecutando sus planes pues evalúan constántemente cuales van a ser las repercusiones de sus actos sobre el resto de criaturas, sin embargo suelen mejorar de la calidad de vida de aquellas especies con las que conviven.

Pues bien, creo que algo similar está ocurriendo con la presencia de la tecnología actual en nuestras vidas. Los avances tecnológicos que han ido surgiendo a lo largo de los últimos siglos pasado se las prometían muy felices en lo referente a librar al ser humano de las tareas más fatigosas y peligrosas que pasarían a ser ejecutadas por máquinas y que en consecuencia nos dejarían a todos los habitantes del planeta con más tiempo libre para dedicarnos a cosechar actividades más nobles y más puramente humanas. Varios autores como Raymond Kurzweil o Luís Racionero han insistido en este punto bajo diferentes enfoques. En los últimos tiempos el avance tecnológico está pasando por un efecto de aceleración innegable que ha influido en nuestros hábitos de vida hasta puntos apenas imaginables tan sólo hace unos años. Aparentemente muchos de los cambios que propicia la tecnolgía nos aportan mayor libertad y amplían nuestras capacidades tal y como pronosticaban autores como los antes citados, pero no es menos cierto que también son cada día más evidentes las consecuencias oscuras de esta misma tecnología.

Y es que, bajo mi punto de vista, los pensadores que han teorizado acerca de las bendiciones de los avances tecnológicos pensaban básicamente en los aspectos “Autobot” de dichos avances y quizá no tuvieron en cuenta los suficiente los efectos “Decepticon” que escondían. Algunos ejemplos

La tecnología y el trabajo

¿Cómo es posible que a día de hoy con muchos más avances tecnológicos y muchos más robots, drones. ordenadores, chips y máquinas de todo pelaje haciendo el trabajo de las personas el problema del desempleo no sólo no haya desaparecido sino que siga siendo una de las cuestiones más preocupantes?

Bajo un enfoque “Autobot” de la cuestión, la plusvalía generada por las máquinas se habría distribuido de forma más o menos equitativa entre la totalidad de la población lo que habría permitido elevar moderadamente la calidad de vida de la mayoría permitiendo disponer de más tiempo y de más recursos a la vez. No obstante existe otro enfoque del asunto, bajo una perspectiva “Decepticon” Aprovechando la eficiencia que otorgan las máquinas muchos individuos poderosos vieron la oportunidad de maximizar sus beneficios. Haciendo trabajar a las máquinas pero haciendo trabajar a la vez en aquellas tareas donde las máquinas aún no son eficaces podremos obtener mayores ganancias. El trabajo combinado de máquinas y humanos (trabajadores) dio lugar al surgimiento de bienes de consumo que hacían cada vez más necesario seguir aumentando la productividad para poder mantener esos mismos bienes de consumo y crear necesidades que hasta el momento nunca habían existido.

No hay que negar que esta estrategia “Decepticon” ha permitido avanzar mucho más deprisa y ha permitido vivir mucho mejor a unos pocos frente a la mayoría de lo que lo habría hecho una estrategia “Autobot” mucho más reflexiva en lo que se refiere a analizar el impacto de los avances, y por lo tanto más lenta en sus avances, pero también más equitativa en el reparto de los beneficios. A cambio la estrategia “Decepticon” ha sido depredadora con los recursos y con las personas (como es su marca de identidad) así que nos encontramos que cada vez más funciones que antes hacían las personas pasan a hacerlas máquinas pero sin haber liberado a los humanos previamente de la necesidad de trabajar para ganarse sus sustento. Resultado: bolsas de desempleo cada vez mayores que  condenan a la marginalidad a factores cada día mayores de la población.

La tecnología Autobot habría repartido las ventajas y la riqueza entre muchos sin embargo la tecnología Decepticon ha terminado por acumular toda esa riqueza en muy pocas manos y apenas a elevado un poco el nivel del resto.

La tecnología y la comunicación

Que duda cabe que la tecnología ha facilitado mucho la comunicación entre las personas. Desde un punto de vista “Autobot” la tecnología nos permiten conectar más fácilmente con nuestros seres queridos, encontrar a amigos olvidados y tener casi siempre a alguien dispuesto siquiera a intercambiar unas palabras de ánimo con nosotros. La tecnología autobot es la que nos permite acceder a cantidades inimaginables de información, conocimiento, música, vídeo y entretenimiento sin movernos de la silla. No obstante también está la cara “Decepticon” de esto. La mayor capacidad de manipulación de la opinión pública por parte de los grupos interesados, la pérdida de la privacidad y el aumento de control sobre la población.

