Inicio

Vívimos en una simulación

Deja un comentario

Hace muchos años que rondaba por mi cabeza la idea de que quizá todo el universo que conocemos no es más que una simulación corriendo bajo alguna compleja estructura tecnológica. Más tarde comprobé que yo no era el único que había tenido esta ocurrencia sino que muchas otras personas también lo habían pensado alguna vez. Me interesó bastante conocer como en varias publicaciones se hacían eco del experimento que estaban realizando unos científicos de la universidad de Washington para averiguar si realmente nuestro universo era real o efectivamente se trata de un entorno simulado. Para ello están creando un universo simulado donde rigen al 100% las leyes de la física (de momento de un tamaño poco mayor que un átomo) y comparan su comportamiento con el del universo real basándose en “no se que” del comportamiento de los rayos cósmicos.

El último descubrimiento al respecto me lo ha hecho mi profesor de inglés y es este simpático vídeo donde se habla de esta hipótesis de una forma bastante didáctica y desenfadada.

 

Si os interesa el tema, en este otro vídeo se sigue hablando de él.

Anuncios

Adobe & Women

Deja un comentario

Hace poco oí en algún noticiario que España estaba a la cola de países con presencia femenina en las carreras de ingeniería. Por supuesto habría que estudiar la multiplicidad de factores que contribuyen a que estos estudios no sean del agrado o preferencia de las chicas, pero sospecho que parte de la cuestión radica en que la sociedad, en general, tradicionalmente ha considerado los estudios de ingeniería como un terreno exclusivo para hombres y no ha hecho muchos esfuerzos para hacer más atractiva esta disciplina a las jóvenes.

GWCST.png

En este sentido Adobe hace ya algunos años que, dentro de sus actividades en la comunidad, incluye un programa llamado “Girls Who Code” (chicas que programan) donde un grupo de estudiantes-chicas acuden a un programa intensivo de verano en el que durante 7 semanas se les enseña a usar y amar la tecnología. Este año empleados de Adobe de las oficinas de San José, San Francisco, Nueva York, Seattle y Emeryvile han dedicado parte de su tiempo a compartir su conocimientos con varios grupos de chicas y a enseñarles las maravillas y bondades de la creación de código. En este enlace podéis ver el Spark creado por el grupo de Nueva York.

AW.png

Por otra parte, hace pocos días que Adobe ha clausurado la última edición de su simposio Adobe & Women Leadership Summit donde mediante conferencias y charlas inspiracionales se intenta mostrar a los asistentes las posibilidades reales y las oportunidades que existen hoy en día para afianzar la posición de las mujeres en las tomas de decisiones dentro del mundo empresarial. Estos actos se acompañan con medidas efectivas como la norma interna de paridad que ya se ha puesto en marcha en EE.UU y la India donde se han igualado los sueldos a hombres y mujeres. Y es que la constante predominancia masculina a lo largo de la historia muy probablemente ha conseguido privarnos de gran parte del talento y las aportaciones que podrían haber hecho la mitad de la humanidad. Por supuesto la aportación de las mujeres a la civilización ha sido cuantiosa y decisiva pero  mucha menos de la que podría haber sido si se hubiera fomentado su participación activa en los campos del saber como el arte la ciencia o la tecnología.

Por eso me parecen buenas este tipo de iniciativas que intentan modificar, poco a poco, la mentalidad colectiva para que deje verse a ciertas disciplinas como la programación (algo por definición totalmente neutro), como disciplinas ligadas al género. Ojalá llegue pronto un día en el que este tipo de iniciativas no sean necesarias y pierdan todo su sentido.

Pequeños detalles

Deja un comentario

pdetallesColor.jpg

Una de mis aficiones favoritas es acudir a los museos y las galerías de arte a visitar exposiciones y pasarme las horas contemplando las obras de arte. Muchas me llaman la atención por su belleza, otras por el interés de la propuesta, por el concepto que hay detrás, por la fórmula empleada o incluso por su excentricidad o extravagancia. Otras sin embargo no me dicen nada o no despiertan mi interés.

