Inicio

Complemento de Adobe Stock para Power Point

Deja un comentario

PPTStock.png

Ahora es mucho más fácil conseguir atractivas presentaciones de Power Point gracias a Adobe Stock.

Con el nuevo complemento Adobe Stock para Power Point disponible en la Tienda Office podrás acceder directamente a las más de 49 millones de imágenes disponibles en el banco de fotos de Adobe e insertarlas en tu presentación sin salir de Power Point.

El complemento permite realizar búsquedas y visualizar los resultados con las mismas posibilidades que tienes en la web o en las herramientas de Creative Suite. Del mismo modo puedes insertar versiones en baja resolución y con marca de agua de la imágenes de forma gratuita sobre tu documento para experimentar lo que quieras a la hora de elaborar tus diapositivas.

Tenéis más información en: https://helpx.adobe.com/es/stock/help/app-plugins.html

Adobe celebra el Pride

Deja un comentario

Adobe siempre se ha distinguido por ser una compañía que abraza la diversidad en múltiples niveles. Es por eso que en sus oficinas es frecuente encontrar personas de diferentes procedencias, razas, culturas y estilos de vida. Es algo que no únicamente se admite sino que se celebra y por eso puedes encontrarte en una misma oficina al o a la típico/a ejecutivo/a de cuentas en traje junto al alguien lleno de tatuajes siguiendo la moda hipster.

Esta celebración de la diversidad también se extiende a la identidad de género y a la orientación sexual. Adobe es una empresa LGTBIQ-friendly, es por ello que en muchas ciudades Adobe ha tenido su representación dentro de las fiestas del orgullo (Pride). Aquí tenéis algunas fotos que lo atestiguan.

NY.png

Nueva York

pride-dublin_img.png

Dublín

pride-seattle_img.png

Seattle

SaltLake.png

Salt Lake City. Foto: Clint Goudie-Nice

SFO.png

San Francisco. Foto: Allen Ellison

…Y antes de que lo preguntéis..No, en Adobe Ibérica no salimos a celebrar en grupo y no por falta de ganas sino porque somos un equipo muy pequeñito entre Madrid y Barcelona y apenas si podríamos sostener una pancarta 😀

Adobe Sensei

Deja un comentario

sensei.png

 

La inteligencia artificial es, sin duda, uno de los temas de moda. Cada día parece más evidente que nuestras vidas y nuestra sociedad estará determinada en gran medida por este fenómeno que está en el foco de cada día más compañías tecnológicas.

La principal expresión visible de la aplicación de la IA en las grandes empresas tecnológicas son los algoritmos que dichas empresas están desarrollando para aplicar a sus productos y soluciones. Tenemos a Siri en Apple, a Deepmind en Google, DeepText en Facebook o Cortana en Microsoft.

Pues bien, Adobe también tiene y está trabajando en sus propio algoritmo de Inteligencia Artificial. Su nombre es Adobe Sensei y se está utilizando tanto para reconocimiento de figuras, patrones de movimiento y voces en aplicaciones como Photoshop, Premiere o Audition como para la gestión inteligente de datos de analítica en Adobe Analytics o la creación de palabras clave a través de imágenes en Adobe Experience Manager.

Podéis encontrar más información en http://www.adobe.com/ie/sensei.html

Estamos mirando en la dirección equivocada

3 comentarios

bluelight.jpg

En sociedades como en las que vivo lo normal es que como ciudadanos nos preocupemos por las actuaciones de nuestros políticos. Queremos que se nos tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones en los parlamentos porque se supone que las decisiones que se toman allí afectan a nuestras vidas. Ejercemos nuestro derecho al voto y a la manifestación para mostrar nuestro acuerdo o desacuerdo con las acciones que hace la clase política y nos lo tomamos muy mal cuando el gobierno de turno toma medidas impopulares sin tener en cuenta nuestras opiniones.

No obstante a nadie parece importarle lo que se cuece en las reuniones del W3C, de otros consorcios de estándares o de corporaciones como Apple, Alphabet, Facebook etc. Cuando lo que allí se decide va a impactar mucho más directamente y mucho más drásticamente sobre nuestras vidas que la  enésima ley de educación.