¿Cómo diferenciar la tecnología Autobot de la tecnología Decepticon?

Ahí está la cuestión, prácticamente TODAS las tecnologías pueden utilizarse como Autobots o como Decepticons. Dependerá del uso que le demos. Solamente por poner unos ejemplos.  (de hecho en la serie había varios ejemplos de re-programación de los robots de uno a otro bando)

Twitter puede ser Autobot cuando sirve para organizar a un grupo de personas y  realizar una labor de coordinación en favor de la comunidad, cuando sirve para expresar una opinión mayoritaria de forma rápida, para crear conversaciones enriquecedoras con personas a las que no podríamos acceder de otro modo o para estar al día de lo último que está pasando en un evento al que no has podido asistir, sin embargo Twitter es Decepticon cuando se usa para acosar y amenazar a personas y colectivos, cuando se difunde información con clara intención manipuladora o cuando se lincha o ridiculiza públicamente al alguien.

La cámara de vídeo de un Smartphone es Autobot cuando se utiliza para tener siempre una cámara a mano y poder inmortalizar cualquier detalle de nuestras vidas que queramos recordar. Es Decepticon cuando se utiliza para grabar escenas de peleas os similares que luego utilizaremos para humillar a alguien colgándolas en una web de vídeos.

Un coche sin conductor, cuando esta tecnología se extienda, será una tecnología Autobot si ofrecemos a los taxistas una alternativa a vivir de su vehículo y será Decepticon si los condenamos al paro o a exiliarse de su profesión sin un mínimo de opciones.

Si tu Whatssapp te ha dado más libertad para comunicarte es tecnología Autobot, si cuando se cuelga el servidor de Whatssapp desearías estar muerto porque has hecho depender tu vida social de él entonces es tecnología Decepticon.

En otras palabras, si la tecnología te hace servicio, trabaja para ti es Autobot, si tú estás al servicio de esa tecnología es Decepticon.

Imagen via:http://www.taringa.net/comunidades/transformers/500050/TransFormers-Fans.html

¿Y si Internet llegara a tener consciencia propia?

1 comentario

¿Os habéis preguntado alguna vez que pasaría si Internet alcanzara un nivel de complejidad tal que llegara a tener autoconsciencia de si misma de una forma espontánea?.

Javier rada nos ofrece su peculiar hipótesis acerca de este hecho con un vídeo montaje realmente inquietante y que podría ser perfectamente lo que nos diría/dirá internet cuando pueda dirigirse a nosotros y hablarnos directamente. A buen seguro no os dejará indiferentes.

Favorece.net, la red social de intercambio de favores

3 comentarios

Favorece
..

¿Cuántas veces hemos recurrido a aquel pariente o conocido para que nos echara una mano con alguna tarea de bricolaje doméstico? ¿O hemos salido en busca del amigo informático para que deshaciera el desaguisado que habíamos provocado en nuestro ordenador?. Por otra parte ¿Cuántas veces nos hemos querido deshacer del televisor viejo o del carrito del bebé y hemos buscado a algún vecino a quien pudiera serle de utilidad porqué nos daba pena simplemente lanzarlo?.

Pues bien, os recomiendo que echéis un vistazo a esta web http://www.favorece.net que lleva el tradicional intercambio vecinal de favores a la esfera de la web 2.0.

Favorece.net es una auténtica red social de intercambio de favores. El funcionamiento es muy sencillo; una vez te das de alta como usuario de la plataforma simplemente escoges entre pedir un favor u ofrecerlo utilizando un útil sistema de categorías de favores. A su vez puedes visualizar un listado de favores en activo que puedes filtrar por categorías y localización geográfica.

Me gustan esta iniciativas que aprovechan la tecnología para llevar un paso más allá las buenas costumbres de toda la vida. Conoces gente, pero si además puedes encontrar a alguien que te eche un cable o puedes sentirte mejor ayudando a alguien que sabes que lo necesita pues mucho mejor ¿no?.

Os animo a que os déis de alta (yo acabo de hacerlo hace un rato) y participéis ya que mientras mayor sea el número de participantes mayor será la utilidad de la web y la efectividad de la idea original.

