Ya están aquí Animate CC y la nueva versión de Muse

Deja un comentario

Captura de pantalla 2016-02-10 a la(s) 15.16.13

Ya están aquí las nuevas versiones de Animate CC y Muse CC. Desde hoy los usuarios de Creative Cloud ya pueden descargarse ambas actualizaciones.

Animate CC es el nuevo nombre de Flash Pro como comentábamos hace poco en otro post. Aparte del cambio de nombre se incluyen nuevas prestaciones como el editor de curvas de animación, los pinceles personalizados o la integración de las bibliotecas creativas que pueden utilizarse, entre otras cosas para importar pinceles o shapes confeccionados con la app para dispositivos Adobe Capture. Otras mejoras que se incluyen son la importación de SVG, la mejora del papel cebolla, que ahora diferencia entre fotogramas anteriores y posteriores o la posibilidad de copiar y pegar directamente desde Illustrator.

musecc

En cuanto a Muse la principal novedad es la introducción del diseño responsivo en sus funciones. Ahora es posible crear diseño de webs responsivas de una forma totalmente visual y sencilla como viene siendo habitual en esta aplicación.

No me extiendo más en detalles porque creo que todo está bastante bien explicado en los enlaces que os pongo a continuación

Animate CC

Muse CC

 

Tipografía animada

Deja un comentario

Captura de pantalla 2016-01-29 a la(s) 12.59.02

.

Los Motion Graphics y la tipografía son dos de las disciplinas creativas que más me apasionan, Por eso no es de extrañar que sienta especial predilección por esta web. Se trata de Animography, una fundición donde se pueden encontrar un buen conjunto de fuentes animadas creadas por artistas de todo el mundo y listas para incluir en cualquier proyecto de vídeo o animación.

La mayoría de ellas están basadas en documentos After Effects que contienen un conjunto de pre-composiciones con los distintos caracteres animados. No solamente eso, muchas de ellas poseen parámetros que permiten personalizar los efectos que muestran y adaptarlos a nuestro proyecto de forma flexible.

Todas las fuentes que aparecen en su web están a la venta con precios que oscilan entre los 5 y los 35€.

Realmente se trata de una web que cualquier creativo debería tener a mano entre sus favoritos.

Adobe Publish Online

Deja un comentario

publishOnline

.

En la última revisión de Creative Cloud en 2015 uno de los nuevos servicios que más sorprendió al público fue Adobe Publish Online que permitía publicar un documento In Design a través del navegador web con las mismas prestaciones que nos ofrece un documento EPUB4 de maquetación fija. Esto quiere decir que es posible añadir animación, vídeo y otro tipos de funciones interactivas que convierte la publicación online en una experiencia totalmente multimedia.

El hecho de que en su día no diera mucha publicidad a esta función se debía al hecho de que el servicio solamente estaba disponible para EE.UU, pero felizmente ya es accesible a todo el mundo por lo que ha llegado el momento de conocer esta solución y explorar sus posibilidades.

Iba a crear un post específico explicando sus funciones, pero mi compañera Ana Mesas ya ha hecho lo propio de una forma magistral así que pienso que lo mejor es que hagáis clic en este enlace y le echéis un vistazo. Las posibilidades sin inmensas.

Adobe Portfolio

Deja un comentario

portfolio

.

Recientemente Adobe ha lanzado Adobe Porfolio.

En realidad se trata de la evolución de la herramienta Prosite que había en Behance y que estaba incluida para los suscriptores de Creative Cloud.
No obstante no se trata de un simple cambio de nombre. En esta nueva fase Adobe ha creado una auténtica aplicación web que permite crear en minutos un portfolio de aspecto profesional gracias a un completo set de herramientas con un interface completamente intuitivo.

myportfolio

Disponemos de varias plantillas de inicio completamente personalizables y es de esperar que se sumen otras nuevas en el futuro.

Si no se es usuario de Creative Cloud también es posible trabajar con Adobe Portfolio pagando una tarifa independiente, con Creative Cloud este servicio está incluido como ocurría con Pro Site.

 

Descanse en paz Anton-Wolfgang von Faber-Castell

Deja un comentario

faber

.

Hace pocos días, concretamente el pasado 21 de Enero, nos dejaba el conde Anton-Wolfgang von Faber-Castell actual propietario y director de la famosa fábrica de lápices y material escolar que llevan su mismo apellido Faber Castell.

Cualquier persona que se haya dedicado mínimamente a las bellas artes en su vida se habrá cruzado en más de una ocasión con alguno de los lápices de Faber Castell. Estos lápices destacan por su alto nivel de calidad y se sitúan por mérito propio en la élite de los útiles de dibujo. Personalmente siempre he tenido y utilizado material de Faber Castell desde la primera vez que probé uno de sus productos. Los lápices Faber Castell son uno de mis preferidos o acaso mis preferidos, ahora mismo tengo uno entre los dedos. La fábrica Faber Castell puede presumir de ser una de las más antiguas de Alemania y de Europa dentro del sector pues fue fundada en 1761. Desde entonces ocho generaciones han pasado por su dirección. Anton-Wolfgang von Faber-Castell tomó las riendas en 1978. Actualmente es una de las compañías que más se preocupa por su política ambiental siendo conocidos sus proyectos de forestación de amplias zonas de Brasil.