Damos por hecho que esas decisiones pertenecen al ámbito privado de las empresas o los comités y que evidentemente ahí no pintamos nada. No sólo aceptamos sin problemas que no tengamos derecho a dar nuestra opinión allí sino que es algo que, en general, no nos preocupa en absoluto, nos trae al pairo. Al fin y al cabo son empresas privadas ¿no?

Asumimos de forma inconsciente, que si dichas entidades tomaran decisiones que pudieran alterar demasiado nuestro modo de vida “alguien haría algo“, principalmente las instituciones públicas o que, en el peor de los casos, nosotros como consumidores tenemos la libertad de dejar de utilizar un servicio si el fabricante que lo proporciona hace algo que no es de nuestro gusto.

Las empresas y consorcios que se encargan de tejer la realidad tecnológica del mañana (que cada vez más tiende a ser la “realidad” a secas) conocen perfectamente nuestro desinterés general por sus investigaciones y lo celebran. Están encantados que les dejemos trabajar sin prestarles casi ninguna atención. La política además les proporciona una estupenda cortina de humo para mantener a la gente distraída y refunfuñando desde las mismas redes sociales que parte de estas empresas proporcionan y facilitan para mantener nuestra miopía.

Y mientras, ellos avanzan definiendo protocolos de comunicación, algoritmos de inteligencia artificial, sistemas de encriptación, estrategias de marketing digital, patrones de comportamiento y toda una serie de mecanismos que permitirán que cada día sea más fácil manejarnos como a meras hormigas de laboratorio.

Nosotros, a lo nuestro, preocupándonos de si se saca tal o cual autobús propagandísitico a la calle, de si tal o cual figura política ha publicado tal o cual disparate, de si se ha producido tal o cual caso de corrupción. No digo que esos asuntos no tengan importancia pero sigo pensando que tienen menos importancia que otras decisiones que toman dichos agentes privados y que van a determinar que vas a hacer dentro de unos años desde que te levantes hasta que te acuestes, que van a dictaminar de que vas a trabajar, -si es que vas a trabajar-, que es lo que vas a ver, escuchar y que vas a poder o no poder decir o publicar. La tecnología sigilosamente se va introduciendo en los ámbitos políticos, económicos y sociales. Nosotros seguimos viviendo en la alucinación de que cuando queramos podemos dejar de utilizar las redes sociales, el correo electrónico, las tarjetas de crédito o incluso la propia internet mientras seguimos facilitando alegremente más y más información acerca de nuestra vida y nuestras personas a cambio de una nueva colección de emoticonos. Esta información sirve para refinar cada vez más los algoritmos que crean modelos que permiten predecir y adivinar nuestro comportamiento. Ante este hecho no puedo dejar de recordar a los indigenas americanos que entregaban grandes extensiones de terreno a los colonizadores a cambio de baratijas y cuentas de vidrio de colores.

En el background de todo esto hay un grupo de personas muy inteligentes que sueñan con llevar a cabo sus utopias y están convencidas de poder diseñar el destino de la humanidad  a su gusto sin, por supuesto, tener que pasar por el engorroso e inútil proceso de consultar nuestra opinión al respecto.

Foto: Alviman

Diez frases que no hubiéramos entendido hace apenas diez años

Deja un comentario

phones.jpg

La tecnología avanza a un paso super acelerado de tal manera que cada vez se necesita menos tiempo para hacer que el panorama  en el que vivimos se haga irreconocible a alguien del pasado.

Si un habitante de 1900 se hubiera quedado dormido y no hubiera despertado hasta 1910, apenas habría notado diferencias  drásticas en el uso de la tecnología, ni siquiera si cambiamos los años entre 1950 y 1960. Sin embargo nuestro yo de 2007 probablemente se sentiría muy des-ubicado si viajara de golpe a 2017 e intentara captar a la primera mucho del contenido de conversaciones actuales dónde interviene la tecnología. He aquí algunas frases de uso común que probablemente nos habrían sonado a etrusco hace apenas 10 años.