Hacia una sociedad cyborg

1 comentario

Hace muchos años que los expertos en inteligencia artificial invierten numerosas horas de trabajo e investigación en intentar construir un dispositivo cibernético que pueda competir con la inteligencia humana. Sin embargo en sus investigaciones siempre se estrellan contra un muro que no son capaces de superar. Y es que si bien en la parte de inteligencia computacional los ordenadores no tienen ningún problema en igualar o incluso superar con creces la capacidad humana para realizar cálculos complejos,  en lo que se refiere a tomar decisiones intuitivas basadas en información difusa proporcionada por los sentidos o por las propias intuiciones, las computadoras fracasan estrepitosamente. Este fracaso se debe en gran medida a que todavía desconocemos la mayoría de misterios que envuelven al funcionamiento del cerebro que es muy distinto al funcionamiento de una CPU basada en ciclos de reloj.  Se han hecho aproximaciones con experimentos basados en redes neuronales de computación, un sistema más aproximado al que utiliza el cerebro humano, pero aún así los resultados distaban mucho de la eficiencia y complejidad de la conciencia humana. Los estudios sobre la conciencia no hacen más que alimentar las sospechas de que en la conciencia, y en las capacidades que de ella se derivan como la inteligencia, la intuición, los sentimientos o la sensibilidad artística, intervienen muchos más elementos que los puramente computacionales y que implicarían incluso fenómenos cuánticos. Así las cosas parece que la inteligencia artificial se ha encontrado con un obstáculo infranqueable para poder construir un ente que pueda imitar seriamente las capacidades humanas.

No obstante pienso que quizá el problema sea precisamente un enfoque erróneo del problema. ¿Para qué necesitamos un ordenador que tenga intuición, emoción y sentimientos cuando cualquier humano puede manejarse en estos temas mejor que el mejor de los ordenadores?, ¿Por qué en su lugar no aprovechamos lo que los chips electrónicos hacen muchísimo mejor que nosotros para mejorarnos a nosotros mismos?. Un ordenador puede realizar en segundos cálculos matemáticos que a nosotros nos llevarían semanas, pueden encontrar, casi al instante, información dentro de gigantescas bases de datos que nuestro cerebro sería  incapaz de gestionar. Así que parece que la mejor idea sería crear una entidad que aglutine e integre en un solo individuo lo mejor de los dos mundos. En ciencia ficción a este tipo de entidad se le ha llamado organismo cibernético o cyborg.

¿Para qué necesitamos un ordenador que tenga intuición, emoción y sentimientos cuando cualquier humano puede manejarse en estos temas mejor que el mejor de los ordenadores

Para los trabajos peligrosos o repetitivos se pueden utilizar robots con una inteligencia limitada pero adecuada a las tareas asignadas, mientras que para proyectos  que requieran simultáneamente la destreza humana para tomar decisiones y la capacidad de cálculo de un ordenador lo ideal sería un cyborg. Por supuesto la idea no es ni mucho menos nueva, se ha dicho que han existido cyborgs desde tiempos inmemoriales refiriéndose a los individuos que han sustituido partes de su cuerpo orgánico por prótesis mecánicas que van de la pata de palo al marcapasos electrónico. Pero no es a ese tipo de cyborg al que yo me refiero. En ese tipo de cyborg los elementos cibernéticos se utilizan para sustituir una parte del organismo original que fallaba o había sido amputada, y poder recuperar, más o menos, la misma función que esa parte desempeñaba y por lo tanto volver a estado original. El cyborg en el que estoy pensando sería uno al que no se le sustituye ninguna función sino que se le añaden nuevas funciones que van más allá de las capacidades del cuerpo orgánico original a través de nuevos órganos cibernéticos. El resultado sería un ser humano que gracias a sus prótesis electrónicas podría ver y escuchar a grandes distancias, encontrar el mejor camino hacia un destino desconocido o acceder al instante a inmensas bases de conocimiento.