Es por todo ello que esta noticia se recibe no si gran pena y por eso quiero expresar mis condolencias. Anton-Wolfgang von Faber-Castell falleció en Houston EE.UU a los 74 años de edad tras una larga enfermedad. Descanse en paz sr. Conde, me entristece su partida pero me alegra que haya contribuido con su vida y su trabajo a dejar un mundo mejor en el mundo de las artes y en muchos otros aspectos.

Algunas interesantes piezas de Vídeo Arte

Deja un comentario

Los que me conocen saben de mi afición por el vídeo arte. Me entusiasma el arte en general y ek vídeo arte en especial. A diferencia del cine tradicional donde, salvo excepciones, lo más importante es la narración, en el vídeo arte se apuesta por la experimentación, se intenta sacar el jugo simbólico y poético de loes elementos que intervienen en un fragmento de vídeo ya sea a nivel tecnológico como estructural.

En el cine o la ficción de vídeo comercial, el tiempo es uno de los elementos que forman parte del lenguaje de este medio y se utiliza como vía para contar una historia. En muchas piezas de video arte se reflexiona acerca del tiempo como recursos diferencial de este tipo de expresión artística y se le intenta sacar jugo de form a que el espectador pueda llegar a reflexionar acerca de esta dimensión que no está tan claramente presente en otras artes plásticas.

Dentro del extenso catálogo de obras de vídeo arte que nos ofrece el arte contemporáneo me llaman la atención cuatro piezas que considero especialmente interesantes precisamente en lo que se refiere a este tratamiento singular del elemento del tiempo. Paso a comentarlas brevemente.

 

Empire. AndyWarhol 1964.

.

.

Aunque no se puede considerar estrictamente una obra de vídeo arte, ya que se trata de una película de cine, lo cierto es que Andy Warhol crea una obra totalmente experimental con esta pieza. Rompe totalmente la estructura habitual de las historias de cine de planteamiento-nudo-desenlace, pues se trata de una pieza de unas 8 horas de duración con un único plano secuencia de un encuadre general del rascacielos Empire State Building de Nueva York. Desde luego no se trata de una película para ver de principio a fin en un sólo visionado, ni siquiera en varios, no es una película que tenga la pretensión de que nadie la vea entera. Su valor y su interés radica precisamente en esa cualidad de anti-cine que invita a reflexionar sobre la realidad del paso del tiempo, como este está totalmente ligado al contexto y como se manipula en el cine comercial para vendernos una fantasía que poco tiene que ver con como se despliega esta dimensión en el mundo real. En este pot reproducimos un fragmento de la película de unos 10 minutos.

 

.

24 hour psycho Douglas Gordon 1993

.

.

En esta obra de Douglas Gordon se pasa la película Psicosis de Alfred Hitchcock a cámara lenta hasta estirar su duración a 24 horas. Si el ejemplo anterior no estaba pensado para visionarla al completo, esta todavía menos. De hecho el interés principal de 24 hours psycho (una de mis obras de video arte preferidas) reside en la exageración hiperbólica de su duración. Demuestra que simplemente basta alterar la variable del tiempo para desmontar totalmente el significado de una narración audiovisual ya que la historia que se narra es exactamente la misma que el film original pero ésta deviene totalmente inutil por la transformación de la velocidad de reproducción. Otro punto interesante desde el punto de vista tecnológico es que esta obra, al contrario del ejemplo anterior, solamente es posible realizarla en vídeo y no en cine, esto se debe a que la ilusión de movimiento en el cine se basa en el desplazamiento espacial de una tira de celuloide. Reducir la velocidad de movimiento de la tira de celuloide habría hecho evidente el truco ya que la mayor parte del tiempo estaríamos viendo el carrete de película en un punto intermedio pasando de un fotograma al siguiente. Reduciendo la velocidad de un cabezal de vídeo (o el framerate de una versión digital actualmente) conseguimos ver todos los fotogramas completos sólo que a menos velocidad tal y como era la intención original. Este hecho sirve para subrayar como el medio que se elige determina, de algún modo, el tipo de mensaje que se lanza. En el post mostramos un fragmento de la obra completa.

.

 

One Year Performance,Tehching Hsieh 1980–1981

.

.

Esta obra puede considerarse tanto una obra de video arte como una obra de performance, y es que el autor Tenching Hsieh se dedicó a fotografiarse durante un año entero pulsando un reloj de fichar cada hora durante 365 dias. Al principio de la performance el artista se rapó al cero la cabeza para evidenciar el paso del tiempo mientras su cabello crecía y dejar claro que no había ningún truco de por medio. La realización de la pieza fue realmente extenuante, ¿Os imagináis un año entero pendiente de fotografiarse cada hora con el reloj incluidas las horas de sueño por la noche? El propio Tehching reconoce lo duro de esta performance y en el vídeo de 6 min aproximadamente, resultante de unir todas las fotografías puede comprobarse el gesto de agotamiento y enajenación en su rostro conforme llegamos al final. Sin duda se trata de una demostración impresionante de como se puede jugar y manipular el paso del tiempo. Es una obra que no deja indiferente y que invita largamente a la reflexión tras su visionado pues es inevitable preguntarse por todo lo que pasó por la mente de Techcing durante los escaso seis minutos que dura el vídeo.