  1. “Cuándo llegues a casa envíame un whatsapp…y haz caso al GPS!”
  2. “No veas la que se ha liado esta mañana en Twitter” (Twitter ya existía en 2007 pero ni de lejos tenía la importancia actual, solamente la conocían cuatro nerds y early adopters)
  3. “¿Probaste la app de GTD para iPad que te dije?”
  4. “Me encanta su Instagram, es super hipster”
  5. “¿Me followeas?”
  6. “Sería capaz de cualquier cosa por unos cuántos likes
  7. “Se deja su Tesla siempre enchufado delante del co-working”
  8. “Solamente puedes ver selfies en su timeline, WTF!?”
  9. “El periscope ya no se usa, utiliza el Stories
  10. “Yo hago trading con esta app, es lo menos arriesgado si pasa otra vez como en 2008”

Lo realmente interesante es proyectar esto mismo hasta el futuro. ¿Os imagináis, cuales podrían ser estas frases dentro de 10 años? Es imposible saberlo pero es inevitable sentir cierta fascinación fantaseando sobre ello. Aún a sabiendas de que tengo el 100% de probabilidades de fallar, no he podido resistir la tentación de conjeturar acerca de cuáles podrían algunas de esas frases en 2027.

  1. “Este coche siempre elige el mismo camino para llevarme hasta a casa, y mira que le he dicho que se salte las estaciones de carga”
  2. “Y me lo confesó todo sin sospechar que le estaba grabando con los ojos”
  3. “En esa room tienes mucho más espacio, es mejor que pasear por el Londres de verdad”
  4. “Dice el coche que me recoge en 10 minutos”
  5. “Me equivoqué de opción y el chino empezó a hablarme en alemán en lugar de en español”
  6. “Acerca más la muñeca que aún no tengo los datos en mi ID”
  7. “Me quiero imprimir una con cinco habitaciones”
  8. “Imprímeme dos hamburguesas que en seguida llego de hacer el check-in en nombre la app de turno”
  9. “Yo también dije que no me implantaría nada debajo de la piel, y mírame ahora!”
  10. “¿Te acuerdas cuando los fingers de pollo los hacían de pollos muertos?”

¿El fin de las pantallas? ..no lo creo.

Deja un comentario

ccimage.jpg

 

En este artículo la ingeniera de Microsoft Dona Sarkar predice el fin de las pantallas y la vuelta a un interface 3D donde toda la interacción con el resto de usuarios se realizará sin renunciar a la tercera dimensión. Comenta que la típica estampa de personas mirando a sus pantallitas desaparecerá de nuestra escena diaria y será sustituida por un espacio virtual dónde, aún no se sabe muy bien como, se nos podrá ver gesticulando dentro de un espacio 3D holográfico . En otras palabras sentencia el fin de las pantallas (llega a afirmar “voy a a quitar las pantallas de sus vidas“) como si éstas hubieran sido un mal necesario debido a una tecnología arcaica que nos obligaba a renunciar a la tercera dimensión.

Dejando a un lado el hecho de que ciertamente las escenas de hileras enteras de personas inclinadas hacia las pantallas de sus dispositivos móviles no deja de ser inquietante y estando de acuerdo de que los avances en 3D e imagen holgráficas pueden tener multitud de aplicaciones, en lo que no concuerdo para nada es la obsolescencia de las pantallas como concepto ni en su desaparición.

Si bien podemos llegar a la conclusión de que para algunas aplicaciones la pantalla puede ser sustituida por otro dispositivo que permita un uso más ventajoso (las conversaciones con avatares 3d de nuestros interlocutores para establecer un ambiente de discusión más enriquecido podría ser un ejemplo), en otras ocasiones  no veo que la adición de la tercera dimensión aporte nada e incluso puede dificultar depende que tareas. Para comenzar hemos de tener en cuenta que las pantallas, como superficie plana para trabajar, no son un invento del siglo XX sino que ya eran utilizadas en la era de las cavernas para representar no sabemos aún muy bien el que, pero con la clara intención de aprovechar la bi-dimensionalidad para representar elementos 3D.

cueva.jpg

Pinturas 2D en Altamira sobre la “pantalla” de la pared de la cueva

Durante siglos miles de artistas, artesanos y científicos han utilizado las posibilidades del 2D donde la eliminación del 3D no sólo no era un problema sino que aportaba muchas ventajas de sintetización y simplificación que en la gran mayoría de ocasiones aportaban un montón de ventajas eliminando el “ruido” que supone toda la información innecesaria que añade el 3D. Los libros, los cuadros, los carteles, las partituras, las fórmulas matemáticas sobre una pizarra no dejan de ser diferentes tipos de pantallas que no necesitan el 3D ¿os imagináis leyendo un texto en 3D, qué ganamos?.