El caso es que después de tantos años y tantas horas dedicadas a observar piezas de arte, creo que mi sentido de la observación se ha modificado en cierta forma. Es como si hubiera afinado el sentido para encontrar belleza o interés plástico en escenas y detalles de la vida cotidiana. No me entendáis mal, no voy por la calle intentando buscar rincones que se asemejen a obras de arte o que pudieran dar el pego entre los muros de un museo. Simplemente voy aquí o allá y de repente me sorprende un detalle que por sus características de composición, textura, iluminación, temperature, olor, sensaciones o lo que sea consigue capturar mi atención y descubrir algo en ello que me produce desde curiosidad hasta arrebatamiento pasando por todas las modulaciones de la experiencia estética.

Por mi trabajo con Adobe viajo bastante y visito muchos lugares; hoteles, aeroupertos, oficinas, fábricas, edificios de empresas y sucede que, en ocasiones descubro un pequeño detalle que puede ser un objeto, un pequeño recoveco en cualquier lugar, una yustaposición de texturas o simplemente una imagen que me deja en el mismo estado de éxtasis que a menudo experimento en exposiciones de arte. La foto que ilustra este post es un ejemplo de uno de esos detalles que me llamó la atención en días recientes durante un viaje de trabajo y que decidí capturar con mi teléfono.

Complemento de Adobe Stock para Power Point

Deja un comentario

PPTStock.png

Ahora es mucho más fácil conseguir atractivas presentaciones de Power Point gracias a Adobe Stock.

Con el nuevo complemento Adobe Stock para Power Point disponible en la Tienda Office podrás acceder directamente a las más de 49 millones de imágenes disponibles en el banco de fotos de Adobe e insertarlas en tu presentación sin salir de Power Point.

El complemento permite realizar búsquedas y visualizar los resultados con las mismas posibilidades que tienes en la web o en las herramientas de Creative Suite. Del mismo modo puedes insertar versiones en baja resolución y con marca de agua de la imágenes de forma gratuita sobre tu documento para experimentar lo que quieras a la hora de elaborar tus diapositivas.

Tenéis más información en: https://helpx.adobe.com/es/stock/help/app-plugins.html

Adobe celebra el Pride

Deja un comentario

Adobe siempre se ha distinguido por ser una compañía que abraza la diversidad en múltiples niveles. Es por eso que en sus oficinas es frecuente encontrar personas de diferentes procedencias, razas, culturas y estilos de vida. Es algo que no únicamente se admite sino que se celebra y por eso puedes encontrarte en una misma oficina al o a la típico/a ejecutivo/a de cuentas en traje junto al alguien lleno de tatuajes siguiendo la moda hipster.

Esta celebración de la diversidad también se extiende a la identidad de género y a la orientación sexual. Adobe es una empresa LGTBIQ-friendly, es por ello que en muchas ciudades Adobe ha tenido su representación dentro de las fiestas del orgullo (Pride). Aquí tenéis algunas fotos que lo atestiguan.

NY.png

Nueva York

pride-dublin_img.png

Dublín

pride-seattle_img.png

Seattle

SaltLake.png

Salt Lake City. Foto: Clint Goudie-Nice

SFO.png

San Francisco. Foto: Allen Ellison

…Y antes de que lo preguntéis..No, en Adobe Ibérica no salimos a celebrar en grupo y no por falta de ganas sino porque somos un equipo muy pequeñito entre Madrid y Barcelona y apenas si podríamos sostener una pancarta 😀

Adobe Sensei

Deja un comentario

sensei.png

 

La inteligencia artificial es, sin duda, uno de los temas de moda. Cada día parece más evidente que nuestras vidas y nuestra sociedad estará determinada en gran medida por este fenómeno que está en el foco de cada día más compañías tecnológicas.

La principal expresión visible de la aplicación de la IA en las grandes empresas tecnológicas son los algoritmos que dichas empresas están desarrollando para aplicar a sus productos y soluciones. Tenemos a Siri en Apple, a Deepmind en Google, DeepText en Facebook o Cortana en Microsoft.

Pues bien, Adobe también tiene y está trabajando en sus propio algoritmo de Inteligencia Artificial. Su nombre es Adobe Sensei y se está utilizando tanto para reconocimiento de figuras, patrones de movimiento y voces en aplicaciones como Photoshop, Premiere o Audition como para la gestión inteligente de datos de analítica en Adobe Analytics o la creación de palabras clave a través de imágenes en Adobe Experience Manager.