Puede sonar bastante a ciencia ficción, pero en realidad observad como un individuo con un Smartphone en su bolsillo no se distancia tanto de esta conjetura. Claro está que un Smartphone a pesar de ser de dimensiones reducidas sigue siendo un elemento externo a nuestro cuerpo y con una interfaz demasiado tosca aún para realizar estas tareas con la suficiente inmediatez (incluso teniendo en cuenta los avances en multitouch). No obstante el incremento en potencia de procesamiento y micro-miniaturización de componentes que ha seguido la electrónica prácticamente desde sus inicios junto con los avances en medicina nos permiten conjeturar que tal vez no sea descabellado pensar en una integración aún más profunda de estos y otros dispositivos electrónicos en nuestro organismo biológico en un plazo razonable de tiempo. Mi teoría de hecho es que ya nos estamos empezando a convertir en cyborgs aún sin ser conscientes de ello. Paraos a pensar cuantas actividades de las que realizáis en el día a día, tanto personales como profesionales, incluyen un teléfono, un ordenador, una conexión a Internet, un GPS o cualquier otro artilugio electrónico, analizad cuanta parte de vuestra vida social corre a través del ciberespacio, mediante e-mails, SMS, facebooks, flickrs y similares, preguntaos porqué a menudo tenemos más comunicación con personas que están a cientos o miles de kilómetros que con nuestro vecino o porqué me interesa más lo que ocurre en Wall Street, en Hollywood o en Bruselas que lo que ocurre en mi vecindario y preguntaos también porqué cuando pierdo mi móvil, con toda la agenda de teléfonos incluida, parece que me hayan arrancado un trozo de mi mismo, y por último haced la prueba de imaginaros a vosotros mismos un mes entero en vuestro día a día habitual sin conectaros a Internet y sin utilizar ningún cachivache electrónico para temas que no sean estrictamente profesionales (bueno, va.. dejemos al microondas, pero ya está). Lo cierto es que cada vez más cosas que nos afectan y nos preocupan las experimentamos fuera de nuestros cuerpos físicos. Si te sientes identificado/a con alguna de las situaciones expuestas en el párrafo, quizá también tú te estás convirtiendo en un cyborg.

Cómo estamos habituados a vivir inmersos en la tecnología tal vez estas afirmaciones nos parezcan exageradas, pero para un ciudadano medio de hace apenas 50 o 60 años situaciones como las descritas le parecerían totalmente inconcebibles.

A pesar de todos los cambios socio-económicos no parece que la tendencia de la tecno dependencia vaya a cambiar en las sociedades occidentales y occidentalizadas por eso es por lo que postulo que vamos hacia una sociedad cyborg donde los individuos serán cada vez más una simbiosis entre un organismo biológico y múltiples añadidos electrónicos. La parte humana se beneficia de una extensión de sus capacidades y la parte cibernética se beneficia de un organismo creativo que continuamente está mejorando y re-inventando los dispositivos existentes. En cualquier caso, y cómo en toda buena relación simbiótica, ambos se necesitan. Incluso en los países en vía de desarrollo esta tendencia se deja notar muy poco a poco a través de la introducción de teléfonos móviles y comunicaciones vía satélite.

Las ventajas de ser un organismo cyborg disparan la fantasía. Imaginaos  que podamos acceder a toda la información de la wikipedia o a nuestra agenda de contactos con sólo pensarlo o que podamos superponer una capa de realidad aumentada sobre la imagen que captan nuestros ojos y que en dicha capa aparezcan textos que nos informen de acerca de los lugares u objetos que vemos. La computadora nos podría sugerir un restaurante cercano cuanto sintamos hambre o nos podría recomendar un descanso si nuestra presión arterial es demasiado alta. Enfín, las posibilidades son inmensas.

No obstante también existen numerosas desventajas. Al desarrollar la tecnología e integrarnos más con ella nos hacemos más independientes del medio natural original ( no tenemos porqué dormir cuando se pone el sol o pasar frío cuando nieva ) pero a su vez nos hacemos más dependientes del nuevo medio artificial que hemos hecho a nuestra medida. En una sociedad cyborg altamente desarrollada la pérdida de un satélite o la caída de Internet pueden suponer una catástrofe de la misma magnitud que un gran apagón eléctrico en una gran ciudad del mundo actual, sin embargo todas estas situaciones no preocuparían lo más mínimo a una sociedad humana de hace 200 años, por la sencilla razón de que ni siquiera se podían concebir.

De cualquier forma pienso que los primeros pasos hacia una sociedad cyborg ya están dados y ,salvo que ocurra un Armagedón que lo impida, esta tendencia será imparable.

We love Choice

Deja un comentario

http://www.adobe.com/choice/?promoid=GXSAD

Older Entries