Concretamente en el entorno del arte es dónde se hace más evidente cuando el uso del 3D realmente es necesario y cuando no supone más que una molestia. En disciplinas como la escultura o la danza es evidente que la tercera dimensión tienen un papel fundamental sin embargo en otras como el dibujo, la pintura, la música o la literatura no parece que el 3D tenga mucho que hacer en general. Incluso cuando un artista plástico intenta simular el 3d dentro de una imagen mediante el uso de perspectiva u otros procedimientos no lo hace porque no pueda acceder al 3D pues siempre podría realizar una escultura, sino precisamente por la fascinación que produce la representación de esta tercera dimensión en una superficie plana. Incluso la mayoría de escultores reconocen que el trabajo en la tercera dimensión no es más que una prolongación lógica de la disciplina del dibujo plano. Y es que tanto el 2D como el 3D son dimensiones que se desarrollan dentro de nuestros cerebros que me atrevería a afirmar que son “multidimensionales” pues manejan otras muchas dimensiones aparte de las 3 espaciales. Dentro del vasto universo que representa la mente humana encontramos aplicaciones donde la tercera dimensión realmente aporta un elemento valioso a la existencia y otras donde sencillamente lo plano, el concepto de pantalla es una mejor opción.

Por eso no concuerdo con Dona en lo referente a la idea de revolución holográfica que parece leerse entre líneas dentro de su mensaje. Más bien pienso que dicha tecnología ocupará los nichos dentro del entorno de la comunicación, la ciencia, la educación, el entretenimiento etc. dónde esta tecnología realmente suponga una ventaja diferenciadora y convivirñan armónicamente con la bidimensionalidad y las pantallas. Las pantallas al menos como concepto pienso que tienen todavía una larga vida.

Adobe Livefyre

Deja un comentario

LiveFyre.png

Recientemente Adobe adquirió la solución Livefyre y la incluyó en su gestor de contenido Adobe Experience Manager.

Lo que hace esta solución es tan simple como efectivo. Recoge toda la información y el contenido que los usuarios están generando en redes como Twitter, Instagram, Youtube o Facebook acerca de una marca, una tema o un hahstag específico. Una vez ha recopilado toda esa información la traslada a una o varias carpetas y la deja lista para que los moderadores escojan las aportaciones más valiosas. Una vez hecha la selección, disponemos de una buena colección de Apps que nos permiten crear elegantes widgets, a partir del contenido generado por el usuario (CGU) que podremos incluir como parte de nuestra propia web. Ni que decir tiene que la solución también incluye los mecanismos para gestionar los posibles casos de gestión de derechos.

Screen Shot 2017-02-13 at 16.23.48.png

Dentro de las aplicaciones disponibles hay

  • Blogs en vivo
  • Chats
  • Notas laterales
  • Revisiones de producto o servicios
  • Encuestas
  • Muros de tendencias
  • Postales de destacados
  • Carruseles
  • Mapas
  • Botones de carga de imágenes

En las imágenes que hay a continuación podéis ver algunos ejemplos de marcas y empresas que ya están aprovechando el poder del contenido generado por el usuario para crear comunidades y lazos de confianza con sus clientes así como atractivo plus para sus webs.

cnnRecipes.png

De esta forma tan interesante CNN incluye las recetas que sus teleespectadores cuelgan en Instagram

map.png

En Estadao, incluyen este mapa con las aportaciones de sus lectores

opiniones.png

Un ejemplo de como incluir las opiniones de tus lectores

destacado.jpg

Ejemplo de contenido destacado

Todas las apps son personalizable y es posible adaptar su aspecto a la imagen de marca con la que estemos trabajando. No obstante, si no tenemos suficiente con la nutrida colección de widgets que nos ofrece la solución es posible acceder a una API dónde, con el trabajo de desarrollo adecuado, podremos elaborar nuestras propias apps

Older Entries