Cuando la obra se exhibe en museos el vídeo suele estar acompañado de las fotografías y las tarjetas de fichar que utilizó el artista para dejar constancia de su acción.

 

The Clock, Christian Marclay 2010

.

.

Otra obra fascinante de vídeo arte. En esta ocasión estamos de nuevo ante una obra de 24 horas de duración. La singularidad de esta obra de vídeo collage es que cada uno de los instantes que aparecen en la película están sacados de escenas del cine comercial y representan exactamente minuto a minuto que hora es en ese momento pues gran parte de los fotogramas que se muestran son relojes. Así que si se sincroniza el inicio de la proyección con la hora del reloj que sea en ese momento, podremos comprobar que la hora del día que muestra nuestro reloj de pulsera es exactamente el mismo que muestra la pieza.

Para su realización el artista invirtió varios años en los que un grupo de colaboradores trabajaban varias horas al día visionando montones de películas y seleccionando para él aquellas secuencias en las que aparecían relojes marcando cualquier hora del día. A partir de ahí, Christian seleccionó los fragmentos deseados y trabajó a fondo en la edición del trabajo final.

Por un lado esta obra suscita un debate acerca de la propiedad intelectual y los derechos de autor ¿hasta que punto un collage sea de imagen o de vídeo, es una obra original y hasta que punto es re-apropación de la creación de otros? Personalmente pienso que si bien el autor se adueña de películas hechas por otros, la narración que cuenta es radicalmente distinta, por lo tanto estaríamos hablando en todo caso de una re-apropiación parcial o incompleta. Pero en mi opinión lo realmente fascinante de esta pieza es la manipulación que se hace del tiempo hasta diluir completamente la diferencia entre el tiempo real y el tiempo ficticio de la narración cinematográfica. En el post reproducimos un fragmento de la obra completa.

Último post de 2015

Deja un comentario

biblio

 

Y 2015 llegó a su fin. Un año más para este blog y ya son unos cuantos. Teniendo en cuenta que fue creado simplemente como excusa para realizar una demostración de una prestación que, en aquellos entonces, tenía Dreamweaver, no está mal.

Me gustaría acabar el año con una pequeña reflexión. Según un estudio de la revista Science la humanidad creó desde sus orígenes hasta el año 2003 5 Exabytes de información. Pues bien, en 2014 esa misma cantidad de información (5 exabytes) se creó en 6 meses y según los últimos cálculos, en 2015 esa misma cantidad de información se genera cada 48 horas. ¿Alguien dijo singularidad? Para 2016 es imposible prever cuanto tiempo utilizaremos para replicar esos 5 Exabytes pero todo parece indicar que será aún menor.

Para que os hagáis una idea aproximada de la cantidad de información que suponen esas medidas os dejo aquí la tabla de las medidas que ha sido consideradas hasta ahora.

1 Bit
8 Bits = 1 Byte
1024 Bytes = 1 Kilobyte
1024 Kilobytes = 1 Megabyte
1024 Megabytes = 1 Gigabyte
1024 Gigabytes = 1 Terabyte
1024 Terabytes = 1 Petabyte
1024 Petabytes = 1 Exabyte (hasta 2003 la humanidad solamente había creado 5 de estos incluyendo toda la filmografía y toda la literatura universal)
1024 Exabytes = 1 Zettabyte (Hasta ahora la humanidad apenas hasta ahora la humanidad apenas ha creado un par de estos)
1024 Zettabytes = 1 YottaByte
1024 YottaBytes = 1 Brontobyte
1024 Brontobytes = 1 GeopByte
1024 GeopBytes = 1 Saganbyte
1024 Saganbytes = 1 Jotabyte
1024 Jotabytes= ? (Es un número tan aberrante que a día de hoy no tiene sentido siquiera concebirlo)

brontobyte

Lo cierto es que pensar más allá de Zettabytes hoy día es pura ciencia ficción. Algunos fabricantes como HP fantasean con la idea de llegar al Brontobyte de información antes de final de siglo (suponiendo que se pueda fabricar un sistema de almacenamiento capaz de albergar tal cantidad de información), pero lo cierto es que hoy es absolutamente imposible saberlo.

¿Os imagináis llegar a un comercio y pedir una tarjeta de memoria de “32 brontobytes” podríamos guardar en ella no sólo nuestra vida entera sino la de toda la humanidad durante toda la historia e incluso la de varias humanidades alternativas.

Y con este desvarío os dejo por este año. ¡Qué tengáis un feliz 2016!

 

Older Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 201 seguidores