Podéis encontrar más información en http://www.adobe.com/ie/sensei.html

Estamos mirando en la dirección equivocada

3 comentarios

bluelight.jpg

En sociedades como en las que vivo lo normal es que como ciudadanos nos preocupemos por las actuaciones de nuestros políticos. Queremos que se nos tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones en los parlamentos porque se supone que las decisiones que se toman allí afectan a nuestras vidas. Ejercemos nuestro derecho al voto y a la manifestación para mostrar nuestro acuerdo o desacuerdo con las acciones que hace la clase política y nos lo tomamos muy mal cuando el gobierno de turno toma medidas impopulares sin tener en cuenta nuestras opiniones.

No obstante a nadie parece importarle lo que se cuece en las reuniones del W3C, de otros consorcios de estándares o de corporaciones como Apple, Alphabet, Facebook etc. Cuando lo que allí se decide va a impactar mucho más directamente y mucho más drásticamente sobre nuestras vidas que la  enésima ley de educación.

Damos por hecho que esas decisiones pertenecen al ámbito privado de las empresas o los comités y que evidentemente ahí no pintamos nada. No sólo aceptamos sin problemas que no tengamos derecho a dar nuestra opinión allí sino que es algo que, en general, no nos preocupa en absoluto, nos trae al pairo. Al fin y al cabo son empresas privadas ¿no?

Asumimos de forma inconsciente, que si dichas entidades tomaran decisiones que pudieran alterar demasiado nuestro modo de vida “alguien haría algo“, principalmente las instituciones públicas o que, en el peor de los casos, nosotros como consumidores tenemos la libertad de dejar de utilizar un servicio si el fabricante que lo proporciona hace algo que no es de nuestro gusto.

Las empresas y consorcios que se encargan de tejer la realidad tecnológica del mañana (que cada vez más tiende a ser la “realidad” a secas) conocen perfectamente nuestro desinterés general por sus investigaciones y lo celebran. Están encantados que les dejemos trabajar sin prestarles casi ninguna atención. La política además les proporciona una estupenda cortina de humo para mantener a la gente distraída y refunfuñando desde las mismas redes sociales que parte de estas empresas proporcionan y facilitan para mantener nuestra miopía.

Y mientras, ellos avanzan definiendo protocolos de comunicación, algoritmos de inteligencia artificial, sistemas de encriptación, estrategias de marketing digital, patrones de comportamiento y toda una serie de mecanismos que permitirán que cada día sea más fácil manejarnos como a meras hormigas de laboratorio.

Nosotros, a lo nuestro, preocupándonos de si se saca tal o cual autobús propagandísitico a la calle, de si tal o cual figura política ha publicado tal o cual disparate, de si se ha producido tal o cual caso de corrupción. No digo que esos asuntos no tengan importancia pero sigo pensando que tienen menos importancia que otras decisiones que toman dichos agentes privados y que van a determinar que vas a hacer dentro de unos años desde que te levantes hasta que te acuestes, que van a dictaminar de que vas a trabajar, -si es que vas a trabajar-, que es lo que vas a ver, escuchar y que vas a poder o no poder decir o publicar. La tecnología sigilosamente se va introduciendo en los ámbitos políticos, económicos y sociales. Nosotros seguimos viviendo en la alucinación de que cuando queramos podemos dejar de utilizar las redes sociales, el correo electrónico, las tarjetas de crédito o incluso la propia internet mientras seguimos facilitando alegremente más y más información acerca de nuestra vida y nuestras personas a cambio de una nueva colección de emoticonos. Esta información sirve para refinar cada vez más los algoritmos que crean modelos que permiten predecir y adivinar nuestro comportamiento. Ante este hecho no puedo dejar de recordar a los indigenas americanos que entregaban grandes extensiones de terreno a los colonizadores a cambio de baratijas y cuentas de vidrio de colores.

En el background de todo esto hay un grupo de personas muy inteligentes que sueñan con llevar a cabo sus utopias y están convencidas de poder diseñar el destino de la humanidad  a su gusto sin, por supuesto, tener que pasar por el engorroso e inútil proceso de consultar nuestra opinión al respecto.

Foto: Alviman

Older Entries